15 de septiembre de 2015

Sueños de Piedra

Vivió el hacedor aventuras con dos deslenguados personajes y un niño adorable. 

Título: Sueños de Piedra
Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
Editorial: Nocturna.
Páginas: 573
Sinopsis: Érase una vez un reino muy, muy lejano donde un príncipe premió a un mago por ayudar a rescatar a una joven en apuros.

Encantador. Lástima que nada de esto sea verdad.

En realidad, el príncipe sueña con gloria y venganza; el mago, con que sus hechizos no sean siempre un desastre y la joven en apuros, con huir de un pasado que la atormenta... y del recuerdo del hombre al que ha matado.

Érase una vez...

Opinión: Esta es una reseña especial para mí, porque se trata de un libro que he tenido la oportunidad de ver crecer. Tuve la suerte, y siempre es una suerte con estas chicas, de poder leer una versión previa a la que se publica, pero el libro es básicamente el mismo, así que por ahora os dejo dicho por qué debéis leer este libro y por qué es interesante acercarse al libro desde varias perspectivas. Aunque, que quede claro, el primer motivo para leer este libro y disfrutarlo es, como siempre en estos casos, que se trata de un libro entretenido, divertido y con una prosa interesante. Luego ya podemos hablar de otros motivos dentro de la trama y los personajes.


Normalmente, os hablaría algo de la trama en este primer párrafo, pero empecemos por situar el mundo en el que se desarrolla y qué efecto tiene este sobre la historia. Nos encontramos con el típico, y casi podríamos decir que «excesivamente visto», mundo de fantasía en el que la magia y un medievo centrado en lo cortés y completamente centralizado el poder en la figura del rey se unen para darnos el escenario. No, no es especialmente original. Desde hace mucho este tipo de escenario ha poblado la imaginación de los que se acercaban al género fantástico. Pero claro, esto es como un mapa, ver las palabras escritas no te permite sentir los adoquines bajo tus pies. Y aquí es donde, en mi humilde opinión, mucha gente falla: el hecho de que puedas decir dónde está una calle no significa que hayas pasado por ella y hayas aspirado su aroma. Bien, como buenos turistas, lo primero que conocemos es ese aspecto «ilusorio» del mundo. Y puedo deciros que lo primero que vamos a encontrarnos es un problema de sucesión, que el príncipe, Arthmael, ha decidido solventar a la manera más típica: desfaciendo entuertos, desterrando monstruos y consiguiendo que el honor de su nombre se alce entre las cenizas de los enemigos conquistados. Bueno... o algo así, porque tampoco es que el príncipe tenga muy claro que significa realmente todo eso. Por otro lado, tenemos otros países que, si bien se ven menos definidos, porque, como el primero, no son más que el fondo sobre el que nuestros personajes se mueven. Sin embargo, Iria y Selene consiguen durante el texto dar un aroma distinto a cada país, de forma que todos se queden en la memoria del lector.

Ya he hablado un poco de Arthmael, muestra de lo que puede ser un héroe que aprende muchas cosas durante su camino hasta llegar al punto en el que tiene que volver para demostrarlo. No es el primer héroe que se enfrenta a este camino, para qué nos vamos a engañar, pero sí uno de los que consiguen quedarse en el corazón, en parte porque ciertos aprendizajes a los que se ve sometido son especialmente interesantes desde la perspectiva de nuestra sociedad, en parte porque es encantadoramente estúpido y estúpidamente real. No, no es malo lo que digo. Que sé que hay gente que adora a Arthmael. A mí me gusta el personaje aunque a veces me den ganas de darle una colleja. O una patada en los huevos. Pero es uno de esos personajes con varias capas, y una de ellas, una de las interiores, realmente consigue redimirlo por completo. Por otro lado, es divertido, consigue que quieras leer sus partes y su voz está perfectamente definida. En el aspecto técnico de la narración, es un personaje redondo. En el aspecto social, ejemplifica en muchos sentidos al hombre que no se ha planteado por qué su posición es privilegiada y qué significa realmente ese privilegio. Sí, podría hacer un estudio sobre él, y entresacar ejemplos de noticias actuales, de comentarios en foros o de actuaciones de la gente a las que le vendría bien encontrarse con este libro desde esa perspectiva. Arthmael somos todos, en cierta medida. ¿No es eso lo que marca que un personaje sea realmente bueno? ¿Que hable de la sociedad y de los obstáculos con los que se enfrenta esta? El problema radica en que esto que he puesto no deja de ser la visión de un privilegiado. Para contrastar, y estoy bastante convencido de que lo hicieron a sabiendas, las autoras nos proponen la perspectiva de uno de los denostados por la sociedad.

Como veis, a pesar de lo que muchos piensan o dicen, no hace falta que algo sea realista para que te hable de la sociedad en la que te encuentras. Ahora, os he dicho que el otro personaje es uno de los más denostados por la sociedad. Y no, el corrupto que se lleva el dinero es envidiado, no denostado (mierda de sociedad). Una prostituta, sin familia en la que apoyarse, sin dinero que pueda llamar propio, sin techo bajo el que cobijarse en el que no vayan a explotarla. Ese es el personaje que contraponen al principito. Oh, ¿pensabais acaso que todo iban a ser flores y alegría? Así, dos personajes contrapuestos que permiten tener una perspectiva más clara y que se afectan el uno al otro, como toda buena sociedad, parten de viaje. Lynne es probablemente uno de los mejores motivos para leer el libro. Una mujer capaz de plantar cara, pero que se ve superada por las circunstancias. No deja que sus sueños se caigan por haberse encontrado con lo peor que la especie humana puede llamar propio. Pero no es simplemente esto, también es un canto a la redención, o, mejor dicho, a comprender que lo peor que puede pasar es que creamos lo peor de nosotros mismos por lo que la sociedad nos muestra. Ah, y si solo fuera eso... pero también es un verdadero canto feminista, pero «del bueno» (como odio que haya que decir eso), una oda a la libertad, a la igualdad y a la capacidad del ser humano de mejorar ante las situaciones adversas. Cabe destacar que lo primero, o una de las primeras cosas que dije a Iria y a Selene cuando leí lo que me pasaron es que era una historia necesaria. Pocas veces he considerado que un libro alcance ese nivel, pero claro, tampoco me había fijado nunca en la cantidad de machismo que hay en la sociedad, pero claro, las gafas del privilegio rara vez se tiñen oscuras.

Bueno, por ahora parece una obra plenamente reivindicativa en la que los personajes se ponen al servicio de un mensaje, ¿verdad? Olvidaos de eso. Me niego a considerar que la literatura tenga que separarse por ese detalle. Es un libro emocionante, con escenas capaces de conmover a un muerto hasta las lágrimas, de sacar la sonrisa ante una historia de amor real, de hacerte gritar ante la injusticia de las situaciones que te encuentras. En una palabra, es una historia capaz de hacerte vivirla.  Y eso, y no otra cosa, es lo que separa una historia verdadera de cualquier otra cosa. No es perfecta, pero, ¿qué historia lo es? Por supuesto, todavía me queda bastante de qué hablar, pues no puedo evitar al pegamento de la pareja: Hazan. Es un personaje que se define por los pequeños gestos, un mago fallido, no hasta el nivel de Rincewind, pero casi. Es un niño que, hasta cierto punto, se convierte en el único capaz de ver la realidad en los dos adultos, o, bueno, nuevos adultos. Y es precisamente por ello que sin apenas ser consciente de ello, y siempre con su misión como cuerda, consigue que el camino que recorren se convierta en algo más que simples kilómetros.

Una de las cosas que me hacen gracia del libro es la forma en que, personalmente, lo etiquetaría. Para mí, las etiquetas tienen una utilidad: mostrar qué es lo que el lector se puede encontrar y esperar, para que luego el autor se encargue de subvertir sus expectativas y darle algo que vivir y recordar, o simplemente le dé lo que espera y sea una historia más que añadir al caudal narrativo de nuestras vidas. Ambas opciones son perfectamente válidas. En este caso, yo diría que cumple las condiciones que marco para considerarla en esa extraña etiqueta New Adult, pero al mismo tiempo es fantasía y por tanto incumple algunas. En realidad, poco importa la etiqueta con la que queráis definirlo. Para mí, es fantasía New Adult, sin épica, sin oscuridad, alterando los tópicos clásicos, centrada en los personajes más que en los reinos, y con una clara perspectiva social. Con un poco de suerte, nos encontramos unas cuantas novelas más de este estilo en algún momento.

Supongo que, si habéis llegado hasta este párrafo estaréis deseando que os hable del estilo de las autoras. Dije, cuando me leí Alianzas, que Iria y Selene tenían algunos problemas en cuanto a la construcción de la historia debido a su poca experiencia como autoras. Pues aprenden rápido, muy rápido, y nos dejan una historia donde nada sobra, ni falta. Con una escritura limpia, directa y con las descripciones que se alternan entre lo mundano y lo maravilloso, consiguen una obra que, sin duda, sorprende por lo bien construida que está en el aspecto lingüístico así como en el narrativo. Un salto cualitativo de calidad, sin duda, que hace que Sueños sea una de mis lecturas favoritas de este gran año. Así que ya estáis tardando en ir el 21 a por el libro y el 25 a la presentación. Por cierto, aunque no lo haya dicho, con lo que he podido ver de la edición que ha hecho Nocturna, no quepo en mí de gozo ante el cuidado y el cariño que le han puesto.

Impresión general
Puntuaciones
Especial
Filosofía: 10
Estilo: 9
Personajes:10
Aventuras: 9
Trama: 9

7 comentarios:

  1. OH *o* ¡Lo quiero! cada vez le tengo más y más ganas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ay, este libro está siendo todo un boom ahora mismo!! A ver si consigo Alianzas ya!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado todo lo que has dicho del libro. Sin duda también ha sido una de mis mejores lecturas del aňo y me hizo gracia como has definido a Arthmael "encantadoramente estúpido y estúpidamente real" y no podiaestar mas deacuerdo, pero eso también lo hace especial.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola! Gracias por reseñarlo, no conocía el libro, tiene buena pinta.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Hola^^ Ahora que por fin lo he terminado ya puedo decir definitivamente que me ha encantado. Un millón de gracias por recomendármelo :) Lynne es perfecta y ADORO a Arthmael (pese a la cantidad de collejas que quise pegarle a lo largo del libro xD) y Hazan es muy mono *_*
    La trama es genial, lo cual es más alucinante aún teniendo en cuenta lo que contaron las autoras en la presentación. Escoger las pruebas sacando papelitos, seriously. xDDD
    Y... espero que haya crónica de la presentación, porque fue genial ^o^

    Ciao^^

    ResponderEliminar
  6. ¡Ey! Hemos coincidido en el target. Yo también lo llamé "New Adult", viendo cómo empieza a crecer dentro de otros géneros *o* (alejándose del realismo y demostrando que también tiene cabida en la fantasía).

    Es cierto que al principio sí que pensé en Rincewind al conocer a Hazan, pero luego... Luego Hazan se pierde por completo y no volvemos a ver mucha magia.

    ResponderEliminar
  7. Fantástico. El juego de perspectivas está muy bien hilado, los personajes son tridimensionales, humanos, su evolución los hace reales; los diálogos son ágiles y un ping pong continuo que te hace reír. Las experiencias y truamas de los personajes te hacen llorar. Me habría gustado que Hazan hablara un poco más y que hubiese un poco más de magia. El último giro logró sorprenderme. No paré de leer y cuando acabé me quedé con ese regusto dulce de vacío existencial pensando "Guau, qué historia. ¿Y ahora qué?". Me encantó porque es una historia de lucha, superación y un mensaje de esperanza.

    ResponderEliminar