1 de abril de 2014

La ciudad de la luna eterna

Escuchó el hacedor los últimos pasos de Clara y Bosco en una ciudad de belleza sin par

Título: La ciudad de la luna eterna
Autora: Esther Sanz
Saga: El Bosque de los corazones dormidos III
Editorial: Montena
Páginas: 346
Sinopsis: Cuando el destino cierra una puerta, el corazón abre otra… Ahora que por fin han desaparecido las amenazas que ponían en peligro el secreto del bosque, Clara ha regresado a Colmenar y trata de acostumbrarse a la tranquilidad de la vida rural, mientras planea trasladarse a la aldea de los inmortales con Bosco. Hace cuatro meses que no se ven, y a Clara la espera se le está haciendo eterna… Pero cuando finalmente llega el momento que tanto ha anhelado, las cosas no suceden precisamente como ella había imaginado. Un descubrimiento inesperado abre un abismo que la separa irremediablemente de Bosco y pone fin a la relación de forma precipitada… Muy pronto, en un intento de poner tierra de por medio cuanto antes, Clara decidirá viajar a la ciudad del Renacimiento, Florencia, desde donde le han llegado noticias algo extrañas de Robin…

Opinión: Después del Bosque de los corazones dormidos y El Jardín de las hadas sin sueño llega La ciudad de la luna eterna. Teniendo en cuenta el momento y lugar en que dejamos a nuestros protagonistas, todos pensaríamos que pocas aventuras más podían vivir. No podíamos estar más equivocados, si bien es cierto que este va a ser un libro tan intimista como los otros dos, lo que hace que nos demos cuenta de que no va a haber grandísimas escenas de acción, sino que la acción va a ser solo un punto dentro del clímax de la historia. 


De los personajes hay bastante que decir, sobre todo de la nueva aparición principal: Dante. Aunque ya le habíamos oído nombrar en libros anteriores, ahora se nos mostrará con toda su confianza. Pero no es el único que nos mostrará nuevos lados y nuevas experiencias: Clara, Robin y el mismo Bosco nos mostrarán partes muy diferentes de las habituales, si bien seguirán siendo de esos tríos amorosos que dejan toda la decisión en manos de la chica sin ningún tipo de lucha. No me estoy quejando, de hecho me encantan los argumentos que se gastan ambos para intentar convencer a Clara. Personalmente, hubiera hecho lo mismo que Clara, sobre todo dados los argumentos que me dan, pero bueno. Más allá de esa decisión, que llega al final del libro y que no os revelaré, podemos ver cómo Clara se nos muestra insegura de sus sentimientos y de sus pensamientos, hasta puntos increíbles. Por otro lado, Robin y Bosco se nos mostrarán más ellos mismos que nunca, lo que es de agradecer, evolucionando lentamente y mostrándonos lo perfectos que son los dos. Dante, sin embargo, nos mostrará un lado de la inmortalidad que apenas podemos imaginarnos, pero que me recordó intensamente a Lestat. 

En cuanto a la trama en sí... nada especial. Clara desconfía de los sentimientos de Bosco, le llega una carta de una chica desde Florencia pidiendo ayuda para Robin y se descubre un nuevo culto peligroso. A partir de ahí, ya os podéis imaginar el percal, Clara intenta descubrir todo lo necesario para proteger sus secretos, salvar a Bosco, a Robin y a todos los que la rodean. Eso sí, todo en un ambiente excepcional pues parte de la novela transcurre en Florencia. Y, qué queréis que os diga, el síndrome de Stendhal me parece la mejor manera de explicar lo que se puede encontrar en la ciudad. Es cierto, no obstante, que he echado en falta alguna que otra descripción más, aunque supongo que eso es más por mi necesidad de imaginarme la ciudad mejor que porque realmente se echen en falta. Algo positivo de la trama es el final: todo queda perfectamente atado y procesado, de forma que el lector se quede satisfecho con la historia —aunque habrá gente que hubiera preferido otro final seguro—.

El estilo mantiene esa profusión de detalles tan agradable que nos daba el resto de la saga. En esta ocasión tenemos, de nuevo, algunas escenas verdaderamente sensuales que pondrán la piel de gallina. La forma que tiene la autora de penetrar en la psique de los persoanjes y de mostrársela al lector, en el caso de Clara directamente, en el caso de los demás de forma indirecta, es especialmente profunda en este libro. Se nota que ya les tenía cogida la medida y sabía exactametne cómo respiraban cada uno de ellos.

En definitiva, el final que todos esperábamos para la trilogía. Se desvela la gran incógnita de una manera perfecta tanto en ritmo como en estilo. Con nuevos personajes de los que enamorarse, y nuevas situaciones a las que hacer frente. Un gran final para una gran trilogía, muy alejada de la acción y mucho más centrada en los sentimientos y los pensamientos de los protagonistas. Bosco es, quizá demasiado perfecto, y Robin es EL personaje en esta ocasión. Grandes escenas perfectamente hiladas nos llevan hacia n final emotivo y emocionante.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8
Final: 8
Trama: 8
Estilo: 8
Filosofía: 8

2 comentarios:

  1. Lo tengo pendiente en casa y aún no lo eh leído por el miedo a que no tenga un buen final jajaja

    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    No he leido ningún libro de esta trilogía! pero me lo apunto porque me ha gustado ;-)

    Un saludo!!

    ResponderEliminar