11 de julio de 2014

Fulminada

Escuchó el hacedor el llanto de una chica que adoraba los relámpagos y no le permitieron estar en el centro de la tormenta.


Título: Fulminada
Título original: Struck
Autora: Jennifer Bosworth
Traductora: Noemí Risco Mateo
Páginas: 419
Sinopsis: «Me llamo Mia Price y soy adicta a los rayos».
Estadísticamente, la probabilidad de que te caiga un rayo es de uno entre más de medio millón. Pero a sus diecisiete años, Mia es la excepción a la norma: las tormentas siempre parecen perseguirla. Tras un trágico accidente, su familia se traslada a California, el lugar más soleado de los Estados Unidos. Un año después, un terremoto sacude Los Ángeles y sólo una enorme torre se salva de convertirse en escombros. Entonces el caos se apodera de la ciudad: hay un mercado negro de medicamentos y la gente empieza a seguir con fervor a un fascinante profeta que anunció el terremoto.
Y entretanto, Mia tiene extraños sueños protagonizados por una torre, un chico y el fin del mundo.

Opinión: En esta novela, que es una novela urban fantasy extraña, pero urban fantasy al fin y al cabo, nos encontramos una ciudad de Los Ángeles completamente destruida. No esperéis una sociedad muy desarrollada, ni siquiera esperéis grandes diferencias con el mundo actual, se trata simplemente de establecer una diferencia en las reglas del mundo y ver qué sucede. Una novela de aventuras con un componente romántico interesante, sencilla y llanamente.

Entre los personajes destacan tres grupos: los buscadores, los seguidores y la familia de Mia, la protagonista. Los buscadores hunden sus raíces hasta una gitana que tuvo una visión y creo una sociedad secreta, algunos de ellos tienen grandes poderes. Los seguidores surgen a la sombra del Profeta, un hombre que fue capaz de predecir el terremoto porque Dios le dijo que sucedería. Y también le dijo que solo quedaban tres días para la Gran Tormenta que limpiaría la Tierra de la inmundicia humana. Finalmente está la familia de Mia, afectada por el gran terremoto, pues la madre se pasó dos días sin comer ni beber —aunque juraría que eso es imposible, siempre hay gente especial y tal— y desde entonces ha estado en un estado semicatatónico, viendo el programa del Profeta. Entre los buscadores nos encontraremos con dos personajes importantes: Katrina, una mentirosa compulsiva cuyo único objetivo es que Mia se una a los buscadores, porque es la Elegida, la Chica de la Torre, la que siempre saca la Torre en una baraja de cartas; y el señor Kale, el profesor que peor le cae a Mia por lo duro que es —¡exige que te leas los libros en clase de literatura, cómo osa!—, que es el personaje «semiguía» de la protagonista. Tiene la capacidad de comunicarse mentalmente —y de obligar a la gente a hacer lo que él quiera... pero no utiliza esa parte—.

Entre los seguidores hay tres que llaman especialmente la atención: Rachel, una zorra del instituto que se ha reconvertido en virginal líder y violenta acólita —para que te fíes de ellos—; Iris, una de las apóstoles del Profeta, cree firmemente en su superioridad moral y es capaz de atacar a cualquiera que se atreva a negarlo —y un tanto suicida, al entrar en una fiesta a la que van solo sus rivales y decidir que es el momento de intentar convencerlos de la mala elección de vida que han hecho—; y el propio Profeta, un teleevangelista con megalomanía que se instituye rápidamente como un auténtico desgraciado y oportunista —que encima se empeña en creer solo en el Dios vengador del Antiguo Testamento, como nos muestra en la novela un mendigo al decir que Jesús se juntaba con prostitutas y tal (interesante el detalle de mostrar que es mundo real de esa manera)—. Finalmente la familia de Mia se compone de tres personas y un añadido: la madre, que ya he dicho que pasa la mayor parte del libro drogada hasta las cejas para librarse del síndrome postraumático —bueno, no exactamente... pero la idea es la misma—, el hermano —un tío que busca hacer lo correcto siempre aunque implique enfrentarse a matones que le sacan tres cabezas— y Mia, nuestra protagonista, una chica con un gran secreto que tiene que ver con los rayos y la forma en que los atrae incluso con el cielo despejado —una protagonista que se pasa tres cuartas partes del libro buscando no verse involucrada, pero que al final no tiene más remedio—. El añadido es Jeremy, un personaje al que conocemos de una forma especial y que se convierte en el interés romántico de la protagonista, pero que tiene muchos, pero muchos secretos.

Con estos personajes, la trama es bastante obvia: Mia intenta evitar que ocurra lo peor, que le cuenta Jeremy que ha visto en una visión y que comparte con ella, y por más que lo intenta acaba acercándolo cada vez más. Como si el destino no se pudiera evitar y tal, pero tiene la posibilidad de hacer pequeños cambios en el resultado de cada visión hasta conseguir que todos los buenos se salven y los malos acaben carbonizados. Entre medias, muchas quejas hacia Jeremy, para luego intentar liarse con él a la mínima, Katrina mintiendo para intentar convencerla —cuando se nota a la legua que no se va a unir pero va a acabar haciendo lo que necesitan de ella— y los seguidores siendo como todos los fanáticos religiosos: insoportablemente puritanos y tendentes a una violencia sin más motivo que la diferencia de creencias. No me entendáis mal, me ha costado entrar en la trama y no tengo muy claro por qué, pero en sí podía ver hacia donde se dirigía en cada momento. Las sorpresas parecen muchas veces sacadas de la manga, como si la autora creyera que puede engañar al lector con cosas muy sencillas... y el lector no es idiota. Con esto no quiero decir que sea mala pero tampoco es una trama genial, sencillamente cumple y entretiene.

La verdad es que el estilo de la autora es bueno, rápido lleno de acción, sin pausa... pero me ha costado avanzar. Como si hubiera algo que no cuadrase pero no fuera capaz de poner el dedo en la llaga. Probablemente fuera un problema más de mi forma de leerlo que del propio libro, pero teniendo en cuenta que en esta semana me he leído En la oscuridad resplandecen las estrellas en un solo día... hay algo raro. No se hace difícil, las descripciones son sencillas, muchas veces casi en exceso, como si tuvieras que saber cómo son las cosas porque, demonios, es Los Ángeles, quién no sabe cómo son las megacasas de los ricos o el paseo marítimo. Los diálogos son interesantes... aunque a veces te den ganas de dar un tortazo a Jeremy «ojos de cordero degollado» o a Mia «estoy caliente» Price.

En definitiva, un buen libro de aventuras y fantasía en un ambiente casi posapocalíptico. Tiene detalles muy interesantes, como el hecho de que la protagonista siempre esté cubierta, o de que las acciones de los personajes tengan consecuencias y no sean siempre perdonados en décimas de segundo —excepto Jeremy, pero porque es Jeremy y está buenísimo (palabras de la protagonista)—. El final es semicerrado, es decir, aunque los buscadores avisan de que habrá más tormentas, ella ha cerrado su historia de origen como superheroína. Como siempre, la traducción de Noemí Risco es impresionante y consigue que no haya ningún término extraño para los castellanoparlantes, lo que hace que sea más fácil disfrutar de la obra.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 7
Personajes: 8
Amor: 7
Estilo: 6
Grupos: 7

1 comentario:

  1. Muchas gracias por vuestras palabras :) Me alegro de que te haya gustado, Khardan.
    Un saludo,
    Noemí.

    ResponderEliminar