26 de mayo de 2014

La isla Fénix

Escuchó el hacedor hablar de una isla perdida en el Atlántico donde surgiría el Nuevo Orden

Título: La isla Fénix
Autor: Isaac Palmiola
Editorial: Montena
Saga: Secret Academy I
Páginas: 256
Sinopsis: Existe, en medio del océano Atlántico, una pequeña isla que no aparece en ningún mapa. Allí se encuentran las instalaciones de la Secret Academy, una misteriosa y exclusiva escuela para alumnos cuidadosamente elegidos. Nadie conoce los métodos de enseñanza ni qué es lo que aprenden exactamente los chicos y chicas; lo único que se sabe es que tienen prohibido hablar de ello con nadie... Lucas, Úrsula y Rowling han sido admitidos y, juntos, deberán descubrir qué enigmas entraña la Secret Academy y quién es quién en ese mundo de profesores que no lo cuentan todo, alumnos que rivalizan entre sí y enemigos cuyo rostro nadie conoce.

Opinión: Tengo una sensación muy agridulce con este título. Primero, por la cantidad de referencias a otros autores, solo con el nombre yalgún detalle divertido de la personalidad, y segundo, por la forma tan rápida en que pasa todo sin exponer demasiado sino simplemente acción pura y dura. No es malo pero para una novela de espías, quizá los saltos temporales tan grandes que hay no le hagan ningún bien precisamente.

La trama empieza sencilla, un chico descubre que ha sido elegido para ir a una academia especializada. Empezamos con la primera referencia, puesto que el caramelo se pone azul, sí, como la pastilla de Matrix, para indicárselo. Evidentemente, hay otra referencia muy clara, que es la de Charlie y la fábrica de chocolate. ¿A que empezamos bien? Bueno, pues conforme llega la doctora, empiezan las referencias nada sutiles en los nombres. Muchos de los autores de fantasía y clásicos más conocidos tienen su correspondencia en el universo de la Secret Society. Pero volvamos a la trama, se encuentra en un barco en el que conoce a sus nuevos acompañantes a lo largo de sus aventuras en la escuela y... se hace amigo de las dos chicas del camarote cercano porque no soporta a su compañero: Martin, que es un matón nieto del director de la escuela. Las dos chicas se llaman Úrsula y Rowling. ¿Veis lo que os digo? Es un tanto desconcertante pero al mismo tiempo consigue que una sonrisa se pasee por la cara del lector. A pesar de lo que he dicho, no son solo los autores los que se pasean por este mundo: Kubrik es el director de la escuela y Quentin uno de los amigos de Martin. El caso es que les avisan de que el mundo va cuesta abajo y sin paracaídas. Ellos forman parte de un equipo que debe encargarse de transformar el mundo pasito a pasito... como espías. Justo después su barco es abordado por unos hombres extraños... y lo siguiente es mejor que lo vayáis leyendo.

En sí, la trama no está mal, consigue mantener el interés del lector y no se va por los cerros de Úbeda. Sin embargo, yo veía la sorpresa casi desde el principio, así que cuando llegó fue una sensación de decepción bastante acusada. Esto es un problema cuando se supone que es una novela con un misterio, porque lo único que esperaba era entender qué llevaba a cada uno a la isla. Por otro lado, la forma en que los personajes se relacionan con sus homónimos del mundo real no acaba de cuajar del todo, quizá porque va tan directamente a la acción que es imposible que el roce de los personajes traiga realmente a la mente a sus homónimos. Excepto en el caso de los cuatro protagonistas, claro está. Y digo cuatro porque aunque Martin no es un protagonsita si parece el antagonista principal del personaje a lo largo de la novela. Sin embargo, esto no está demasiado bien llevado puesto que, como rivales para el puesto de jefe, los dos son mediocres. Pero en fin, quizá en próximas novelas nos sorprendan más. Y sí, Martin es el «matón», Úrsula es «la especial» y Rowling, «la feliz de la vida»... el protagonista es el «héroe» típico de estas historias que investiga y busca respuestas saltándose las normas cuando hace falta. En cualquier caso, conforme avanza la historia vemos que hay muchas cosas que no se nos cuentan, pero que los personajes descubren sin grandes problemas, algunas de las cuales no tienen demasiado sentido... aunque quizás más adelante se comprendan mejor.

En cuanto a la evolución de los personajes, ha sido bastante decepcionante. Tanto por el ritmo tan extraño que ponían como por las decisiones extrañas que tomaban algunos de los personajes. Se dividen en equipos y solo uno toma el camino que elige el protagonista... no es demasiado creíble, la verdad. Cuando menos, si las dos amigas también conocían ese término, lo más lógico es que se hubieran ido con él. Pero bueno, dejando aparte algunas inconsistencias en la evolución, los personajes son carismáticos, consiguen que el lector quiera saber más de ellos, que, en el fondo, es lo verdaderamente importante. Los adultos son bastante poco verosímiles, eso sí, como pasa muchas veces en esta categoría, la middle-grade. De nuevo, hay una evolución desde lo completamente creíble, la reacción de los padres del protagonista, hasta la reacción ante determinadas situaciones de los profesores de la academia que... sencillamente no tienen ningún sentido.

El estilo es rápido, quizá incluso demasiado. Las novelas de espías tienen que tener un ritmo de descubrimiento muy particular para conseguir transmitir que el misterio es importante y que los distintos personajes vayan haciendo descubrimientos y no sea siempre el protagonista ayuda a mantener ese ritmo en otras novelas. En esta todo lo descubre el protagonista, a veces, por pura casualidad acompañado de otras personas. Esto hace que el ritmo de descubrimiento se resienta y, sobre todo, que acabe siendo un protagonista que acabe pareciendo un resabido. Por eso digo que, si el autor nos hubiese mostrado más clases, en vez de simplemente decir «y durante dos meses estuvimos dando clases de tal y de cual», y nos mostrase momentos de los otros personajes que hicieran que empatizáramos con ellos, hubiera estado mucho mejor de ritmo. Quizá se hubiese pasado de páginas... pero no quedaría tan «me saco de la manga un final abierto». Pero vamos, que sabiendo que va a haber más, espero que en los siguientes el autor se dé cuenta de los ritmos que impone a las historias y lo mejore.

En definitiva, no es el mejor middle grade de espías, ni de héroes, pero tiene unos cuantos detalles con el lector que lo hacen agradable. Podría recomendaros que echaseis un vistazo a Percy Jackson o a muchas otras obras de esta categoría que probablemente os enganchen mucho más, pero esta tiene el punto de ser una saga que está comenzando ahora, lo que significa que tenéis la angustia de cuándo saldrán los próximos capítulos, y tiene los detalles de los nombres de los personajes para ver si eres capaz de reconocerlos a todos. Una lectura entretenida para el verano que no exige prácticamente nada al lector y cuyas sorpresas son predecibles si has leído un poco, pero no tanto si es el primer libro del género con el que te encuentras.


Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 6
Referencias: 8
Trama: 6
Acción: 6
Estilo: 6

1 comentario:

  1. Este libro me gusto mucho, es muy original jamas pensé que trataría de espías.
    Un beso

    ResponderEliminar