9 de diciembre de 2014

Alchemist of Souls

Vio el hacedor unas criaturas extrañas en un tiempo extraño.

Título: Alchemist of souls
Autora: Anne Lyle
Editorial: Angry Robot
Dónde comprarlo: Pues en Amazon
Páginas: 518
Saga: Night's Masque I
Sinopsis: Cuando los exploradores del Nuevo Mundo llegaron con noticias de otra raza qeu vivía en aquellas tierras todo cambió. De repente, los skrayling eran un pueblo que, sin seguir las enseñanzas de Cristo tenía poderes mágicos y comerciaba con Inglaterra. Pero, ¿qué querían realmente estas criaturas de la corte isabelina?

Mal Catlyn, un espadachín segundón, es obligado a formar parte de la guardia del embajador. Pero los intentos de asesinato son la menor de sus preocupaciones, pues lo que descubre sobre esta raza pondrá en peligro su vida, su país e incluso su alma. Por no hablar de la alianza de Inglaterra con estas criaturas.

Opinión: Normalmente, me cuesta bastante decir que me ha gustado un libro como este. Se trata de un libro lleno de politiqueo, cosa que no me molesta, de teatro, aunque no tanto como me hubiera gustado, de historia, con referencias inevitables a las guerras de religión del siglo XVI y a la historia de Inglaterra cercana a ese siglo. Además, y solo lo digo como dato accesorio para demostrar la validez de suponerlo dentro de esa vertiente de libros diferentes, se trata de una historia donde hay relaciones homosexuales entre varios personajes (y lo trata con toda la normalidad, por eso me daba cosa ponerlo como si fuera algo tan extraño).

La trama es ciertamente complicada de explicar, así que vayamos parte por parte. Tenemos tres puntos de vista principales: Maliverny Catlyn, Jacob Hendricks y Ned Faulkner. Hay una sorpresa rápida, aunque el nombre del segundo haga intuir que se trata de un hombre, realmente es una mujer disfrazada (no os preocupéis, lo descubrís prácticamente en su primer capítulo) y eso da lugar a situaciones muy interesantes, ya que nos encontramos en un momento de auge del anglicanismo puritano antipapista. Y todo a raíz de los deseos de los ingleses de comerciar con una raza extraña de seres que se han encontrado en lo que sería Norteamérica: los skraylings, con quienes Catlyn ya tuvo algunas experiencias pasadas no del todo buenas. Sin embargo, el embajador de los skraylings pide que él sea su guardaespaldas durante su visita, lo que lleva a Catlyn a encontrarse en una situación muy desagradable, pero irrechazable, ya que todos forman parte de las capas bajas de la sociedad (o, bueno, quizás sería mejor decir que forman parte de esa subsociedad que es la de los artistas, en el caso de los dos últimos, y Catlyn... es un noble desheredado). El caso es que cuando llega el comandante de la guardia de Su Majestad Isabel como que no tiene muchas opciones de quejarse ni de negarse. Además, el embajador, un amante del teatro, va a estar en una exhibición que él juzgará acerca de los méritos de dos compañías de teatro. Y no todo el mundo lo quiere ver vivo... hay una parte de la sociedad, que busca la pureza de los seres humanos, que son los Cazadores, porque como ni aceptan la palabra de Cristo, ni niegan realizar magia... merecen morir. En fin, como veis es un espacio de mucha intriga, ya que, además, también están de por medio los intereses de los españoles y los franceses. Por todo esto, los pobres protagonsitas van de un fregado a otro, sin apenas tiempo para considerar qué es lo que está pasando. Un detalle importante para la trama, sobre todo por las relaciones que esto crea es que Ned Faulkner es gay. Sí, en esa sociedad.

Por tanto, os he dicho que los personajes tienen mucha intriga de por medio, pero es que ellos mismos tienen grandes secretos, que obviamente no os voy a desvelar. Y eso sucede con absolutamente todos los personajes con los que se encuentran. En el momento más inesperado, te encuentras con que un personaje no es quien creías que era y te quedas con la boca abierta. Eso sí, tiene el buen tino de dejar pequeños detalles en cada una d elas interacciones que, si te das cuenta, pueden servirte para descubrir de qué pie cojean... aunque no de manera perfecta. Por otro lado, los secundarios en esta historia son tan rotundos que dan miedo, y pena cuando les pasa algo malo, que, sin llegar a las cotas de muertes de otros libros, en este tambien tendremos nuestros momentos de lágrimas. Cada uno de los personajes que se muestran en el libro consiguen hacerse con un espacio en nuestro corazón y los malvados también son gente que conseguirá que la despreciemos de forma completa por los actos que intentan llevar a cabo. Con esto quiero decir que no hay ningún personaje descuidado, excepto quizá la carne de cañón que son los guardias del embajador. Eso sí, todos consiguen darte el aspeto de ser de ese siglo, no hay ningún comportamiento que se aleje de lo que podemos esperar, ni ningún anacronismo. Quizá, y eso es problema más mío que de la  autora, he notado que sí hace falta tener un pequeño conocimiento de la época para poder disfrutar de una manera completa de todos los detalles.

El estilo del libro es bastante duro de leer en inglés. Quiero decir, no basta con un nivel bajo, ya que, entre que en algunos diálogos se emplean vocablos de la época, que en otros momentos se nota en el narrador un amor por la poética bastante importante y los moemtnos en que hay obras de teatro representadas dentro del mismo libro, no lo recomendaría, en ningún caso, como una lectura ligera en inglés (solo si quieres mejorar realmente en el dominio del idioma a marchas forzadas). Sin embargo, aquellos que se atrevan, descubrirán una prosa centrada en los sentimientos, en el caso, al menos, de Jacob Hendricks y Ned Faulkner, mientras que verán una prosa muy rápida y combativa, al mismo tiempo que intrigante, en el caso de Catlyn. Es decir, las voces están perfectamente diferenciadas y eso hace que sea muy fácil empatizar con cada uno de los personajes. Además, en los momentos más poéticos, descubrirán una autora que realmente es capaz de emplear las técnicas más interesantes del lenguaje para transmitir esa potencia lingüística que deben tener determinadas cosas, como las poesías, aunque sean malas, y las obras de teatro de esa época, aunque sean cortas y torponas.

En definitiva, un libro, primero de una saga sobre Catlyn, que satisface un hueco dentro de la literatura fantástica de tipo mundo alternativo. Y es que pocas obras conozco que traten sobre ese periodo preimperial de Inglaterra y que muestren realmente una cercanía a la historia y la soceidad ed la época de una forma tan completa. No es un manual de historia, pero se nota que la documentación de la autora ha sido exhaustiva.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 9
Magia: 8
Trama: 8
Diversidad: 8
Historia: 7

0 comentarios:

Publicar un comentario