15 de julio de 2014

Robocop

Escuchó el hacedor la nueva historia del hombre máquina

Título: Robocop (2014)
Director: José Padilha
Actores: Joel Kinnaman, Gary Oldman, Michael Keaton, Abbie Cornish, Samuel L. Jackson,Jackie Earle Haley, Michael K. Williams, Jay Baruchel, Jennifer Ehle, Marianne Jean-Baptiste, Aimee Garcia, Douglas Urbanski, John Paul Ruttan, Zach Grenier, Maura Grierson
Sinopsis: Año 2028, la compañía multinacional OmniCorp domina la tecnología robótica. Sus robots han ganado todo tipo de guerras fuera de los Estados Unidos y ahora quieren probarlos dentro del país. Por su parte, Alex Murphy es un policía de Detroit que se esfuerza por acabar con la ola de crímenes que arrasa la ciudad. Cuando Alex resulta gravemente herido en acto de servicio, OmniCorp utiliza sus conocimientos de ciencia robótica para salvarlo y, además, dotarlo de extraordinarios poderes, que lo obligarán a enfrentarse a problemas fuera de lo común.

Opinión: Esto va a resultar extraño porque, por primera vez en mucho tiempo, voy a hacer una reseña de una película de acción basada en un clásico de los 80 como es Robocop, y no me voy a sentir insultado por el resultado. Y no es exactamente que la película sea buena, sino que ofrece casi lo que uno espera de este estilo de película. No me entendáis mal, no es una buena película, pero ofrece exactamente lo que uno espera cuando va a verla.

El comienzo de la historia es bastante reconocible: Policía íntegro al que unos mafiosos destrozan el cuerpo con una bomba se convierte en el nuevo ciborg a manos de una megacorporación, después lucha contra el crimen hasta que descubre que la megacorporación es tan malvada como los propios mafiosos. Momento en el que se dirige a luchar contra ellos, teniendo que superar su propia programación para hacerlo. Nada nuevo bajo el sol dentro de la idea que es Robocop. Y, sin embargo, la actuación de los personajes que van apareciendo se convierte en una crítica feroz hacia todos los estamentos de la sociedad norteamericana —y podríamos llegar a decir todos los estamentos de toda sociedad—. Para empezar, tenemos a los policías corruptos, que son la escoria de la comisaría y tienen tratos con unos mafiosos que realmente dan miedo. Tenemos al locutor de un programa de televisión al que la Megacorporación domina y le hace decir lo que necesita para vender sus armas. Básicamente, un Intereconomía cualquiera —claro, que Samuel L. Jackson sabe venderlo infinitamente mejor que esos «periodistas»—. Tenemos a la propia Megacorporación, cuyo único interés es vender, sin tener en cuenta emociones, necesidades ni nada por el estilo. Y si se llevan por delante a alguien, qué más da. Eso sí, esta megacorporación es malvada en el momento en que para recortar costes no tienen en cuenta la vida de Robocop. También ahí hay varios actores que se hacen odiar y querer.

Y es que si por algo destaca esta película no es por su trama, ni por la acción que nos presenta, sino por cómo salvan el día los distintas actores. No nos engañemos, es un trabajo enorme de Samuel L. Jackson, de Gary Oldman, incluso de Michael Keaton, que consiguen que los actores principales menos conocidos hagan un trabajo pasable. Realmente, te pasas todo el rato esperando esos otros momentos, porque la acción es tan olvidable, la dicotomía máquina-humano está tan basada en el doctor que inventa la técnica, incluso la relación con el hijo resulta extremadamente falsa. Pero las actuaciones de esos tres... cada vez que aparecen consiguen que te creas la película. Que realmente te preocupen las implicaciones éticas, la empresa, incluso la credibilidad del presentador. Y eso hace que sea una película entretenida, todas las subtramas consiguen eclipsar la trama de Robocop. ¿Es eso realmente malo? Bueno... no es lo mejor que podía pasar, desde luego. Ahora bien... ¿qué os esperabais? Por lo menos no es un descalabro.

En definitiva, si tenéis una tarde libre, no es una mala película en la que gastarla. No va a cambiar vuestra perspectiva, ni va a hacer que os sintáis especialmente bien, ni os va a hacer olvidar las clásicas, aunque hay un guiño interesante tanto en mitad como al final de la película. Pero os va a entretener y vais a poder observar lo que pasa en una película cuando los secundarios son infinitamente mejores actores que los principales.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 6
Personajes: 9
Acción: 6
Estilo: 8
Filosofía: 6

0 comentarios:

Publicar un comentario