18 de noviembre de 2014

El corazón dormido

Escuchó el hacedor cómo continuaba la historia de Manhattan

Título: El último corazón
Título original: Toxic Heart
Autor: Theo Lawrence
Traductor: Andrea Montero Cusset
Editorial: Montena
Saga: Mystic City II
Páginas: 400
Sinopsis: La guerra entre los místicos rebeldes de las Profundidades y los humanos ricos que habitan las Atalayas está alcanzando cotas de violencia y crueldad insospechadas, y Aria Rose se encuentra justo en el ojo del huracán... Sus decisiones pueden poner fin a la barbarie o hundir definitivamente la ciudad de Nueva York.Perseguida como traidora por su familia, vista con desconfianza por los rebeldes con quienes se ha refugiado, la hija menor del clan de los Rose deberá aprender a adaptarse a su nueva vida mientras intenta poner fin a la guerra más destructiva que se recuerda. Pero sus problemas no solo están fuera. Su relación con su amor verdadero, Hunter Brooks, el líder rebelde, parece haberse enfriado sin razón aparente...

Opinión: La verdad es que con este libro me ha pasado algo muy gracioso. Su primera parte me pareció un ni fu ni fa especial, que estaba bien pero no parecía decir nada al lector. En este caso, parece ser que el autor decidió ser mucho más claro con el mensaje que quería transmitir en esta especie de distopía fantástico-futurista. En ese aspecto me ha gustado bastante más, y me ha parecido más redonda, sin embargo... tengo un serio problema con las relaciones de los personajes de este libro. Son demasiado... no lo sé exactamente, pero no me acaba de convencer del todo el esquema que se monta en mi cabeza.


Pero claro, luego nos encontramos con la protagonista de la saga: Aria Rose y vemos que se trata de una Bella especialmente estereotipada porque no tiene ni la más mínima conciencia de las repercusiones de sus actos. Por no hablar de la seudoconstancia que demuestra hacia su novio, que en esta ocasión se nos presenta como un auténtico gilipollas que no ha entendido el mensaje de su madre y de su abuelo. En serio, Hunter pasa de ser un personaje interesante con un cierto aire misterioso e intenso en el anterior libro a ser un auténtico cabrón durante la mayor parte de este libro. Además, sin motivo. Quiero decir, la mayor parte de las estupideces que hace hubiera bastado que preguntara a cualquiera que no le fuera a decir «eres el hijo de ... y siempre tienes razón» para que darse cuenta de que podía hacerlo de otras maneras menos estúpidas. Pero claro, Aria, supongo que para hacerse acreedora del amor de semejante imbécil, va metiendo la pata a cada paso, ya sea «me voy a dar un paseo cuando todo el mundo me está buscando para matarme» al «me voy a reunir con mi hermano, que quiere matarme y me ha demostrado que se la sopla que haya muertos en la ciudad, que seguro que lo convenzo del error del camino que ha elegido». Ajá. En serio, que solo teníais que utilizar la cabeza para una cosa, porque tampoco es que os estéis comiendo mucho el tarro con cómo se sentirá el otro. En fin, lo más gracioso del libro es que los secundarios tienen algo mucho más sentido que cualquiera de estos dos y Turk, por ejemplo, salva la situación (y el libro) en varias ocasiones.

Ante este desbarajuste, que sean los secundarios los que salven el libro es exactamente lo que no debería pasar, solo deberían ser pilares sobre los que los héroes se apoyan para conseguir una historia decente y bien hilada, lo mejor es que la historia en sí, así como el mensaje que intenta transmitir por todos los medios, es extremadamente interesante (si bien no creo que lo más inteligente sea decir «no nos peleemos o alguien vendrá a quitarnos la tontería a hostias»). Así que... tengo que decir que es una pena. Quizá con unos protagonistas más inteligentes e interesantes y que no sean constantemente estúpidos que den ganas de tirar el libro contra la pared el libro hubiera sido notable. En este caso, nos encontramos ante una oportunidad claramente desperdiciada, una historia y unos personajes secundarios que claman por que alguien cuente su historia y una protagonista tan absolutamente estúpida que dan ganas de estrellarla contra la pared una y otra vez. Aun así, tengo que reconocer que al historia en sí engancha, precisamente por algunos de esos personajes secundarios.

En definitiva, un libro que podría haber estado mucho mejor, pero que es una buena lectura si no hay alguna mejor o que os apetezca más. El sistema de la magia hace aguas por todos lados, las relaciones entre los personajes se parecen a una montaña rusa, los protagonistas son insoportables, pero el libro sabe cómo mantenerte pegado a sus páginas. Eso sí, la de veces que habla Hunter sin estar en la habitación me da que pensar.

Impresión general
Puntuaciones

Trama: 6
Personajes: 5
Estilo: 6
Ambientación: 6
Edición: 6

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada