12 de agosto de 2014

La sacerdotisa blanca

Escuchó el hacedor hablar de una tierra donde los dioses eran reales.

Título: La sacerdotisa blanca
Título original: Priestess of the White
Saga: La era de los cinco dioses
Autora: Trudi Canavan
Traductor: Carlos Abreu Fetter
Editorial: Fantascy
Páginas: 686
Sinopsis: Cuando Auraya fue elegida sacerdotisa, nunca imaginó que apenas una década después se convertiría en una de los Blancos, los representantes más poderosos de los dioses.Desgraciadamente, Auraya goza de poco tiempo para acostumbrarse a los excepcionales poderes mágicos que le otorgan esas divinidades. Unos misteriosos hechiceros vestidos de negro han llegado desde el sur y acosan a los suyos; corren rumores de que se está levantando un ejército para desafiar a los Blancos. Auraya y sus nuevos compañeros tendrán que trabajar incansablemente para sellar alianzas y para unir los pueblos del continente del norte bajo un mismo estandarte.
Se avecinan tiempos de guerra, y si Auraya no logra dominar sus nuevas dotes mágicas a tiempo, ni el apoyo de los dioses será suficiente para salvarlos

Opinión: Vuelvo a traeros otro libro de Trudi Canavan. Como sabréis si seguís el blog, soy bastante fan de la forma tan clásica y bonita que tiene esta autora de presentarnos nuevos universos de fantasía. Así, El gremio de los magos, y sus continuaciones en el mismo mundo, me parece una de las grandes sagas de la fantasía actual. Cuando escuché que tenía una nueva trilogía y vi que Fantascy la iba a traer a España, me alegré muchísimo, porque sabía que esta autora no me decepcionaría. Y no lo ha hecho, si bien en este caso la crítica hacia el sistema religioso de verdad o mentira es bastante más fuerte de lo que era la crítica a la sociedad estratificada según el dinero. En este caso, nos encontramos con la historia de Auraya, una joven con un destino inusual en un mundo que lleva un siglo sin presenciar una guerra, desde la llamada Guerra de los Dioses.



La trama empieza con una Auraya joven sorprendiendo a todos con su inteligencia y su conocimiento de la gente. Después nos encontraremos más de diez años después, cuando los Dioses de esa tierra la conviertan en una de los cinco Elegidos, que, apropiadamente, llevan túnicas blancas y se hacen llamar los Blancos. Poco a poco, iremos conociendo el tejido social de ese sitio, con unos paganos a quienes está prohibido pedir ayuda pero a los que se acepta debido a sus conocimientos médicos. Conoceremos a una de los Indómitos, personas inmortales sobre las que apenas se habla en el libro y que, seguro, ocultan los suficientes secretos para hacer interesante la trilogía. Conoceremos a una secta que, como los Blancos, arguyen que sus dioses son los únicos reales. Conoceremos también a unos seres humanos voladores debido a que una de las diosas decidió que la belleza era importante, y los alejó de la humanidad confiriéndoles la habilidad de volar. También hizo una especie submarina. En sí, esta novela nos va a introducir todos los puntos de este universo, incluyendo su particularísima forma de magia y criaturas. La trama os tendrá completamente capturados durante cada una de sus páginas.

Si algo tiene esta trama, además de todo lo que he dicho anteriormente, es una historia de amor interesante, sobre la que no voy a hablar demasiado, y un estilo de educación especial, así como algunas habilidades realmente interesantes. Quizá peca de ir bastante rápido en algunos momentos, precisamente cuando no te está dejando ver detalles de las sociedades, pero Trudi Canavan consigue, como en sus anteriores sagas, que veamos esos detalles de la sociedad como algo importante porque nos da una explicación muy clara acerca de lo que podemos esperar de cada uno de los personajes. Además, prepara claramente hilos de los que tirar pero al mismo tiempo consigue cerrar bastante la historia principal de esta novela. Quizá eso es lo más sorprendente, no veo una necesidad intrínseca de seguir leyendo la trilogía, no hay cliffhanger sino un hilo muy ligero para que el lector sienta que una historia ha terminado pero aún le queda mucho por aprender de este universo. Con esto, en mi opinión, se convierte en el mejor libro para catar el estilo de la autora, puesto que permite que acabes el libro y no te sientas defraudado ni obligado a continuar con la saga.

Uno de mis mayores temores, después de Sonea y el resto de personajes del Gremio, provenía de ser la primera novela que no estuviera en Imardin de la autora. No tenía del todo claro si sería capaz de proveer al lector con otros personajes que tuvieran la misma fuerza que todo el elenco de ese mundo. Por suerte, ya desde el principio del libro, Auraya se convierte en un personaje fuerte, con personalidad, deseos e inseguridades pero que no tiene miedo de actuar en el mundo. Me ha resultado muy diferente, en un buen sentido, a Sonea lo que hace que admire aún más a esta autora. Está dando a la literatura fantástica unos protagonistas femeninos que demuestran, claramente, que no es necesario ser un machote para protagonizar una novela de fantasía. Es una ruptura interesante, ya que he oído a mucha gente pedir protagonistas femeninos fuertes, y que no necesiten de contraparte masculina, en novelas de fantasía «maduras» así como la aparición de otras orientaciones sexuales. Si bien en esta novela no encontramos eso último, no me extrañaría que a lo largo de la saga apareciera, ya que la autora ya introdujo personajes con otras orientaciones en Imardin. Del resto de personajes de esta novela, hay varios que rápidamente se sitúan entre los mejores personajes que he leído. El primero Leiard, un tejedor de sueños con tantos secretos que asombra por completo en cada una de sus apariciones. También están los dos personajes en quienes se fija a veces la cámara: Tryss, el siyí, que nos deja ver cómo ha evolucionado la sociedad después de recibir alas, y Emerahl, una vieja bruja que estuvo involucrada en los sucesos del apsado y a quien algo inesperado la hará salir del ostracismo. Grandes personajes que nos mostrarán perspectivas de la sociedad que Leiard y Auraya no conocen.

En cuanto al estilo, poco puedo decir que no dijera ya en los libros de Imardin. Quizá he echado de menos una evolución más clara de la autora en sus libros, aunque al mismo tiempo me diera miedo no reconocerla en las imágenes y palabras. La traducción me parece absolutamente impresionante, con una fluidez en castellano interesantísima, y con una elección de términos para los momentos en que se habla desde una posición social baja divertidos. No puedo negar que esta autora me tiene completamente ganado, así que, por mí, que siga escribiendo así en todo momento. Quizá en su duodécimo libro pudiera cansarme, pero lo dudo mucho. La velocidad, lo clara que es la expresión de los sentimientos y de las acciones y la forma en que transmite toda una sociedad,a veces, con unas simples líneas, me llevan a pensar que tengo Trudi Canavan para rato.

En definitiva, si os gusta la fantasía clásica con, en principio, una separación de buenos y malos clara, aunque luego se demuestre que, quizá, esa barrera es arbitraria, este es vuestro libro. Si os gusta la fantasía que se atreve a emplear los cimientos del género para avanzar en algunos de sus postulados, este es vuestro libro. Si os enamorasteis de Sonea y Akkarin, este es vuestro libro. En definitiva, si os gusta Trudi Canavan o la fantasía, este es vuestro libro para el verano.

Impresión general
Puntuaciones
Sentimiento: 9
Estilo: 9
Personajes:9
Fantasía: 9
Trama: 9

0 comentarios:

Publicar un comentario