24 de septiembre de 2014

Time's Up

Descubrió el hacedor un juego de descubrir personajes. 

Título: Time's Up
Clase: Party game (Juego de grupo). Adivinar personajes.
Mecánica del juego: Nos encontramos ante un juego fácil de explicar. Primero, se reparten cartas entre todos los jugadores hasta llegar a cuarenta. Cuarenta entre todos. Es decir, en caso de ser ocho jugadores se reparten cinco a cada uno. ¿Ya hemos entendido cómo se cuentan las cartas? Perfecto. Después, damos dos cartas más a cada jugador. En cada carta hay un nombre que podéis leer y otro que está del revés. Se corresponden con los colores amarillo y azul. Da igual el Time's Up que tengáis, seguirán siendo amarillo y azul (aunque tengan alguna señal que indique cuál es la edición del juego, un racimo de uvas, un color de bolsa, etcétera). Decidid por votación popular de los que estén jugando qué color queréis utilizar. Mi teoría, que no comparte Alexia, es que la amarilla es para valientes y la azul para lo
s torpes. Me gusta la azul, sobre todo en la tercera ronda del juego. Ese nombre puede ser, dependiendo de la edición un personaje famoso, como Isaac Asimov o Perico el de los Palotes, una canción, un libro, un animal... Lo que sea. Azul, amarillo y morado (los llamados Celebrity 1, 2 y 3, aunque antes eran conocidos por sus colores) son personajes. Family (el verde) es «infantil» y Academy (el negro) es «obras de arte y artistas». En Francia hay un Family 2 (naranjita), un Academy 2 (gris), un «Lo mejor de Time's Up»,  un Time's Up Party, y una ampliación con personajes de 2012 (rojo y negro, por lo que parece).

Una vez se reparten las cartas iniciales, se repartirán dos más a cada jugador. Si queréis podéis repartir más, el caso es que os deshagáis de tantas como os den, de manera que al final se reúna un mazo de cuarenta y una cartas. Ahora, si estáis divididos por parejas, enhorabuena. Si sois impares... mirad a vuestra derecha y a vuestra izquierda, ellos serán los jugadores de los que dependerá vuestra puntuación. También existe la posibilidad, a partir de nueve jugadores, de jugar con equipos de tres personas. Personalmente, me parece una mala idea, porque uno de los puntos más importantes es la capacidad para culpar al otro  para sentir que dependes de la otra persona y con tres eso queda muy diluido. Es como las partidas de Trivial en grandes equipos... siempre hay uno sobre el que recae la responsabilidad de la última respuesta. Bien, ¿ya estáis divididos y tenéis un mazo de cuarenta cartas? Revisad que tengáis un buen cronómetro, a ser posible con un sonido final estridente. ¿Lo tenéis localizado? Muy bien. Empecemos por la primera ronda.

En la primera ronda tenéis que decir todo lo que sepáis de los distintos personajes que os toque. Y con todo me refiero a todo excepto referencias al nombre o al apellido. Aunque siempre se hacen trampas respecto a esto, se supone que no debéis hablar en ningún momento de nada que tenga que ver con lo que tenéis que hablar. Así, si os toca «Bobby Fisher», decir que tiene apellido de pescador es una trampa muy clara. Por cierto, tened mucho cuidado, al menos en las primeras ediciones hay varias tarjetas con erratas y teóricamente no deberíais aceptar nada que no fueran las palabras que haya en la tarjeta. (Ahora, que si no aceptáis Conan el Bárbaro por Bárbaro el Conan mereceréis que os crucifiquen mientras escucháis en bucle a las Supremas de Móstoles). En esta ronda no se puede pasar de tarjeta si no se acierta. Tenéis treinta segundos para acertar tantos como podáis. O para que vuestro compañero los acierte. Cuando pasan los treinta segundos, la baraja pasa a la siguiente pareja. Al final de la ronda (cuando se acaban las cartas) se suman los aciertos del compañero con los propios y esa es vuestra puntuación de la ronda. ¿A que no os lo esperabais? Cuando seáis cinco o siete jugadores la forma de pasar la baraja es muy sencilla. Aquel que está dando pistas se las da al de su izquierda, cuando terminan los treinta segundos la baraja pasa al que está a la izquierda del que está respondiendo. De esa manera, la baraja siempre se salta a un jugador (Al ser impares, acaba haciendo toda la ronda, haced la prueba si no me creéis).

La segunda ronda es aún más sencilla: una sola palabra para definir exactamente al personaje. Aquí sí podéis pasar, como diferencia con la anterior, y se mantienen las mismas cuarenta cartas (por si acaso hay alguna duda al respecto). Objetivo: atinar las máximas posibles. La tercera ronda es divertida para muchos, aunque yo la aborrezco: se hace mímica sin poder realizar ningún sonido más allá de onomatopeyas. La cuarta ronda, opcional, es con el formato estatua. Es decir, la persona que está diciendo tiene cinco segundos para pensar y después tiene que quedarse parado en una postura que permita a su compañero adivinar la frase o el nombre en cuestión. Esta no es difícil, es sencillamente imposible.

Se suman las puntuaciones de todas las rondas y ya tenéis a la pareja ganadora. Agasajadlos y odiadlos por su capacidad comunicativa.

Opinión: La verdad es que mi relación con este juego ha ido mejorando con el paso del tiempo, a lo que sin duda ha ayudado que sea el juego favorito (o al menos uno de los juegos favoritos) de Alexia. En cuanto hay suficiente gente para ello, ella habla de sacarlo y, claro, es un juego divertido así que se le hace caso. Considero que muchas veces dependes demasiado de con quién te toque y puede llegar a desesperar un rato, pero siempre es divertido incluso cuando no puedes conseguir ningún punto con tu pareja. A veces, precisamente esa situación puede hacerlo aún más divertido. Es un juego que se basa en la cultura general, aunque muchas veces no es tan general y hay casos en el morado en que directamente es una cultura geek (y en otros es una incultura popular, como Belén Esteban) pero, proporcionalmente, la mayoría de los personajes son fácilmente reconocibles.Estoy deseando probar el negro, ya que al ser de  obras de arte, me entran muchas dudas de cómo representaremos distintas cosas. Por ejemplo, he visto que hay óperas, como La flauta mágica, o autores, o películas... En definitiva, que puede ser muy entretenido jugarlo. A ver cuántos conozco antes de empezar (y cuantos descubro con este juego).

Personalmente, me gusta más con la dinámica de cinco o siete jugadores, pero no se puede dudar que a más jugadores, más diversión. Precisamente por oír las definiciones de algunos de los distintos personajes. (Todavía recuerdo ese Peter Bic como Spiderman). Por otro lado, a veces se puede armar mucho barullo, lo que hace que no sea un buen juego si hay que estar en silencio (o relativamente en silencio). Otro de los detalles que me encantan de este juego es que se puede «customizar», simplemente creando nuevas tarjetas. De hecho, nosotros tenemos una edición propia con personajes de la literatura juvenil. La mayoría de la gente no los conoce a todos, y siempre es divertido ver las caras que se quedan al encontrarse con alguno completamente desconocido.

En definitiva, si todavía no habéis probado este juego, no sé a qué estáis esperando realmente. Uno de los juegos más divertidos para grandes grupos que he probado nunca.


Impresión general
Puntuaciones
Sencillez: 9
Diversión: 10
Mecánica: 7
Coste: 8
Tiempo: 8

4 comentarios:

  1. Le tengo ganas, nosotros al no tener el juego creamos unas 50 tarjetas de papel con un nombre distinto por las dos caras y hacemos más o menos lo mismo pero más modesto y más cutre xDD.

    ResponderEliminar
  2. Me suena que jugué si no a este a uno parecido de pequeña y dios, que bien nos lo pasábamos jugando en familia (la mayoría eran torpones torpones). Ahora solo consigo que jueguen conmigo al Trivial de Disney (en los años que llevamos jugando todavía no me han ganado XD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencido de que Alexia te ganaría. No veas, cuando lo jugamos nosotros, nos demostró que está hecha una máquina xD

      Eliminar
  3. Divertidísimo, me encanta este juego!! además no es nada de caro y si tienes los personajes de las tarjetas muy vistos puedes hacerlas tú de nuevo.
    Un momentazo que pase con mis compañeros de clase fue cuando a uno le tocó Yoko Ono y en la primera ronda lo único que se le ocurría decirle a su pareja para que lo adivinara era "Número ocho, número ocho, número ocho..." imitándola en el capitulo que sale en los simpsons XD.

    ResponderEliminar