7 de julio de 2014

Aniquilación

Escuchó el hacedor los desvaríos de una chiflada.

Título: Aniquilación
Título original: Annihilation
Autor: Jeff Van Der Meer
Traductor: Isabel Margelí
Saga: Southern Reach I
Editorial: Destino
Páginas: 235
Sinopsis: En un futuro no determinado, el Área X es un lugar remoto y escondido declarado zona de desastre ambiental desde hace décadas. La naturaleza salvaje ha conquistado el lugar y su acceso está prohibido. La agencia estatal Southern Reach ha enviado diversas expediciones pero casi siempre han fracasado: todos los miembros de una expedición se suicidaron; otros enloquecieron y acabaron matándose entre sí, y los integrantes de la última expedición regresaron convertidos en sombras de lo que un día fueron.
Ésta es la expedición número doce. El grupo está compuesto por cuatro mujeres: una antropóloga, una topógrafa, una psicóloga y la narradora, una bióloga. Su misión es cartografiar el terreno y recolectar muestras, anotar todas sus observaciones tanto de su entorno como de sus compañeras. Pronto descubren una gran anomalía geográfica y formas de vida más allá de todo entendimiento. Mientras se enfrentan a una naturaleza tan bella como claustrofóbica, el pasado y los secretos con los que cruzaron la frontera se vuelven cada vez más amenazantes.

Opinión: La verdad es que me ha costado bastante enfrentarme a este libro sin hacer caso a las opiniones preconcebidas por las distintas reseñas positivas. Y... creo que no lo he conseguido, porque esperaba algo mucho más sólido y esta novela me ha decepcionado en muchos niveles. Tengo que reconocer, sin embargo, que, por lo menos en parte, mi disgusto por los narradores en los que no puedo confiar ayuda, sin duda, a mi decepción con esta novela. Por otro lado, sin duda buena parte de los males que veo en ella no vienen únicamente de allí.



Por un lado, me decepciona su personaje principal y narrador. La bióloga, de la que nunca sabremos el nombre, no ayuda con su forma extraña de percibir la realidad a sentirnos dentro de ella. Bien es cierto que esa alienación parece ser uno de los objetivos más claros del autor, ya que recalca una y otra vez lo distinta que es del resto de personas. Quizá una de las cosas que peor llevo es la cantidad de exposición sobre el carácter de la protagonista que hay. Enseña y deja de decirme lo distinta que eres. Sobre todo porque una de las cosas que obras como Una vuelta de tuerca me han enseñado es que, cuando ves que no puedes confiar en la visión del narrador, busca puntos con la realidad y guíate por ellos. Según esa visión, la bióloga no es más que un bicho raro que se ve asaltado por situaciones que escapan a su control, y hace lo único que sabe: sobrevivir. Ni tiene la visión preclara que intenta vendernos, ni se trata de un genio dentro de su campo de experiencia. Es carne de cañón que han enviado para que, con suerte, descubra lo que está sucediendo. Y eso hace que no consiga creerme ni por un momento al personaje. Tampoco ayuda, desde luego, que el resto de personajes sean más planos que el mapa sobre el que se mueven. En serio, entiendo que está desde un punto de vista en primera persona (porque me niego, de manera directa a llamarlo diario) pero sus constantes quejas sobre el resto sin dar ni los más mínimos datos sobre ellas no consiguen, en ningún caso que sea capaz de empatizar con ella y comprender la gente con la que se relaciona. Quizá si me hubiera fiado de ella como narradora... pero es que cuando alguien te insiste una y otra vez, sobre todo desde la posición de narradora, de lo verídico de su punto de vista, conmigo al menos, consigue el efecto contrario.

La trama es, básicamente, la tipa esta contándonos en flashback lo terrible que ha sido su vida por su incapacidad de conectar con otros seres humanos, entre los que me incluyo, para qué nos vamos a engañar. Ah, y la historia que sucede en el Area X, por supuesto, que, básicamente, es ella reaccionando hacia las cosas que ocurren como buena espectadora. En serio, me ha desquiciado su poca iniciativa... aunque es una de las cosas que más claramente describen a la protagonista (y en ese punto sí está bien construido el personaje) es la inacción con la que se enfrenta a todo. No hay nada que la haga inmutarse más allá de decidir seguir por el camino de mínimo esfuerzo. No puedo, en ningún caso, aceptar como una opción válida esa característica para la PROTAGONISTA de una historia. A no ser que el autor esté intentando engañarnos y hacernos ver que la protagonista de la historia es la propia Area X. Pero no, porque los flashback, que, repito, deberían hacernos confiar en la narradora, consiguen justo que no confiemos en ninguna de las percepciones de la protagonista. ¿Consigue la trama asustar? No realmente, aunque sí consigue la suficiente sensación de inseguridad y alienación como para resultar una lectura interesante para aquellos a los que les gustan los libros incómodos. De nuevo, siempre y cuando sean capaces de aceptar que lo que cuenta la narradora sucede.

A pesar de lo mucho que me quejo del estilo, porque considero que hay algo que chirría demasiado en la forma de contarlo, y no para bien, sí hay algunos puntos muy bien conseguidos. Algunas de las descripciones son capaces de desubicar al lector de la manera más adecuada para un libro que, claramente, quiere transmitir el desasosiego de un Alien o de un Depredador, pero sin la cantidad de acción de esta última. La forma de describir las acciones tiene un tono muy cinematográfico, que es agradable de leer (o quizá debería decir, desagradablemente agradable). Sin embargo, lo que no soporto es la gente que considera que esto puede ser un «estilo diario». La falta de ubicación temporal al inicio de cada entrada del diario, la forma en que narra directamente, en vez de ubicar la acción en un pasado determinado (o indeterminadamente determinado) ubicando fechas e, incluso, la forma en que narra las acciones distan mucho de lo que podríamos esperar de un «diario de a bordo», o incluso del «diario de una expedición». Ni siquiera creo que un diario adolescente pudiera tener esos puntos tan distantes a lo que se considera un diario. Si quieres, podemos decir que nos encontramos con el cuaderno de los pensamientos repentinos de la protagonista. Al final, cuando nos damos cuenta de lo que hemos estado leyendo, definitivamente consideramos que se trata precisamente del cuaderno donde apunta sus pensamientos, y no de un diario.

En definitiva, quizá es el estilo y la forma de narrar lo que han hecho que no entre en la historia. Definitivamente no creo que merezca todo el bombo que se le está dando. Es una propuesta moderadamente original pero que no consigue que el lector suspenda la incredulidad lo suficiente como para entrar en ella. Y ese es el verdadero fallo, no he sentido, en ningún momento, que la obra fuera para mí, sino para otro personaje dentro de la novela. Además... tiene algo en la edición, no sé exactamente el qué, pero resulta incómodo físicamente leerlo.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 5
Personajes: 3
Ambiente: 6
Estilo: 3
Dureza: 4

2 comentarios:

  1. Justo estaba esperando este tipo de reseña de este libro. Sólo había leído críticas demasiado positivas, entusiastas, que no terminaban de convencerme porque no las veía, obviamente, justificadas. Menos mal!

    Gracias por la reseña ;D

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la reseña. Este tipo de libros no suelen atraerme en absoluto y este no ha sido una excepción. El argumento no me llama y leer la reseña lo confirma: no es un libro para mí...

    ResponderEliminar