10 de enero de 2017

La distancia entre tú y yo

Título: La distancia entre tú y yo
Título original: The distance between us
Autora: Kasie West
Editorial: Plataforma Neo
Páginas: 312
ISBN: 9788416620784
Sinopsis: Caymen Meyers aprendió de muy pequeña que no se puede confiar en la gente rica. Y después de años estudiándolos detrás de la caja registradora de la tienda de muñecas de porcelana de su madre, nada le demuestra lo contrario. Un día Xander Spence entra en la tienda. Es alto, guapo y extremadamente rico. A pesar de su encanto y el hecho de que parezca ser la única persona que la comprende, Caymen sabe que su interés por ella no va a durar. Porque esa es precisamente una de las cosas que aprendió de su madre: la atención de los ricos se desvanece rápidamente. Pero justo cuando la lealtad y el afecto de Xander están a punto de convencerla de que ser rico no es un defecto, Caymen se da cuenta de que el dinero jugaba un papel mucho más importante en su relación de lo que pensaba. Con tantos obstáculos en su camino, ¿serán capaces de recorrer la distancia que los separa?

Opinión: Pues la verdad es que no sabía qué me iba a encontrar yo con este libro (sí, ya me guío solo por la portada, paso de leerme las sinopsis xD), pero el caso es que tenía buenas vibraciones, y no me equivocaba. La verdad es que si tuviera que ponerlo en la línea de algún otro libro para «recomendarlo si te ha gustado este», diría que está en la de The Duff, de la misma editorial (quizá también porque me lo leí de un tirón por la noche). ¿Por qué? No sé, digamos que tiene ese toque de comedia romántica que disfrutar en una tarde de sobremesa, ¿sabéis a lo que me refiero? Las típicas películas estas que te ponen después de comer y que todas comparten los mismos temas y clichés, pero que, aún así, te gustan igual y no te cansas de verlas... Pues lo mismo.

En este caso nos encontramos con Caymen (ni Carmen y Caimán, un nombre raro) que es nuestra voz narradora; una chica muy sarcástica con una peculiar situación económica, que vive con su madre en la parte de arriba de una tienda de muñecas, donde, por cierto, trabaja cuando no está en clase para ayudar con el negocio familiar. Esa es su rutina diaria desde siempre y apenas tiene vida social. Su única amiga trabaja en la tienda de antigüedades de al lado y es la única con la que se relaciona. Nunca acude a eventos sociales del instituto y es como un fantasma... De hecho, nunca la veremos dentro del instituto. No sabemos cómo se comporta con sus compañeros, ni con sus profesores... Todo lo que le ocurre gira en torno a la tienda. ¿Para qué mostrarnos sus estudios cuando lo que intenta hacernos ver es que su destino es trabajar en esa tienda el resto de su vida? Aunque en realidad todos esperen que haga lo que cualquier chica de su edad haría: pensar en ir a la universidad (americanos, recordemos). Sin embargo, ella no quiere pensar en eso porque no sabe tampoco qué quiere hacer (un poco contradictorio cuando no tienen dinero ni para pagar los recibos, pero bueno...). No sabe siquiera qué le gusta y a qué podría dedicarse, por eso también está un poco frustrada y amargada al pensar en las ataduras que tiene con la tienda. Esa parte creo que está bastante bien conseguida. La personalidad de Caymen y cómo usa el sarcasmo para protegerse del dolor me ha gustado bastante.

Como contrapunto tenemos a Xander (aunque a mí me gusta más «Alex»), un chico rico, guapo, y estereotipado a más no poder, al que le ocurre una cosa similar: no sabe qué quiere hacer y llevar el negocio familiar (una cadena de hoteles) haciendo caso a su padre es algo que simplemente le crispa los nervios. Pero esa coincidencia no es lo que los une. Es algo que no se explica, un «porque sí», que hace que Xander, después de conocer a Caymen en la tienda porque ha ido a comprar una muñeca para su abuela, vuelva y vuelva y van conociéndose. ¿Por qué vuelve? ¿Qué es lo que ha visto en Caymen? Pues la verdad es que conociendo a Xander, no tengo ni idea. Porque, a ver, Caymen mola mucho y su sarcasmo puede ser algo novedoso y picarle la curiosidad, pero... no lo veo insistir solo por eso... La historia en sí me ha parecido muy bonita, pero el comienzo me ha parecido poco trabajado, como sus «jornadas de orientación profesional». Al principio me pareció muy interesante la idea porque son citas encubiertas para ayudarse mutuamente a descubrir lo que les puede gustar y en qué son hábiles (y también porque, poco a poco, utilizan lo que saben del otro para hacerlo más personalizado y es muy bonito, porque demuestran que se conocen bien), pero luego como que deja de tener importancia... Caymen descubre lo que le gusta (aunque lo sabíamos desde el principio en realidad) y Xander... se queda igual, sinceramente. Así que por eso, aunque la idea me gusta, el cómo la ha desarrollado no tanto.

Otro de los puntos importantes de la historia es el drama familiar de Caymen. Como ya he dicho, vive con su madre en una situación económica penosa y todo eso porque (aparte de que la madre es imbécil y no tiene idea de cómo llevar un negocio; estoy de acuerdo con la prota en eso) su padre las abandonó cuando supo que ella existía. Y no solo él, si no también sus abuelos maternos, al parecer, ya que repudiaron a su hija cuando supieron que estaba embarazada... Y, claro, con tal drama familiar, pues no es de extrañar que Caymen sufra un poco de problemas de identidad. Sin embargo, sabe quién es su padre, lo ha investigado y sabe dónde vive y todo... Pero, como es lógico, nunca se ha atrevido a dar un paso más allá. Y, a riesgo de spoiler, diré que tampoco sabremos si llega a darlo. Es otra de las quejas que tengo: le falta un epílogo o algo al libro donde suceda una escena posterior a donde acaba. No digo un segundo libro donde cuente su vida en la universidad (aunque no haría ascos a un new adult donde volver a ver estos dos), pero sí algo que termine por atar ciertos cabos sueltos que quedan...

En general esto es todo lo que quería comentar. También hay otros personajes que no me han terminado de convencer (ese Mason...), pero que, como son secundarios, tampoco les he querido prestar mucha atención. Sin embargo, en conjunto me ha dejado un buen sabor de boca y, como ya he dicho, si os gustan las historias de comedia romántica, este probablemente también os guste. Sobre todo porque la chica es realmente sarcástica y eso siempre se agradece; un tono fresco y divertido que, en el fondo, te permita ver que no todas las bromas van acompañadas de risa, sino de sufrimiento.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 7.5
Amor: 7.75
Estilo: 8
Trama: 7.5

1 comentario:

  1. Hola! He leído muchas reseñas de este libro y pese a que parece entretenido no termina de ser de mi estilo y como tengo tantos pendientes por ahora no entra en mis planes leerlo. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar