7 de junio de 2016

Violet y Finch

Escuchó el hacedor la historia de dos jóvenes destinados al dolor.

Título: Violet y Finch
Autora: Jennifer Niven
Traductora: Isabel Murillo Fort
Editorial: Destino
Páginas: 400
Sinopsis: Violet está rota. Finch está roto. ¿Pueden dos mitades rotas reconstruirse?Esta es la historia de una chica que aprende a vivir de un chico que pretende morir; de dos jóvenes que se encuentran y dejan de contar los días para empezar a vivirlos.

Opinión: Normalmente, soy muy crítico con los libros que tiran de la lágrima y de lo especiales que son los personajes en cuanto a gustos o actitud vital. Me parece que son el símil literario a la película de Antena 3 lacrimógena de turno. Y no es malo de vez en cuando caer en estos lugares, quiero decir, de vez en cuando lo único que necesitas es ver que hay gente que lo está pasando mal, o quizá sea una forma de desconectar de una vida que consideras anodina o que te estresa. En cualquier caso, Violet y Finch es uno de esos casos donde, si bien no es precisamente un dechado de virtudes como obra, sí consigue tocar la fibra sensible y sacarte el lagrimón.


La trama empieza con fuerza: Finch y Violet se encuentran en el tejado de la escuela, como si fueran a saltar. De hecho, Violet es la que más cerca está de dar ese fatídico paso, Finch está allí más bien para "vivir en el borde". Es un inicio interesante, que te lleva  a preguntarte de dónde salen los traumas o la necesidad de los personajes de llegar a ese punto. Y poco a poco te lo van resolviendo: Violet perdió a su hermana en un accidente de coche el año anterior, mientras que Finch tiene «periodos oscuros». Tengo un problema con la trama de la obra y es que, si bien consigue llevar bastante bien los paralelismos entre las dos vidas, no puedo negar que me da un poco de rabia cómo se trata la situación de Finch. Es decir, es verosímil, porque todos sabemos que las enfermedades mentales tienen un proceso muy complicado social y personalmente, pero eso no quita para que el lector tenga serios problemas tanto con la máscara que muestra Finch, que cambia según el momento, como con el trato que le da el resto de personajes. Excepto Violet, por supuesto, aunque también tiene sus momentos de imbecilidad, qué le vamos a hacer. En cuanto al tratamiento de la situación de Violet durante la trama... no está mal. Quizá resulta muy extraño verla dar saltos en el camino pero funciona, quizá precisamente por ser una obra a dos voces. En general, me parece una visión interesante tanto del duelo como de las enfermedades mentales y los caminos que se recorren en esas situaciones.

Sobre los personajes, podríamos decir que son básicamente la encarnación de sus problemas. Es una de las cosas que menos me han gustado: los clichés y los estereotipos abundan en el libro, quizá en exceso. Es cierto que lo hacen para facilitar la empatía desde el lector, ya que se adentran en el nexo cultural que todos aceptamos como válido y no crean ningún reto hacia él, de forma que podamos reconocer y aceptar que las acciones de los personajes están plenamente justificadas. Aunque no sea así, ya que hay varias escenas en que los personajes, tanto los principales como, sobre todo, los secundarios actúan de formas que quisiéramos no creer que se dan en la vida real. Quisiéramos no creerlo, pero al mismo tiempo aceptamos que se pueden dar. Porque, al fin y al cabo, siempre puede haber situaciones peores. Es un problema, porque no podemos ver una profundidad de carácter en ninguno, ni se explican mucho en algunas ocasiones sus reacciones. Pero para cuando llega el final pueden suceder dos cosas: acabar harto de los dramas generales y de la muestra que da de la sociedad o empatizar con la imagen que da y que te llegue al corazón. Supongo que es inevitable, quiero decir, cuando ves que todo les pasa a ellos y que nadie hace nada, incluso cuando lo saben, pues puedes acabar un tanto desquiciado.

El estilo de la obra es muy directo y ligero, cosa que se agradece y añade ese matiz de verosimilitud tan necesario en este estilo de obras. Lo que no quita para que en algunos momentos te sorprenda con algunos detalles verdaderamente poéticos, y otros que quedan sosos y faltos de verdadera pasión. Hay determinadas descripciones que se quedan cortitas, sobre todo cuando el que narra es Finch. No es nada del otro mundo, tampoco, pero funciona para lo que busca la novela, así que ni tan mal.

En definitiva, es una buena apuesta siempre y cuando no os cabree demasiado que se traten superficialmente algunos de los temas del libro: suicidio, trastornos mentales, culpa del superviviente... Y sin duda puede ser un buen primer acercamiento a este tipo de novela.

Impresión general
Puntuaciones

Trama: 5
Personajes: 7
Mensaje: 5
Estilo: 7
Final: 6

1 comentario:

  1. Hola! Lo tengo apuntado en mis pendientes, espero que me guste más que a ti!

    Un saludo!

    ResponderEliminar