24 de abril de 2014

La última orden

Escuchó el hacedor el final de las desventuras del Almirante

Título: La última orden
Título original: The last command
Autor: Timothy Zahn
Traductor: Eduardo G. Murillo
Editorial: Martínez Roca
Páginas: 414
Sinopsis: Mientras Han y Chewbacca se esfuerzan por formar una precaria alianza con los contrabandistas, la única esperanza de la República es un desesperado ataque contra el Imperio hasta el mismísimo baluarte que alberga las terribles máquinas clónicas de Thrawn. Allí, un último peligro acecha. Un Jedi Oscuro intriga en su fortaleza secreta, dirige la batalla contra los rebeldes, alimenta su locura y aumenta su poder para terminar lo que ya había empezado: la destrucción de Luke Skywalker.

Opinión: A pesar de saltarnos el segundo libro en cuanto a análisis, os traigo la reseña de la tercera parte de la trilogía que continúa directamente la emoción de las tres películas clásicas de Star Wars. Después de las difíciles revelaciones sobre Mara Jade, el emperador, Thrawn y la famosa flota Katana, nos encontramos a una Nueva República asediada por los residuos de la flota imperial. No esperéis una gran obra, sino que se trata de una obra que busca recoger el testigo de las películas con esa emoción cercana y al mismo tiempo lejana de encontrarte con nombres impronunciables para las especies alienígenas, o recuerdos de épocas pasadas, como las famosas Guerras Clónicas. No nos engañemos, esta novela está destinada a convertirse en objeto de consumo de fanáticos de Star Wars, pero cumple perfectamente como novela de space opera ligerísima.


La trama ahonda en tres planos distintos: el enfrentamiento de C'baoth con Skywalker, el reconocimiento y la liberación de Mara Jade de sus antiguos recuerdos y la lucha de la Nueva República contra el Gran Almirante Thrawn en su intento de constituir un nuevo Imperio Galáctico a su imagen y semejanza. Todas estas ramas se entrelazan perfectamente, siendo unas completamente dependientes de otras y haciendo el cambio de una perspectiva  a otra de una manera perfectamente estudiada para dejarte con la miel en los labios en todo momento.Es interesante ver los nuevos puntos de vista que se nos muestran, como pueden ser los contrabandistas o Wedge, que nos permiten conocer algunas perspectivas distintas sobre los enfrentamientos y las aplicaciones morales de cada una de las cosmovisiones. En particular resulta muy interesante ver cómo todos temían el fracaso con Vader, pero el almirante Thrawn parece mucho más peligroso para la seguridad de la Nueva República precisamente porque busca una eficiencia mayor. Asimismo, la evolución de Mara Jade resulta muy instructiva porque, pese a conocer la fuerza oscura, no se siente particularmente atraída hacia ese lado, ni hacia ningún otro, resultando en una especie de neutralidad que probablemente luego tenga algunas consecuencias interesantes. Seguimos pudiendo maravillarnos con el trabajo del autor en la trama al permitir que todos los hilos vayan quedando atados y al mismo tiempo permitiendo que se abran algunas nuevas líneas de pensamiento que podrían llevar a sagas más interesantes aún que esta.

Los personajes en esta última parte de la trilogía terminan los caminos que llevan recorriendo durante toda la saga. Como ya he dicho, el personaje más interesante en cuanto a evolución es Mara Jade, de quien vamos comprendiendo lentamente muchas cosas. Asimismo, quizá por contraposición en las figuras femeninas, podemos ver a una Leia que se está haciendo poco a poco a sus nuevos poderes. Además, podemos ver que su relación tanto con Solo, como con los noghri como con sus hijos empieza a tomar una forma nueva de ver el poder de la Fuerza. En cuanto a Han Solo, sigue siendo el mismo, ya que carisma tenía desde el principio más que la mayoría de los que le acompañaban, y Luke Skywalker nos muestra sus dudas respecto a su papel con la Fuerza y con su destino, convirtiéndose en muchos momentos en un héroe precisamente porque busca evitar el enfrentamiento en todas sus variedades, aparte de seguir unas normas que ni él mismo conoce realmente, porque nadie ha podido transmitirle aún los verdaderos conocimientos de la antigua Orden Jedi. Muchas veces se ve sobrepasado con la responsabilidad que le otorga tanto su poder como su situación como «único» Jedi instruido por los antiguos. En cuanto a los contrabandistas, Karrde nos demuestra por qué esta clase de personaje tiene mucho más carisma que la mayoría de los buenazos, ya que toda su evolución intentando mantenerse neutral pero no pudiendo permitirse romper su código de honor resulta divertida. Por no hablar de que algunas de las mejores conversaciones se dan entre él y cualquier persona honrada. Por el lado de los «malos», volvemos a tener a Thrawn como un malvado con personalidad, prácticamente infalible en su ocupación, motivo por el que se erige en verdadera oposición de la que solo se pueden obtener pequeñas victorias hasta el momento en que todos se unen en su contra. Por otro lado, C'baoth acaba dando un poco de lástima a pesar de su ansia de poder y su búsqueda de control, porque no deja de ser un personaje desequilibrado del que Thrawn está intentando aprovecharse.

En cuanto al estilo, no puedo decir nada excesivamente bueno. Se nota la evolución del autor, que gana en comodidad dentro del universo, siendo este el capítulo de la trilogía donde mejor se nota que estamos en el universo de Star Wars y no en un universo genérico. Todo parece indicar que cada detalle que maneja del Universo Expandido, aunque probablemente todavía no se llamase así cuando salió la novela, acerca al autor a un entendimiento en cuanto al léxico y a la forma de narrar que requiere una obra de estas características. Quizá los momentos más estelares son precisamente los combates de naves y las inteligentes tácticas que adoptan cada una de las flotas, que resultan perfectamente imaginables para alguien que haya jugado a algún simulador de navecitas, como el X-Wing o el Freelancer. También me gustaría resaltar que poco a poco ha ido introduciéndose mejor en la piel de los personajes que conocemos de las películas, siendo mucho más creíble este Han Solo, o este Luke Skywalker que los que nos encontrábamos al inicio de la saga.

En definitiva, un buen lugar donde empezar a interesarse por el Universo Expandido, aunque se nota lo verdes que estaban los personajes en la primera novela y lo bien que los maneja en esta. A cualquiera a quien le guste el space opera haría bien en acercarse a estas novelas, ya que se encuadran perfectamente en el género y además permiten disfrutar de unos personajes carismáticos, aunque merece más la pena leerlas después de una maratón de Star Wars para tener bien frescos a los personajes, ya que permite ver más fácilmente la evolución del autor en su tratamiento de los mismos. No podemos olvidar que se trata básicamente de un fanfic oficializado.


Impresión general
Puntuaciones

Trama: 8
Personajes: 9*
Estilo: 7**
Universo: 7
Sentimientos: 8

*: Solo si conoces a los personajes de la saga, en caso contrario, ya puedes quitarle dos puntos.
**: Hay que tener en cuenta que está pensado de manera muy cinematográfica... así que ya sabéis, sino os gusta ese estilo conciso y directo, puntos negativos.

3 comentarios:

  1. Yo me quiero hacer con esta trilogía, pero no la encuentro por ningún sitio, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que tener en cuenta que la publicó Martínez Roca (es decir, que está descatalogada no, lo siguiente). Aun así, tienes varias opciones: Planeta ha sacado un recopilatorio con los cómics de Herederos del Imperio (el primer libro) y si no... bueno, siempre queda la forma «alegal» (por eso de que es imposible encontrarlas de otra manera)

      Eliminar