16 de junio de 2016

Cómo adentrarse en el cómic americano: Alternativo

En esta primera entrada voy a explicar un poco cuál va a ser la distribución de las entradas para poder hacer una Guía de Lectura (más o menos) y a quién me estoy dirigiendo realmente con ellas, ya que no es lo mismo un neófito absoluto en el tema que alguien que quiere retomar una pasión abandonada con el tiempo. Yo mismo tuve ciertos problemas al reengancharme a los cómics después de ese periodo de tiempo en que «era demasiado mayor para leer cómics». Antes de que alguien lo pregunte, ya que así es la gente, sí, hubo un tiempo en que pensé que ya no me interesaban los cómics. Al cabo de unos años, volví y me di cuenta de todo lo que no sabía y todo lo que sí sabía. Todavía tengo bastantes lagunas, pero al menos voy al día y más o menos tengo una comprensión «cabal» de los universos grandes y de la escena independiente.


Entonces, mi idea a la hora de hacer estas entradas es dirigirme tanto a unos como a otros, para lo cuál después de dar una ligera explicación sobre algún tema haré una serie de recomendaciones basadas en los conocimientos que tenga cada persona. Esto quiere decir que será tarea vuestra elegir por dónde empezar (aunque yo explicaré por qué considero un cómic u otro buen lugar para empezar y tal). Pero quizá lo primero es establecer un poco cómo funciona el cómic americano, más allá de ventas y sitios donde encontrarlo. Dentro del cómic americano, incluso dentro de los dos grandes universos (DC y Marvel), podemos encontrar arte muy diferente entre sí e historias completamente distintas en tono e interés. Sin embargo, tanto DC como Marvel deben bastante a una frase muy interesante que Stan Lee denominó el centro de su creación: «La ilusión del cambio». Es cierto que son universos muy complicados en cuanto a historia, no en vano llevan cerca de 50 años creciendo; pero siempre hay nudos a los que te puedes enganchar en los cuales comprendes todo lo que está pasando.

Ahora bien, yo creo que lo mejor para introducir a un neófito en los cómics pasa por acercarle algunos alternativos buenos con los que ya tenga alguna conexión. Por ejemplo, si le gusta Harry Potter y las series de dibujos animados, sin duda Oddly Normal es muy probable que le enganche con la historia. Si le gustan las nuevas series de superhéroes, los cómics relacionados son un buen aliciente para acercarse. Y sí, aunque sean DC no son DC, no forman parte del canon. Precisamente esa es la idea, lo primero es acercar al lector sin asustarle con todos los años de cómics que hay detrás. Esto no solo es válido para el neófito absoluto, sino también para el que vuelve después de un tiempo. Muchas veces es mejor proponerle, creo yo, cómics en los que vea algo distinto a lo que recuerda o, sobre todo, que le hagan apreciar de nuevo el esquema narrativo de los cómics.

Dicho esto, hoy tocan una serie de recomendaciones bastante sueltas pero que probablemente sirvan para cualquiera que quiera acercarse a los cómics americanos.



Grumpy Cat and Pokey
Motivos: Gatos. Con un estilo de humor muy sencillo de pillar y aventuras cortas y autoconclusivas. No creo que nadie se sienta amedrentado ante este estilo de cómic. El dibujo es muy sencillo y permite acercarse a él sin grandes alardes extraños.

Archie
Motivos: ¿Quién no ha visto una serie de televisión de instituto? Incluso puede que conozcáis alguna de las iteraciones de uno de los personajes de más larga vida del cómic americano. Dibujo semirealista que facilita la inmersión en una historia como la de cualquier comedia de televisión.
(No confundir con Afterlife with Archie)

Ghostbusters / Doctor Who
Dos adaptaciones buenas que mantienen por completo el espíritu (como cómics son algo mediocres, pero tienen el factor fan a su favor, si os gustan las películas o la serie, lanzaos a por ellas). No incluyo aquí ni transformes, ni G. I. Joe porque el ritmo que llevan de publicación es muy distinto y han avanzado mucho en su universo como para que sean un buen punto de acceso.

Oddly Normal
Si os gustó en algún momento Sabrina, cosas de brujas, no podéis perderos este cómic. Lo reseñé ya en su momento, pero nunca está de más recordarlo.




I hate fairyland
Cómo hacer un cómic distinto a todo lo que podíais esperar y coger figuras que todos podemos reconocer.

Alex + Ada
Narrativa clásica de cómic con una historia de ciencia ficción muy buena. El dibujo es algo "parco" pero funcional.

Chilling Adventures of Sabrina
¿Queréis ver a vuestros personajes crecidos y cambiados con la nueva oscuridad? Este es uno de los cómics mejor construidos (aunque su ritmo de publicación sea extraño) y mejor dibujados que vais a encontraros (junto a Afterlife with Archie, pero ya sabemos que los zombies y yo nunca nos vamos a llevar bien).

Invisible Republic y Bitch Planet
Si creíais que los cómics no podían manejar mensajes políticos, estos son vuestros cómics. Os demostrarán claramente que el cómic ha dado pasos de gigante en los últimos tiempos.

School Life
¿Creíais que los cómics no se acercaban nunca a la temática LGBTQ+? Bien, en este caso nos encontramos con un pequeño cómic que se acerca directamente a estos, y le añade un poco de Sabrina para terminar de arreglarlo.

Fábulas
¿Queréis cuentos pero con un toque moderno? ¿Os gusta Once Upon a Time? Aquí tendréis todo lo que podáis desear de cuentos y personajes bien desarrollados con un dibujo muy bueno, aunque haya momentos un poquitín peores.

3 comentarios:

  1. Muy interesante estas entradas, de verdad. Tengo Fabulas en la lista desde hace poco, pero le tengo muchas ganas. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  2. ¿Y empezar con Fábulas no se puede como neófita? ¿Por qué unos sí y no otros? No entiendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí que se puede. Son todos grandes cómics. Sin embargo, Fábula tiene algunas técnicas narrativas que apreciará mejor alguien que haya leído cómics (o manga) antes, mientras que Grumpy es más sencillo, por ejemplo. La separación entre unos y otros estriba en que los especiales para retornantes tienen una serie de matices narrativos y artísticos que son un poco más complicados, mientras que los de neófitos sirven para empezar a comprender el lenguaje propio de los cómics.

      Eliminar