5 de agosto de 2015

Attachments

El hacedor volvió al temible año 1999, cuando las máquinas iban a revelarse el 1 de enero.

Título: Attachments
Autora: Rainbow Rowell
Editorial: Orion
Páginas: 357
Sinopsis: Durante el día, dos mujeres se pasan el día hablando de su vida por email. Por la noche, Lincoln tiene que leerlos para ver si incumplen la normativa de la empresa. El resto de la sinopsis es spoiler. Previsible, pero spoiler. Así que no sigo.

Opinión: Tengo un serio problema con Rainbow Rowell: la gente no deja de decirme que es una autora de juvenil romántica. Y bueno, es cierto que en Fangirl hay un importante componente de eso (aunque no creo que sea lo más importante) y en esta obra también hay un cierto componente romántico, aunque es más New Adult (sin sexo), por las situaciones en las que se encuentran. A veces, una novela como esta consigue tocar la fibra que hacía bastante que pensabas que estaba olvidada... y esta, conmigo, lo ha conseguido. Pero claro, es fácil si consigue que empatices con los personajes. Por ahora, esta es la obra que más me ha gustado de la autora. Cuando dé una oportunidad a Eleanor y Park, o consiga Landline, seré más justo, supongo. Porque Fangirl no me disgustó, pero tampoco representó nada del otro mundo. Eso sí, si algo hay que reconocerle a la autora es que sus libros son devorables con facilidad.

La historia de este surge en 1999. Y es importante, porque es una época en que el e-mail todavía no está completamente aceptado dentro de las empresas, ni se han preparado protocolos de actuación respecto a los mails personales en el ambiente de trabajo. Además, por si acaso eso no fuera suficiente, se acercaba el temido efecto 2000 (el Y2K) que hacía que muchos actuaran como auténticos chiflados al respecto. Cabe destacar que se trata de una novela tan ubicada en el tiempo que puede dar ligeros problemas para los lectores que no estén al tanto de algunos detalles. Como la inexistencia de móviles (o casi). Por otro lado, la historia se centra en tres personajes, dos de los cuales mantienen una comunicación a través de e-mail, mientras el otro los lee porque es su trabajo... o quizá no solo por eso. Personalmente, me ha encantado cómo avanza la historia de los personajes a través de esos correos. Y la forma en que la historia principal, la del chico que los lee, se nos muestra en forma de pequeños flashback cuando sucede algo que le lelva a esos momentos duros. En ese sentido, podríamos hablar de dos o hasta tres niveles de trama: el más simple, la historia actual del protagonista; el segundo, la historia de las dos chicas que se comunican por mail, y finalmente la historia del pasado del protagonista. Cada una de las tramas se va entrelazando con cuidado pero sin dejar de sorprendernos de vez en cuando.

Los personajes son, en este caso, lo que hace que la trama avance. Sí, en todos los casos. Porque lo primero que tenemos es a dos mujeres de unos treinta años que se enfrentan a dos detalles muy importantes: de una se casa la hermana menor (y su novio es... extraño) y el marido de la otra quiere empezar una familia. Y hablan sobre ello de forma ligera (aunque muy emotiva) en los mails. Por otro lado, tenemos al que los lee, que es un hombre de la misma edad pero que se ha hecho un montón de estudios porque nunca encuentra nada que realmente le guste desde que le dejó la primera novia que tuvo. La verdad es que la historia de este con la novia es muy interesante, pero al mismo tiempo dura. Además, su hermana está intentando que deje de vivir en casa de su madre y su madre está feliz de tenerle siempre bajo sus alas. Así que tenemos a tres personajes en un punto de cambio en sus vidas y se nos muestran como tales. Dudas, pasos adelante y atrás... pero siempre con una coherencia única. Por otro lado, algo que asombra, y mucho, es que realmente se trata de tres personajes que apenas tienen contacto directo entre sí. Y, sin embargo, funcionan perfectamente como contrapuntos y resaltan de la mejor forma al resto.

El estilo tiene dos partes, como parece que es habitual en esta autora, por un lado están las conversaciones entre las dos chicas via mail, que nos lee el chico, mientras que por otro lado está la narración más tradicional de mano de este. Realmente es interesante porque los mails, más que mails, parecen conversaciones de chat o de messenger. Les faltan los emoticonos para convertirse precisamente en eso... pero claro, es 1999, los mails y demás están dando sus primeros pasos. Dejando eso aparte, la verdad es que resulta interesante el contraste entre las voces, porque se nota perfectamente el tono de cada uno de los personajes. Es más, sabes perfectamente por qué el personaje masculino se enamora solo de la voz de la femenina. Es inevitable. Y luego tenemos una serie de flashbacks para que comprendamos cómo ha crecido el personaje masculino y qué tipo de relación es la que recuerda como «la mejor y la única». Precisamente al ver el estilo de la voz del personaje en esos flashbacks puedes ver la diferencia abismal y sufres, sobre todo con la escena en la que todo se rompe. Pero al mismo tiempo, tienes lo emails que son divertidos. Y eso hace que puedas seguir avanzando con calma.

En definitiva, por ahora, de los que he leído de la autora, me quedo con este como el mejor ejemplo de su escritura. Es una lástima que parezca que no lo van a traer (probablemente por las edades de los personajes, que rompen la tónica de la literatura juvenil). Por lo demás, si tenéis la posibilidad de haceros con él y un nivel de ingles «medio-bajo», es una gran lectura que acabaréis disfrutando.
Impresión general
Puntuaciones

Trama: 8
Personajes: 10
Diversión: 8
Estilo: 8
Amor: 8


CaracterísticaNivel de inglés (sobre 5)
Vocabulario2
Estilo1
Contexto2

2 comentarios:

  1. Y yo que todavía no he leído a esta autora, me tengo que poner las pilas

    ResponderEliminar
  2. Hola! Gracias por la reseña pero la verdad es que no me llama mucho la atención.

    Un saludo!

    ResponderEliminar