21 de julio de 2014

Her

Escuchó el hacedor hablar de una historia de amor como pocas.

Título: Her
Director: Spike Jonze
Actores: Joaquin Phoenix, Scarlett Johansson, Amy Adams, Rooney Mara, Olivia Wilde, Chris Pratt, Sam Jaeger, Portia Doubleday, Katherine Boecher, Alia Janine, Matt Letscher
Sinopsis: En un futuro cercano, Theodore, un hombre solitario a punto de divorciarse que trabaja en una empresa como escritor de cartas para terceras personas, compra un día un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial, diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. Para su sorpresa, se crea una relación romántica entre él y Samantha, la voz femenina de ese sistema operativo.

Opinión: Parece que no puedo evitarlo, me encuentro con películas como esta o Ruby Sparks y sencillamente me enamoro de ellas. Es más que una película romántica, más que una de ciencia ficción, es una de esas películas que se te clavan en el corazón y dejan parte de él dolorido pero con la capacidad de crecer un poquito más de como era antes de herirlo. Y eso que, por la publicidad que había conseguido y por la forma en que parecía que iba a expresar su mensaje, empecé con muchos, pero muchos, prejuicios contra ella, para que se encargase de eliminarlos a paletadas.

Y es que claro, puede parecer que un tipo que se enamora de su inteligencia artificial es extraño, aunque tenga la inigualable voz de Scarlett Johansson. Aunque si recordamos a Ruby, muchas veces tenemos que encontrar con algo que sale de nosotros, porque él da algunas pistas de la personalidad que necesita en la inteligencia artificial, para ver cómo queremos crecer. Y sí, vuelve a ser una película que se centra en el crecimiento de los dos personajes, la inteligencia artificial y el hombre. Casualmente, y digo casualmente porque probablemente hubiera funcionado con cualquier otro tipo de personaje, se trata de un escritor. Un escritor «vendido» porque solo hace textos por encargo, pero escritor al fin y al cabo. No quiero decir mucho más sobre la trama, para no estropearos ninguna de las sorpresas. El hombre tiene unos amigos que lo conocen desde hace mucho tiempo y está a punto de divorciarse, solo le queda firmar los papeles, y una de las cosas que hace la pelicula es mostrarnos esas relaciones en imágenes fugaces, que, sin embargo, nos permiten tener una perspectiva clara de las mismas.

Quizá algo que la trama capta muy bien es el formato de crecimiento humano y la forma en que, aunque la inteligencia artificial no lo sea, cuesta mucho desprenderse de aquello que conocemos. Por supuesto, hay escenas tiernas, duras, románticas, perturbadoras pero, sobre todo eso, hay unas emociones tan poderosas que se clavan en el corazón del espectador. Porque puedes identificarte tanto con la inteligencia artificial como con el hombre. Porque una relación es una relación, aunque esta se dirija al transhumanismo. Y hay tantos momentos a lo largo de la película donde directamente te hablan al corazón e intentan hacerte ver que todo lo que crees y todo lo que ves no es más que el miedo, el miedo a estar solo, a ser demasiado diferente, a que el otro no te acepte. Sencillamente maravilloso cómo te va enganchando a cada paso como si no pudieses evitarlo. Y lo mejor, eso es solo la parte más superficial de la película. Si alguien no alcanza a ver esa visión tan interesante de las relaciones, probablemente la siguiente parte de la reseña directamente le parezca una fumada. Pero... bueno, para eso estamos, para compartir algunas de las cosas que me ha hecho pensar y sentir la película.

Y es que es un canto al transhumanismo al estilo de Tras la caída de la noche de Arthur C. Clarke, con cierto tono de Jane de Ender el Xenocida, e incluso una pequeña inclusión de las simulaciones vitales que aparecen en la trilogía de El temor de la Fundación, la continuación que hicieron tres grandes de la ciencia ficción de la saga asimoviana por excelencia. Pero hay más cosas, esos detalles que va dejando caer Jane acerca del mundo de la información y la interacción en múltiples conversaciones nos llevan a pensar en muchos ordenadores de distintas obras de la ciencia ficción. Y por todos estos detalles, conforme iba avanzando la historia, me enamoraba más y más de toda esa ciencia ficción que te dice cosas sin tirártelas a la cara. Por ejemplo, el momento en que Ender desconecta a Jane y con ello la deja sola en el universo, tiene su momento en esta película. Y es uno de los motivos que la hacen especial. Supongo que hay muchas más cosas que podría decir, acerca de cómo la verdadera realidad es la información y no el cuerpo, no como en Matrix sino como en 2001, donde la energía no es más que información. Por no hablar del momento de la comunicación posverbal, pues las palabras no son capaces de expresar, y nunca lo harán a la perfección, todos los sentimientos ni toda las sensaciones que tenemos. Porque la palabra 'amor' tiene tantas acepciones como personas, y en esta película vemos, al menos, cuatro tipos de amor. Donde solo dos son para siempre.

En definitiva, no es una película que vaya a ser aceptada por todos, ni que todos vayan a comprender del todo. Se puede, incluso, hacer algo lenta en algunos momentos por los planos cercanos que emplea del protagonista, así como por la forma en que la cámara se mantiene siempre con el mismo foco, o casi siempre. Pero si ponéis vuestro corazón a su disposición y os dejáis tocar por las frases y por la voz de los protagonistas, caeréis irremediablemente rendidos ante una de las mejores obras de cine del último año. Y sí, es ciencia ficción, y es intimista, no hay ningún problema en que ambos esquemas se combinen. Además, la cámara juega perfectamente para que os enamoréis de las miradas de los actores y de su expresividad.


Impresión general
Puntuaciones
Especial
Trama: 10
Personajes: 10
Amor: 10
Estilo: 10
Sociedad: 10

4 comentarios:

  1. Yo la vi sus expectativas y me dejo alucinada. Es increíble, tierna y por momentos dura. te deja reflexionando tantísimas cosas. Pasé oyendo a todas horas The moon song por semanas.
    Creo que tenemos un gusto similar con las películas, me quedo esperando las próximas reseñas, porque Ruby Sparks también me enamoró.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que coincidamos en estas ^_^

      Eliminar
  2. Por tercera vez he tenido que poner el lwekjrbkjlew comentario. Que se resume en en: ya solo por la fotografía merece la pena, alguna broma sobre los 641 (tú ya me entiendes y que habrá que seguir la carrera de este hombre y más si se mete en género

    ResponderEliminar
  3. La vi hace tiempo en el cine y sin duda es una película que posiblemente acabe convertida en película de culto pues es demasiado especial para ser olvidada.

    ResponderEliminar