1 de septiembre de 2016

Alcatraz contra los bibliotecarios malvados

Escuchó el hacedor la historia conspiranoica más divertida 

Título: Alcatraz contra los bibliotecarios malvados
Título original: Alcatraz versus the evil librarians
Autor: Brandon Sanderson
Traductora: Pilar Ramírez Tello
Editorial: Ediciones B
Saga: Alcatraz I
Páginas: 320
Sinopsis: En su decimotercer cumpleaños, el huérfano Alcatraz Smedry recibe un curioso paquete: una bolsa de arena, herencia de sus padres, que han desaparecido. La bolsa es robada de inmediato, y entonces Alcatraz comprende que no se trata de una arena cualquiera. Con ella, los Bibliotecarios Malvados que controlan en secreto algunos de los países más poderosos del mundo podrán controlar también algunos de los Reinos Libres.
Alcatraz y un grupo de chicos inusuales se convertirán en los encargados de luchar contra ellos y acabar con los Bibliotecarios de una vez por todas.

Opinión: Nos encontramos ante el primer libro de una saga de Brandon Sanderson, con todo lo que eso conlleva. Es decir, apenas nos explica el universo en el que se desarrolla, una tierra paralela donde hay una conspiración entre los que saben y un grupo que se opone a ellos. Pero eso no es lo importante realmente en esta novela, ya que lo que interesa, como buen libro de presentación middle grade, es situar la voz del protagonista y a sus compañeros. Y Sanderson sabe exactamente lo que está haciendo.


Paso uno: poner una voz narradora que llame la atención. Conseguido, ya que Al,  como yo llamo a Alcatraz, es un chico sarcástico con muy mala suerte cerca de prácticamente cualquier aparato de baja tecnología, como un ordenador cuántico. Ah, ¿pensáis que esa es la mayor tecnología que hay? Eso es porque no conocéis las espadas de las tierras desconocidas. Eso sí que es tecnología punta. O el reloj de agua. Esas cosas son tecnología única porque funcionan a pesar de los Talentos que tienen algunos. Pero no es simplemente una voz, es, además, un profesor en el arte de la narrativa, explicándote en muchas ocasiones qué es lo que está haciendo para que no puedas dejar de leerle. Y eso funciona a tantos niveles que no puedo expresarlo. Paso dos: pon unos compañeros que merezcan la pena. En esto falla ligeramente, puesto que solo la mitad resultan realmente atractivos. A ver, que sí, que un gigantón antropólogo que viste con camisa hawaiana es gracioso, sobre todo cuando su Talento es tropezar. Pero no es un PERSONAJE. No así la Caballero en Blanca Armadura, o el Mentor. Sí, casi puedo ponerlo en mayúsculas porque básicamente siguen los arquetipos de forma perfecta. A regañadientes, eso sí, pero claro, a nadie le gusta que lo etiqueten de esa manera.

Ahora hablando en serio, quizá su estilo no es tan bueno literariamente como el de otras obras de Sanderson, aunque, en mi opinión, es un estilo que cuadra perfectamente con el perfil de la historia que quiere contarnos. Quizá sus personajes son ligeramente demasiado planos, pero tienen carisma. Quizá sea una obra que no consigue aprovechar para liberarse de ninguna de las normas en cuanto a los personajes que plagan estos libros, pero incentiva a comprender cómo se construyen las historias, lo que puede acarrear una comprensión más profunda a posteriori de las siguientes obras. Como veis, no se puede decir que sea la mejor obra de Sanderson, pero sí creo que se trata de una de las más pensadas. Oh, no me miréis así. Si me habéis visto escribir otras reseñas, podéis ver que tiendo a pensar que hacer algo sencillo realmente bien es más complicado en muchas ocasiones que innovar por innovar. Sí, tiene menos riesgos, no vas a hacer algo horrible por seguir los clichés. O sí, porque tienes que estar justo en la línea para poder entender ese cliché, darte cuenta de que lo estás aplicando y ser capaz de hacer que funcione sin resultar cansino. Y Sanderson lo hace y lo hace bien.

«Pero es middle-grade/infantil/juvenil/young adult. Seguro que es una historia inferior». Ajá. Vete a otro lado con esas. Se trata de una historia middle-grade (como Harry Potter al principio, o Percy Jackson) que se aprovecha de eso para crear varias ideas interesantes, dentro de una narrativa relativamente sencilla. Sí, que pinte a los bibliotecarios como esos seres malignos no es lo más bonico que podía hacer. Qué le vamos a hacer, si fuera cierto que el conocimiento es poder, las bibliotecas deberían ser centros de poder, así que ni tan mal. Pero hay muchos temas que trata y que molan demasiado: da un pequeño golpe a la idea de género, gracias a la Caballero. Sí, no es un gran golpe ni va a hacer tambalearse la visión de género de nadie... o puede que sí. Habla de mantener la mente abierta a las nuevas ideas, de aprovechar lo que los demás ven como debilidades para conseguir tus objetivos. Y son dos temas muy interesantes. Sobre todo cuando al protagonista le han tratado siempre de inútil o vándalo y descubre que puede aprovechar esas capacidades para algo positivo. En cuanto a la historia en sí, es sencilla, que no simple. Y, básicamente, es una historia de origen con un toque de heist-movie muy chulo. ¿Qué más se le puede pedir?

En definitiva, si queréis relajaros y encontraros con un personaje maravilloso, o sois unos completistas de Sanderson, este libro os encantará. Si lo que buscáis es poder criticar la literatura middle grade probablemente os haga cambiar de opinión. A no ser que no lo leáis honestamente. En serio, pasad un rato divertido con Alcatraz. Merece la pena.

Impresión general
Puntuaciones

Trama: 8
Personajes: 9
Compañerismo: 9
Estilo: 8
Superpoderes: 9

2 comentarios:

  1. Hola :) En la frase de que porque sea middle-grade se la califique como historia inferior es tan repetida que casi abrazo la pantalla adorandote. Soy un gran defensor de estas historias, pueden ser sencillas, pero muchas de ellas encierran grandes enseñanzas que ya quisieran algunos poder hacer. Tengo muchas ganas de conocer a Alcatraz, además eso de que narré en primera persona con carisma es algo que me atrae fervientemente. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me ha parecido una aseveración que parte de no entender las emociones y la complejidad de hacer historias que resuenen en su sencillez. >_>

      Eliminar