5 de julio de 2014

Supervivientes

Escuchó el hacedor el último viaje de los jóvenes que habían salido de la isla.

Título: Supervivientes
Título original: The worlds we make
Autora: Megan Crewe
Traductor: Carlos Andreu
Editorial: Roca Editorial
Saga: El mundo en ruinas III (y final)
Páginas: 281
Sinopsis: Cuando Kaelyn y sus amigos llegan a Toronto con la vacuna del virus que ha aniquilado a gran parte de la población, piensan que su viaje ha concluido. Sin embargo, la suerte los elude una vez más: un peligroso grupo de supervivientes los persigue para robarles la cura cueste lo que cueste. Obligados a volver a la carretera, Kaelyn redobla sus esfuerzos para encontrar un refugio seguro. Pero cuando el resto de su grupo empieza a desanimarse, las posibilidades de alcanzar el éxito comienzan a flaquear. Kaelyn está decidida a seguir adelante pero ¿estará dispuesta a entregar todo para seguir con vida?

Opinión: Y terminamos otra trilogía posapocalíptica. La verdad es que el final me ha dejado un sabor agradable en la boca, mientras que el inicio de esta tercera parte es extremadamente agrio. Quizá por esa forma tan drástica que tiene su comienzo, luego sorprende la sinceridad y la tranquilidad con la que avanza la trama a lo largo de la novela. un gran final para la trilogía de el mundo en ruinas, compuesta por Aislados y Virus. Pero analicemos qué es lo que hace de esta novela un buen final.

Lo primero que llama la atención es el nuevo cambio de roster en el grupo protagonista y el poco problema que tiene la autora con ello. Si bien mantiene medioviva la influencia de los miembros del grupo que van desapareciendo, en realidad no acaba de mantenerlo, pues nuestros protagonistas tampoco tienen mucho tiempo para pensar en ellos. Por lo general, me quejaría de ese dejar tirados a los personajes y que ya no vuelvan a aparecer en los pensamientos de los personajes, sobre todo después de que digan lo importantes que son para ellos... pero se entiende en al situación que nos plantea la autora. Por otro lado, me encanta la forma en que se relacionan todos los personajes, tan inocentes a pesar de las dificultades con las que se encuentran. Sencillamente impresionante. Quizá por eso me recordaba tanto la novela a una película juvenil de estas oscuras que a veces surgen. Quizá una de desastres con una trama adolescente al estilo de El día de mañana. No se puede decir que las soluciones y los problemas con los que se encuentran sean especialmente extraños ni originales, pero funcionan porque los personajes están bien tratados y puedes comprender sus reacciones a cada cosa que sucede.

Y es que si algo suele suceder con las trilogías es que le coges cariño a los personajes, si bien en esta se centran mucho en conseguir que solo cojas cariño a Kaelyn y a nadie más, es casi imposible no sentir algo por Gav, Leo, Justin, Meredith y el resto de personajes. Si bien tengo que decir que los antagonistas me parecen muy mal tratados, tanto Michael como la doctora no acaban de cuajar como personajes realmente interesantes. Está claro que el interés de la autora era contar exactamente lo que le pasaba a Kaelyn y sus sentimientos y no tanto ponerla en una situación realmente complicada. O, mejor dicho, que la situación complicada saque todos los conflictos que, en situaciones más normales se quedarían ocultos por las distintas capas de cortesía y aceptación social que se nos aplican en la convivencia. Se trata de un libro que busca desnudar qué es lo humano en los personajes y lo consigue de formas distintas a las habituales. Aunque el resultado sea relativamente extraño, porque las últimas reacciones parecen algo forzadas para conseguir transmitir el mensaje de la autora y no basándose en las actitudes de los personajes.

Todo el estilo está al servicio de este contar la historia, con descripciones someras, para que no dificulten la lectura, con personajes que actúan rápido y que no dejan tiempo para centrarse en cómo se desarrolla cada acción ni en las consecuencias que tiene sino que siempre trata de acelerarse al máximo ritmo posible. Con esto no estoy diciendo que sea un estilo pobre, ni nada por el estilo, sino que busca adecuarse completamente en esta tercera entrega a la urgencia que sienten los personajes  a la forma en que se sienten perseguidos. Un tema muy interesante acerca del estilo es la forma en que los diálogos resultan completamente convincentes. Esto es muy de agradecer porque consiguen que los personajes que no son Kaelyn tengan una posibilidad digna de defender sus puntos de vista.

En definitiva, una trilogía posapocalíptica que funcionará perfectamente como introducción a la forma más «dura» de la ciencia ficción, aunque no sea una novela genial en sí misma, si os gusta el estilo puede llevaros a conocer algunas sagas muy interesantes. No es la mejor opción si estáis buscando una distopía al estilo actual, pero sin duda un libro muy a tener en cuenta si os gustan las películas de desastres, las novelas con personajes claros o las novelas dramáticas. Y es que la frontera entre realismo y ciencia ficción es muy fina en este caso.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 8
Personajes: 6
Amor: 6
Estilo: 7
Dureza: 7

1 comentario:

  1. La verdad es que no llama excesivamente mi atención aunque tu crítica hacia el libro es muy buena para ser la conclusión de una trilogía. Gracias por tu reseña, que se nota que te la has trabajado mucho, siendo objetiva.

    Besos desde Neverland

    http://pippersdollhouse.blogspot.com/

    ResponderEliminar