2 de diciembre de 2014

Promesa de sangre

Un dolor desgarrador que convertirá los sentimientos en puro caos.

Título: Promesa de sangre
Título original: Blood Promise
Serie: Vampire Academy IV
Autora: Richelle Mead
Editorial: Alfaguara
ISBN: 9788420401348
Sinopsis: ¿Hasta dónde llegará Rose para mantener su promesa?
La vida de Rose ya nunca será igual. El reciente ataque Strigoi a la Academia St. Vladimir ha devastado el mundo Moroi. Muchos han muerto, otros han sido secuestrados, entre ellos: Dimitri Belikov. Rose tendrá que elegir entre mantener su voto de proteger a Lissa, su mejor amiga y la última princesa Dragomir, o abandonar la academia y buscar a su amado. Pero, llegado el momento...
¿Encontrará el valor necesario para cumplir la promesa que le hizo a Dimitri y...? (por posible spoiler censuro el resto de la pregunta xD).

Opinión: Dolor. Cuánto dolor se percibe en la primera mitad de este libro. Un dolor que, sin embargo, me he negado a creer del todo. No porque estuviera mal construido, sino porque, simplemente, no podía estar pasando. La primera mitad del libro es solo dolor. El dolor de Rose por haber perdido una parte de su alma, y mi dolor por haber perdido una pareja que hacía que esta serie fuera lo que la hacía grande y especial. Debido a eso, la segunda mitad me ha parecido horrible.

En Bendecida por la sombra descubrimos que Dimitri se ha convertido en strigoi y que Rose lo deja todo y a todos por ir tras él para cumplir la promesa de matarlo y liberarlo de esa no vida. Para ello, decide viajar a Rusia, al hogar natal de Dimitri, con la esperanza de encontrarlo allí. No obstante, lo que encuentra es un mundo que no sabía que existía (si hubiera continuado sus estudios habría sabido quiénes son los alquimistas) y a la familia Belikov. Dolor. Como decía antes, ese viaje se resume en esa palabra. Y es un dolor muy bien llevado, conste; yo, por lo menos, he empatizado muy bien con Rose. Sin embargo, en ese momento de duelo, Lissa me molesta. Puedo aceptar que Rose use el vínculo para ver cómo está porque eso puede distraerla un poco y hacerla sentir mejor... Pero es imposible. ¿Cómo va a poder sentirse mejor cuando la ha abandonado? El recurso del vínculo para contarnos dos tramas paralelas no es algo que me haya acabado de convencer ni encajar, en especial porque aquí Lissa no pinta nada ni lo que le pasa resulta relevante.

La primera mitad, aunque no hay apenas acción y todo se resumen en sentimiento puro y duro, me ha gustado más que la segunda. También conocemos a Sydney, la alquimista que ayudará a Rose en su viaje y al encanto de la familia de Dimitri, junto a una pareja moroi y dhampir que son como Rose y Lissa: una usa el Espíritu y el otro está bendecido por la sombra y, por lo tanto, vinculados. Su encuentro hará que descubramos más cosas sobre esos misteriosos poderes y ver de lo que el Espíritu es capaz. También conoceremos a otro personaje que, si bien al principio no parece interesante, al final te obliga a mirarlo dos veces: Abe.

Pero si hay algo que no me estaba convenciendo nada de esta novela es la ausencia de Dimitri. Y no solo por no verlo, sino porque pareciera que su ausencia estaba hecha a propósito para liar a Rose con Adrian, por el que, de repente, empieza a sentir cariño. Me estaba cogiendo un cabreo cuando leí eso entre líneas, que pensaba que no podía ser verdad, que a la autora se le había ido la pinza cargándose a una gran pareja por el mero hecho de cabrear a Tatiana... Y resulta que ya no sé qué pensar. Desde luego, la segunda parte del libro, cuando finalmente Rose encuentra a Dimitri convertido, es un bajón tremendo. Dimitri no existe por ninguna parte, aunque pueda parecer que sí... Pero no. Ni de lejos. Y es estar soportando página tras página la situación de una drogadicta, débil y dependiente que carece por completo de voluntad... Y todo por mantener una esperanza que no sabemos si de verdad será cierta o solo es un relleno para alargar una serie... En ese momento ya esperaba que lo de Adrian fuera de verdad porque no podría ser normal tanto tira y afloja en la trama.

En definitiva, debido a lo mencionado anteriormente, el cabo suelto que nos encontrábamos en Sangre azul, reaparecerá sí o sí en el siguiente, Deuda de Espíritu. ¿Que qué cabo era ese de hace dos libros? Víctor Dashkov (¿En serio han tenido que esperar dos libros para que apareciera de nuevo? ¿No se le ocurría ninguna otra forma de hacerlo volver que enrevesando la trama hasta un punto exasperante?). Y si os estáis preguntando qué pasa con Lissa y con la Academia en general... pues nada en especial, la verdad. Ya he dicho que eso es completamente prescindible. Si Rose se ciñera en su papel de narradora, y no quisiera saberlo todo, como un narrador omnisciente, sería mejor, aunque eso supusiera no ver a los demás personajes (excepto Adrian, con él en sueños habría bastado para recordarnos que existen).

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 7.25
Amor: 7
Estilo: 7.5
Trama: 7
Vampiros: 8

2 comentarios:

  1. Tengo esta saga pendiente de continuarla y aunque le tengo ganas porque me gusta la historia no sé cuando ponerme con el resto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Estoy con el primero y de momento tengo opiniones encontradas...

    Un beso 3

    ResponderEliminar