8 de noviembre de 2016

La Corte Reluciente


Título: La corte reluciente
Título original: The glittering court
Autora: Richelle Mead
Traductora: Elia Maqueda
Editorial: Roca
Páginas: 400
Saga: La corte reluciente I
Sinopsis: Adelaide, una joven condesa de la nobleza osfridiana, se hace pasar por su propia sirvienta para escapar de un matrimonio impuesto por su familia. Adelaide solo desea abandonar los palacios refinados y llenos de oro de Osfrid para empezar una nueva vida entre los bosques inexplorados de Adoria. Pero para ello deberá unirse a la Corte Reluciente, que es tanto una escuela como un negocio diseñado para transformar a las niñas pobres en damas de clase alta para luego poder casarlas a través de matrimonios concertados con ricos poderosos del Nuevo Mundo.

Opinión: Nueva saga de Richelle Mead con prácticamente nada de fantasía realmente, aunque esté ubicada en otro mundo. Sin embargo, está muy claro que se basa de forma directa en el crecimiento de los Estados Unidos durante el periodo colonial en el viaje hacia el Oeste. Tanto es así, que es fácil reconocer en muchos de los tropos empleados referencias a obras de la época. Por otro lado, no deja de ser otra obra bastante directa en lo que presenta aunque con menos mensajes nocivos de lo que uno podría esperar por la sinopsis. Que además contiene un spoiler de más allá de la mitad del libro. Porque pueden.

La trama parece avanzar muy lenta, hasta que te das cuenta de que lo que otras autoras te cuentan en un libro, esta te lo cuenta en tres o cuatro capítulos y se queda ancha. Con esto no quiero decir que no haya paja, sino que está más disimulada de lo habitual. No hay largas descripciones de los vestidos, ni momentos eternos con la posible pareja. Y, sin embargo, parece que no avance. No tengo claro si es un error o algo deliberado, ya que consigue que realmente te intereses por algunos de los personajes secundarios, pero que pierdas un poco de interés en lo que le está pasando en ese momento a la protagonista. Sobre todo porque hay cosas que se ven venir, o que crees que se ven venir pero te sorprenden. El caso es que me parece bastante irregular en cuanto a ritmo pero nunca llega a molestarme realmente. Quizá lo menos sorprendente es el final, con todos los plot twist que te veías venir desde que conoces a uno de los personajes. Aunque lo cierto es que si lo hubiera hecho, habría acelerado la historia americana como cien años. Por otro lado, he visto acusaciones de machismo por la «institución que vende a chicas después de educarlas». Tengo que decir que me hace un poco de gracia porque hay una rebelión dentro de la novela contra muchos arquetipos machistas e incluso contra personajes que son la encarnación de los argumentos machistas. Y sí, los vestidos y los bailes son importantes para la protagonista y existe esa sociedad que se encarga de educar a jóvenes de bajo linaje para que sean la aristocracia entre los colonos. Pero las motivaciones de los personajes son mucho más complejas que simplemente eso y, de hecho, llega un momento en que eso es lo menos importante de la novela.

Y es que la protagonista empieza siendo francamente insufrible para ir desarrollándose hacia una madurez interesante. De hecho, su momento de «me voy y ahí se las apañe toda la casa» del inicio fue un tanto extraño. Sin embargo, luego, conforme se va encontrando a distintas personas, empieza a comprender que tiene que buscar su sitio. Y, de hecho, es muy interesante cómo juega el libro con esa identidad perseguida por estar en una capa alta con la inversa. Sin embargo, no puedo decir que me haya resultado una protagonista agradable de observar. Es decir,me pasaba la mayor parte del tiempo deseando saber qué había pasado con el resto de posibles personajes y sus intervenciones no me importaban realmente. Sí, hacia la mitad del libro, o el último cuarto, hay un par de eventos que hacen que su línea temporal resulte interesante, pero... tampoco tanto como la de otras.  Donde estén Mira o la «salvaje» empleada de la Corte, que se quiten los demás. Por suerte, esta saga va a ser de las de «mismo tiempo, diferente protagonista», así que probablemente le dé una oportunidad al resto para poder ver lo interesante y no las tonterías de esta. Si acaso, lo único que me gusta es precisamente cómo se enfrenta a su situación religiosa, cuestionando e interesándose mínimamente por lo que implica para los demás (aunque en este caso haya una mezcla nada fina entre religiosidad y política muy digna de la época en la que se basa).

El estilo del libro es bastante soso. Es decir, sí, tenemos algunas descripciones realmente bonitas, pero me falta mucho sobre los escenarios. Hay un cierto aire de «seguro que el lector sabe el tipo de ciudad/bosque/mar del que le hablo». Y no está mal, porque hace que se pase mucho más rápido, pero yo lo he echado un tanto en falta. Por otro lado, los diálogos están muy bien llevados, con las distintas voces y los distintos niveles de educación claramente visibles. La forma de intentar mantener algunos misterios es excesivamente transparente, pero supongo que tampoco se puede pedir demasiado. Lo mejor que se puede decir es que no molesta a la historia, sino que permite que llegues rápido a los momentos importantes y que puedas ver lo que está pasando (sí, es muy cinematográfica en algunas escenas).

En definitiva, no es un libro que vaya a pasar a los anales de la literatura juvenil, pero es entretenido y tiene una parte interesante en el tratamiento de la idea de «frontera», tan americana y tan extraña para nosotros en muchas ocasiones. Lo cierto es que espero con bastantes ganas el segundo y el tercero de la saga porque creo que los otros dos personajes son mejores, pero supongo que merece la pena para comprender todo lo que va sucediendo por la parte principal. Por otro lado, pero no menos importante, la traducción es una delicia que no suena rara en ningún momento.


Impresión general
Puntuaciones

Trama: 5
Personajes: 6
Lógica: 5
Estilo: 5
Frontera: 8

0 comentarios:

Publicar un comentario