26 de febrero de 2015

La Sangre del Olimpo

Escuchó el hacedor el final de la historia de los semidioses

Título: La Sangre del Olimpo
Título original: The Blood of Olympus
Autor: Rick Riordan
Traductor: Ignacio Gómez Calvo
Editorial: Montena
Sinopsis: 

Los tripulantes del Argo II han salido victoriosos de sus misiones, pero están lejos de derrotar a Gea, la madre Tierra. Ella ha conseguido alzar a todos sus gigantes y planea sacrificar a dos semidioses en la festividad de Spes: necesita su sangre, la sangre del Olimpo, para despertar. Por otro lado, la legión romana del Campamento Júpiter, liderada por Octavio, está cada día más cerca del Campamento Mestizo. La Atenea Partenos deberá dirigirse al oeste para impedir la guerra entre los campamentos, mientras el Argos II navega hacia Atenas... ¿Cómo podrán los jóvenes semidioses derrotar a los gigantes de Gea? Ya han sacrificado demasiado, pero si Gea despierta... será el final.

Opinión: Termina, por fin, la saga de Percy Jackson, y, si el final de este libro es indicativo de algo, es de que tardaremos en ver nuevas aventuras del semidiós. Por un lado siempre da un poquito de pena terminar sagas tan largas, ya que difícilmente podemos esperar que otras llenen ese vacío (aunque yo espero que Magnus Chase sea una buena continuación de la temática). En este caso, además, tenía aún más importancia, ya que esta segunda saga estaba siendo realmente buena pero me daba mucho miedo cómo iba a conseguir unir todos los hilos que había ido dejando (sobre todo al pobre Nico). ¿Consigue satisfacer al lector que lleva ya nueve libros con Percy y sus amigos? A mí me parece que sí, ya que consigue dar un buen cierre a todos los pequeños flecos y una interpretación perfecta para la profecía que ponía en marcha estos cinco volúmenes.



Después de los eventos de La Casa de Hades, nuestros compañeros se han dividido en dos grupos: los siete que viajan hacia Grecia, y Nico, Reyna y el sátiro que van de vuelta hacia el Campamento Mestizo con la Atenea Partenos para traer la paz entre griegos y romanos. Ahora, tengo que decir algo no tan obvio, me ha parecido mucho más interesante la parte de Nico y Reyna que la de los siete semidioses. Excepto el momento de la batalla final y algún que otro momento medianamente interesante, como el encuentro con los pretendientes, estaba deseando que acabaran los capítulos de los «yo lo puedo todo» para que nos dejasen con los que verdaderamente se estaban esforzando. Vamos, es que incluso la curación de Jason es ridícula en comparación con el viajecito de Nico. Personalmente, muy desequilibrada en cuanto a interés, pero aceptable para cerrar los hilos. Si vuelve a esta parte de la mitología, espero más Nico y menos hijos de Poseidón y Zeus.

Y es que mientras Nico y Reyna se encargan de seguir sorprendiéndonos y mostrándonos escenas interesantes, los otros siete se encuentran en una posición en la que ya los conocemos y ya sabemos cómo van a reaccionar ante cada esfuerzo porque ya solo les quedan los últimos pasos y las últimas decisiones para superar su profecía. En cualquier caso, los personajes siguen siendo uno de los puntos fuertes de la narrativa de Riordan, con muchas características distintivas y una clara evolución que en este último libro termina dejándolo todo atado y bien atado. Por eso, si no por otra cosa, merece llegar a este punto.

En definitiva, si habéis llegado hasta este libro, sabéis lo que os espera. Mucho sufrimiento en la parte inicial, bastante cada vez que aparezcan Nico y Reyna, y un final interesante (aunque, como siempre con Riordan, quizá excesivamente happy, aunque no me voy a quejar por ello).

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 9
Personajes: 8
Mitología: 9
Estilo: 9
Final de saga: 10

1 comentario:

  1. Nico y Reyna <3
    Ya era hora que reyna tuviera mas protagonico, junco con Anabelle son las mas badass
    y Nico <3 cada vez que sale me daban ganas de convertirme en baymax, abrazarlo y nunca soltarlo

    Mi unica queja es que la batalla me hubiera gustado..mas batalla
    Pero Leo <3 todo un heroe

    ResponderEliminar