4 de diciembre de 2014

What If


Título: What if...?
Director: Michael Dowse
Actores: Daniel Radcliffe y Zoe Kazan
Sinopsis: Wallace (Radcliffe) y Chantry (Kazan) se conocen en una fiesta mientras leen poesía escrita con imanes de nevera. Pronto surge entre ellos una gran amistad que les permite hablar de todo, películas, enfermedades o regalos de Navidad decepcionantes. El único problema es que Chantry tiene novio formal, y Wallace está locamente enamorado de ella.

Opinión: Vi el primer cartel de esta película en Londres, mientras iba hacia la LonCon, y... todo sea dicho, me llamó la atención ver a Zoe Kazan. Me daba bastante (por no decir completamente) igual que el otro protagonista fuera Radcliffe (sep, Harry Potter). Y es que, desde que vi Ruby Sparks me quedé completamente prendado de la actuación de esta chica. Y... claro, no voy a negar que era un incentivo maravilloso para ver esta película. Pero no encontré tiempo para verla en el cine (¿os podéis creer que todavía no sé cómo es su voz doblada al castellano?) así que hasta ahora no me he parado y he dicho «Me apetece llorar y reír... vamos a ver esa de Zoe Kazan que hacía con el pardillo de Radcliffe». Resultado, he llorado, he reído... pues lo que se está convirtiendo en costumbre con esta chica. No quita para que el esquema narrativo de esta película sea más sencillo que el mecanismo del chupete... pero la actuación tanto de Harry Potter como de Zoe consigue que te enamores de la película.

Y la historia empieza con la pregunta más permanente en tantas series y películas americanas, ¿puede un chico ser amigo de una chica sin querer nada más, tenga ella novio o no? Bueno, realmente empieza con Harry Potter echando de menos a Hedwig en lo alto de Privet Drive... bueno, no, con Radcliffe escuchando un mensaje que le dejó su novia 374 días antes. Exactamente el tiempo que dicen en la película que se ha pasado encerrado en casa. Eso sí, el cabrón besa el santo al encontrarse con una más que encantadora Zoe Kazan que bromea con él y se deja acompañar hasta casa. Ese es el momento en el que le dice que tiene novio y que le gustaría poder tener amigos que lo comprendieran. Él dice que la llamará, pero se comporta como un cerdo y tira su teléfono. Pero la serendipia no está satisfecha y, a la salida del cine, un día cualquiera, vuelven a encontrarse... y empiezan a ser amigos. No, su relación serendípica no alcanza el nivel de Cuando Sally conoció a Harry o Tienes un e-mail (seh... tengo que decir que este estilo de películas tienen un lugar especial en mi corazón). Curiosamente, sé que existe una película llamada Serendipity... pero nunca me ha dado por verla. En fin, volviendo al tema... vemos cómo evoluciona la relación de amistad entre los dos (con Radcliffe siendo un gilipollas cada dos por tres... pero bueno, Zoe nos trae la visión más ingenua, hermosa y divertida...). Y... bueno, no querréis que os lo cuente todo, ¿verdad?

La película en sí se sustenta en que seas capaz de creerte que Zoe no se da cuenta nunca de que Harry Potter está completa, perdida y no-platónicamente enamorado de ella. Cosa que es increíble. Todos y cada uno de los personajes secundarios se empeñan en lanzarles al uno hacia el otro... pero ambos están ocupados manteniéndose con lo que funciona. Quiero decir, hay más de un momento en que es físicamente imposible que Chandry (que así se llama el personaje de Zoe) no se dé cuenta de que Wallace está continuamente pendiente de ella y buscando por todos los medios que haya algo más. Eso sí, hay muchas conversaciones divertidas, muchos momentos extraños... y, en uno de los detalles más maravillosos, vemos la comparación de pronunciaciones de asshole entre el inglés londinense (o británico, que nunca sé cómo considerar a Potter) y el americano. Bueno, es un detalle maravilloso en el que ni siquiera se fijan los protagonistas, pero que un lingüista adora. Por supuesto, hay muchos otros comentarios que buscan ser inteligentemente graciosos (y que suele llevar a cabo Chandry, para qué nos vamos a engañar).

No voy a hacer de menos la actuación de Radcliffe en esta película, la verdad es que es creíble, y sus gestos consiguen transmitir esa sensación de desesperanza mezclada con esperanza, mezclada con terror y deseo... vamos, que hace una actuación muy interesante. Por otro lado, los gestos de Zoe Kazan no son tan absurdamente geniales como en Ruby Sparks, pero mantiene una actuación lo suficientemente buena como para que empatices con ella y quieras durante la mayor parte de la película quitar de enmedio a Radcliffe... bueno, al menos en mi caso. Eso sí, hay más de una sonrisa que se le escapa y más de un gesto precioso en su rostro que, sencillamente, resulta interesantísimo. Sobre todo en los momentos duros, consigue que veas que está dentro del papel. Un final un tanto almibarado, que, sin embargo, es el que se puede esperar en este estilo de películas.

En definitiva, no es tan buena como Ruby Sparks, pero creo que voy a ver otras películas tanto de uno como de la otra. Los secundarios cumplen con su papel bastante bien (sobre todo la hermana de Chandry, que se marca un par de momentazos de conversaciones ridículas con ella). La historia cumple, emociona, y consigue que tengas un buen sabor de boca al final (que es lo mejor que puede pasar con estas películas). La fotografía de las ciudades en las que se desarrolla está muy bien elegida, dando unos contrastes muy interesantes. (Y algunas escenas sencillamente preciosas). No es una película que os vaya a cambiar la vida, pero se deja ver y puede ser perfecta para pasar un rato entretenido.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 7
Actuación: 8
Trama: 8
Presentación: 8
Final: 8

2 comentarios:

  1. No conocía esta película y al verla aquí me ha llamado muchísimo la atención :O La buscaré :) (vale, reconozco que no he leído toda la reseña, sólo el primer párrafo, peeeeero... es que no me gusta leer reseñas antes de ver las pelis XD Si eso ya volveré con un comentario mejor cuando la haya visto ;p).

    ResponderEliminar
  2. Como me gustó la película cuando la vi madre mía.
    Me pasó como a ti, lloré, reí, me mordí las uñas... de todo. Ya me recomendaste Ruby Sparks, así que tendré que verla para probar más cosas de Zoe.
    Que conste que mi incentivo fue contrario que al tuyo, la vi por Daniel Radcliffe XD

    ResponderEliminar