11 de octubre de 2017

The galaxy game

Una pared separa al hacedor de la historia galáctica.

Título: The galaxy game
Autora: Karen Lord
Editorial: Del Rey
Saga: Sadiri II
Páginas: 320
Sinopsis: Después de los eventos de El mejor de los mundos posibles, Rafi Delarua se encuentra en la Academia y se siente estudiado, así que huye al planeta Punartam.

Opinión: Como comprenderéis, después de leer The best of all possible worlds estaba deseando volver a encontrarme con el universo de Karen Lord. Y no me decepcionó para nada, aunque el tono y las formas narrativas son muy diferentes a las del primero, sigue teniendo esa potencia emotiva así como esas ideas interesantes detrás. Y es que en esta novela se tratan varios de los temas más importantes que se pueden dar en novelas de ciencia ficción como pueden ser: ¿Qué pasa con el monopolio del viaje más allá de la velocidad de la luz? ¿Cómo funciona la comunicación a esas distancias? ¿Y el tema del tiempo en guerras? ¿Y cómo se estructuran distintas civilizaciones y se relacionan entre sí? ¿Y los migrantes? Son temas sociales, y alguno que otro tecnológico, que realmente se plantean como fondo para una pregunta mucho más interesante que suele estar en la literatura: ¿Qué implica formar parte de una sociedad?

La trama empieza con un joven al que una academia está estudiando mientras estudia. Se trata de Rafi, el sobrino de la protagonista del primer libro. Allí, se ha encontrado con dos personajes muy dispares, un joven que busca ascender socialmente por todos los medios y una tsaSadiri que conocimos muy brevemente en el primer libro. Esos personajes nos darán una visión muy distinta de lo que está sucediendo en cada momento. Y eso hará que sea tarea del lector encajar las piezas de la trama superior, mientras disfruta y sufre con la trama cercana. En esto es muy parecido a lo que podemos ver en otras obras que buscan enseñar a los personajes como vehículos de la socidad mientras al mismo tiempo les dan una evolución y un carisma muy especial. Es cierto que no es un tipo de trama que siente bien a todo el mundo; a todos nos gusta sentir que los personajes con los que estamos tratando son en realidad el motor de cambio o la palanca con la que se mueve el mundo. Sin embargo, tengo que dar muchos votos positivos a este estilo distinto de observar la trama, ya que, aunque exige un cierto esfuerzo, lleva a tener al mismo tiempo varias satisfacciones: el ver la trama que se desarrolla tras los personajes, el encariñarte con ellos y sufrir sus emociones y disfrutar de sus éxitos y el sentirte parte real de ese universo que ha creado la autora.

Sobre los personajes es difícil hablar sin entrar en detalles sobre el anterior libro, y sí, tenéis que leeros el libro anterior para disfrutar de este libro, cosa natural al tratarse de un libro ubicado en el mismo universo apenas unos meses después. Es cierto, sin embargo, que los nuevos añadidos, tanto Nthsune como de otras razas ayudan a conformar la imagen del universo. Sin embargo, hay algo que tiene casi tanta importancia como los personajes, y es precisamente el juego de la Pared, que se convierte en uno de los focos de la historia al descubrirse muchas cosas sobre su pasado. Pero ya de por sí tiene una importancia muy interesante dentrod e al mentalidad que se requiere al crear una sociedad y es precisamente la de pan y circo, o, mejor dicho, la importancia de los deportes y las actividades sociales competitivas-cooperativas al hablar de relaciones personales. Por supuesto, esto solo se ve y no se desarrolla con ningún tipo de infodump, de hecho, casi podríamos acusar a Lord de querer que el lector se tenga que buscar las castañas también en el aspecto del cómo es el juego realmente y cómo se juega y se gana. Porque no se dan pautas claras, porque no es lo importante, ya que el factor que juega es, al mismo tiempo, el de misterio de tiempos pasados y el de estatus social.

Por supuesto, a todo esto ayuda, y mucho, el tono con el que Lord narra todos los eventos, cambiando drásticamente según en quién esté enfocada la cámara en ese momento. Precisamente esa diferencia puede hacer que algunos capítulos sean un poco más difíciles de leer, ya que no todas las variantes son fáciles, sino que cuando habla el amigo de Rafi, la forma en que asume que conoces determinados términos o que desarrolla las ideas puede resultar muy chocante. Pero ese es un punto positivo para la novela, que nos da de ese modo una visión hacia la expresividad y los caminos mentales que puede tener alguien que vive en una sociedad completamente distinta a la de otro personaje y tiene que buscar formas de comunicación.


En definitiva, si ya Lord se coronó con The best of all possible worlds, en esta novela nos da una nueva vuelta de tuerca a todo lo que pensábamos que sabíamos sobre los personajes y el mundo que habíamos llegado a adorar. Por otro lado, no llega al nivel del libro anterior, quizá, precisamente, por esa falta de frescura al ser el segundo de una saga. Sin embargo, es probable que muchos de los hilos que se escapaban en el anterior encuentren aquí el tapiz al que unirse.  

Impresión general
Puntuaciones
Especial
Filosofía: 10
Estilo: 9
Personajes: 9
Sentimientos: 9
Trama: 9

0 comentarios:

Publicar un comentario