17 de junio de 2015

Zac y Mia

Una historia inverosímil acerca a dos personajes idiotas.

Título: Zac y Mia
Título original: Zac and Mia
Autora: A. J. Betts
Traductor: Antonio Lozano Sagrera
Editorial: Salamandra
Páginas: 288
Sinopsis: Si bien el ambiente frío y aséptico de una clínica es el último lugar donde una pareja de adolescentes esperaría iniciar una relación significativa, a veces el azar nos sorprende con encuentros fortuitos que marcan nuestro destino.
Convaleciente de un trasplante de médula, Zac lleva semanas solo y aburrido en el hospital cuando en la habitación contigua ingresan a Mia, una impetuosa chica de su edad. A los golpecitos en el tabique del principio les sigue el intercambio de notas por medio de las enfermeras y, finalmente, en el silencio de la noche, la comunicación a través de Facebook. Paulatinamente, una amistad surgida de la necesidad da paso a una atracción muy especial que, sin embargo, se verá expuesta a una dura prueba cuando más adelante la realidad cotidiana interponga unos obstáculos con los que Zac y Mia no contaban.

Opinión: La verdad es que este libro ha sido una decepción. No me entendáis mal, no es un mal libro, los personajes están bien construidos, la historia no está mal construida, y las distintas situaciones son verosímiles. Pero no consigue tener esa chispa que haga que realmente te preocupes por los personajes. Y eso es un problema en un libro en el que la mayor parte del peso recae precisamente en la relación entre los dos personajes. Sencillamente, se convierte en algo imperdonable que, teniendo una base tan interesante, aunque manida, no consiga nada más que una historia mediocre en lo emocional, aunque sea genial en la técnica.
La trama es sencilla: joven al que le acaban de hacer un transplante de médula y por tanto tiene que estar incomunicado, descubre que a la habitaciónd e al lado en Oncología se ha mudado una chica que no acepta para nada lo que le va a pasar con el cáncer, y eso que tiene una de las formas menos agresivas del mismo. Está dividido en tres partes: Zac, ambos y Mia, dependiendo de la voz narrativa que nos vamos a encontrar. Personalmente, me ha parecido interesante el efecto balancín que consigue con esa distribución de capítulos. Por otro lado, no puedo negar que la voz narrativa de Mia es infinitamente más interesante que la de Zac. Para mi gusto, le han faltado páginas a Mia para que veamos toda la evolución y todo el funcionamiento de su mente, si bien es cierto que no es precisamente alguien que me caiga bien. En cuanto a Zac... en fin, podría haber vivido sin todas las cosas sin sentido que dice.

Tengo un problema particular con este libro: no me resulta verosímil. Primero, si cuando te hacen un transplante de médula te aíslan durante cuarenta días para que no te contagie nadie nada (y teniendo en cuenta que, aunque no muestre los síntomas, alguien puede estar incubando enfermedades y ese es el periodo más virulento en muchos casos) ¿por qué demonios dejan estar a la madre en la habitación (incluso tosiendo en una determinada escena)? En fin, quizá es precisamente por esos detalles que, aunque la historia es bastante bonita y mucho menos melodramática que la de Bajo la misma estrella, me ha gustado bastante menos. Sí, yo no soy de leer historias melodramáticas. Y sí he leído y visto bastantes, pero prefiero las que son positivas... el problema es que esta me ha resultado más falsa que un billete de dos euros.

Los personajes no están mal definidos, aunque, debido a la poca longitud de la obra en parte, no llegas a empatizar con ellos en profundidad (o al menos yo he sido incapaz). Aunque hay que decir que el autor pone todas las trampas para que el lector se cebe con ellos. Que si madre sobreprotectora, que si familia disfuncional, que si adorables cabras... vamos, que no faltan detalles por los que acercarse a ellos... pero no tienen carisma, o al menos no el suficiente para que te sientas cercano a ellos. Por otro lado... me pasé más de la mitad del libro pensando que se habían vuelto definitivamente idiotas... así que puede que eso afecte en mi capacidad para empatizar con ellos. En serio... todavía pienso en el momento en que se baja del autobús para dar una última oportunidad a la vida de darle una alegría... con la pierna infectada y superando el dolor, así, como si nada. Que no, tío, que no.

El estilo es lo único que medio salva a la novela, al fin y al cabo se trata de un estilo directo, muy alegre con una cierta fuerza en los diálogos, aunque no sean memorables. Una novela muy ligera que ayuda a que no tengas que suspender la incredulidad durante demasiado tiempo. El problema es que ese estilo no consigue llegar al lector porque en ningún momento se detiene con la suficiente claridad en los persoanes, en sus sentimientos, en el paisaje maravilloso que tienen alrededor... nunca se detiene en definitiva. Y, aunque esto no es un problema en una novela de acción, se supone que esta es una novela de sentimientos. Claro, se convierte en un problema porque pervierte de forma clara el objetivo de la obra: transmitir unos sentimientos al lector. En serio, había veces en que me veía esperando alguna explosión, o un rapto, o algo que justificase ese ritmo demencial.

En definitiva, no es una buena novela. Creo que eso ya ha quedado claro. Sin embargo, puedo recomendarla para todos aquellos que queráis una lectura rapidísima con unos personajes extraños, con los que puede que otra persona sí sea capaz de conectar.

Impresión general
Puntuaciones

Trama: 3
Personajes: 2
Amistad: 3
Estilo: 3
Realismo: 1

2 comentarios:

  1. Pues le tenia ganas pero después de tu reseña si lo leo iré con las expectativas por los suelos jaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola! La verdad es que el argumento no me ha llamado la atención y viendo tu reseña no creo que lo lea!

    Un saludo!

    ResponderEliminar