6 de febrero de 2016

La espada del tiempo

Escuchó el hacedor hablar de la amenaza del Ragnarok

Título: La espada del tiempo
Título original: The Sword of Summer
Autor: Rick Riordan
Saga: Magnus Chase y los dioses de Asgard 1
Traductor: Ignacio Gómez Calvo
Editorial: Montena
Páginas: 480
Sinopsis: Los dioses vikingos han despertado.
Magnus tiene en sus manos el secreto que puede detener el fin del mundo.
Pero ese mismo secreto también puede destruirle.

Los mitos vikingos son reales. Los dioses de Asgard están preparándose para la gran guerra. Trols, gigantes y criaturas horrendas se entrenan para el Ragnarok, el fin del mundo. Magnus tendrá que viajar por los nueve mundos en busca de la única arma que puede detener el Ragnarok; una espada legendaria perdida hace miles de años... Y en el camino tendrá que tomar la más difícil de las decisiones. Porque a veces, para salvarse, es necesario morir.

Opinión: Mitología nórdica pasada por el filtro de Rick Riordan, ¿qué podía salir mal? Yo os diré lo que podía salir mal: el libro es muy corto. Es broma. El libro tiene la longitud que necesita para contar la historia, pero no me hubiera molestado que fuera más largo. De hecho, la espera para el siguiente libro se va a hacer larguísima. Aunque se me presentó una duda nada más ver el nombre de este primer libro: ¿por qué lo han llamado «La espada del tiempo» si en original (e incluso en catalán) se llama «La espada del verano»? No lo entiendo. Pero, bueno, en general, vamos a encontrar un libro un tanto más serio que Percy Jackson, pero divertido y lleno de ironía, con escenas que nos recordarán inevitablemente a esa primera saga. ¿Por qué a esa primera saga? Porque es cuando empezamos a conocer el mundo en el que se desarrollaban las aventuras y, aunque haya remanentes de aquel, como Annabeth, este es bastante nuevo.

La trama es «sencilla»: un chico de la calle descubre que es alguien especial y todo el mundo quiere matarlo, en particular un gigante de fuego con muy mala baba. Si algo consigue Riordan en esta novela es que no os pueda hablar casi nada del argumento porque los spoilers volarían con una facilidad destructiva y, en este caso, dado que originalidad, pues como que no, lo más importante es el viaje. Quiero decir, es Riordan, pocas cosas vais a encontrar a nivel de construcción de trama que no conozcáis ya (y si no las conocéis porque no habéis leído ni a Percy ni a los Kane, pues,,, probablemente las conozcáis de cualquier película de aventuras). A pesar de esto, se nota que su manejo de la trama es cada vez más sutil, porque, aunque te está vendiendo el mismo esquema, sigues encontrando un placer en hallar las diferencias. Los pequeños baches que cambian de lugar en cada carretera, por decirlo de alguna manera. Y conseguir eso es lo que hace que Riordan me parezca uno de los mejores autores de transición de infantil a juvenil.

Y uno de esos baches suelen ser los personajes. En este caso, todo un canto a la diversidad bien entendida. Sin ir mucho más allá, para no desvelar demasiado, puedo deciros que una de las grandes heroínas es una chica musulmana, que sigue las costumbres de su comunidad árabe-americana. Con esto quiero decir que, lejos de decidir «ey, estoy haciendo un libro sobre dioses antiguos, a nadie le importan los problemas sociales», Riordan toma sobre sus hombros la responsabilidad de mejorar la sociedad. Y una de las primeras muestras de eso es precisamente en esta muestra de diversidad, porque si los niños ven eso desde pequeños, serán mucho menos susceptibles a los Trump de la vida. O eso deberíamos esperar, ya que todos los lectores consideramos que aquello que leemos forma parte indeleble de nuestra perspectiva vital, ya sea por imitación, aceptación o rechazo. Para esto, Riordan no podía simplemente poner a los personajes y que fueran de cartón piedra, o que tanto diera que fuera musulmana como que fuera, yo que sé, una rubia. Tenía que hacer que empatizáramos con ellos y que entendiéramos que lo son todo, no solo uno de los detalles de su existencia. Y lo consigue, que es otro de los motivos por los que lo considero uno de los mejores autores en esa transición.

Finalmente, tenemos que hablar del estilo. Es un estilo directo, sencillo, sin dobles lecturas, que va directamente a emplear unos diálogos divertidos, unas situaciones tensas y una creación del mundo cuidadosa para que el lector pueda centrarse en la historia y en los personajes. No esperéis fragmentos poéticos, aunque tiene ciertas escenas y descripciones de los mundos que realmente despiertan el sentimiento estético del lector. Pero sigue en su tónica, así que tampoco podemos achacarle que no sepamos lo que vamos a encontrarnos. Y, de hecho, precisamente ese estilo «sencillo» es en lo que más fallan muchos autores.

Como veis, otra cosa no, pero este libro demuestra que Riordan no es sencillamente un buen autor de juvenil, sino uno de los mejores que podéis encontrar. ¿Necesitáis más motivos para leer el libro? Salen Loki y Thor. Y gigantes, y se reinterpretan cuentos. Vamos, no creo que haya ningún libro que os pueda ofrecer más motivos.

Impresión general
Puntuaciones

Trama: 9
Personajes: 9
Aventuras: 8
Estilo: 9
Social: 9

2 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo. Me encanta Riordan (y puede que eso me impida ser completamente objetiva), pero es que con este me ha enamorado. Me encanta Magnus, la versión que hace de Loki, los acompañantes de Magnus y TODO en general. Da un giro a varios clichés que es absolutamente maravilloso *-*

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo abandonado en la estantería desde que salió en inglés (más que nada porque fue salir y comprarlo) pero creo que voy a esperar a terminar de releer/leer Percy para empezar con este. Aunque eso de que sea mitología nórdica me pone los dientes largos

    ResponderEliminar