20 de marzo de 2014

Los indeseables

Escuchó el hacedor hablar de una ciudad donde las mutaciones eran condenadas

Título: Los indeseables
Título original: Deviants
Autora: Maureen McGowan
Traductoras: Maria Jose Giménez y Sandra Sánchez
Editorial: Oz Editorial
Páginas: 286
Saga: Crónicas de Haven I
Sinopsis: La Tierra está cubierta por un polvo de asteroide cuyas propiedades contaminantes han alterado el ADN de algunos humanos, dotándolos de habilidades sobrenaturales. Glory, huérfana de 16 años, debe ocultar y proteger a su hermano pequeño Drake. Ambos son mutantes y, por lo tanto, se les considera muy peligrosos: están a sólo un paso de convertirse en trituradores, salvajes y sádicos asesinos. Si alguien los denuncia, su destino es el destierro y la muerte a manos de los trituradores.

Opinión: Una novela distópica —o más bien posapocalíptica— que toma muchas características de los futuros alternativos de los X-Men. Oz nos presenta en esta ocasión un universo confinado en una ciudad donde todo se mueve según el manual de comportamiento de una empresa. Tanto los puestos asignados como los distintos trabajos están completamente controlados por una política empresarial rígida. Además, aquellos que se muestran como diferentes son sentenciados a la muerte a manos de los bárbaros que asolan el exterior de la ciudad. En este mundo, una joven huérfana, cuyo padre mató a su madre y dejó paralítico a su hermano, intenta encontrar su lugar en el mundo. No lo tiene fácil, puesto que tiene un poder especial: Una mirada asesina.

La primera caracterización de la trama que he hecho, como una muestra de lo que sería uno de los futuros apocalípticos de los X-Men es más cierta de lo que parece, puesto que la joven se encontraría discriminada si se descubriera su poder. Tanto, que la dejarían morir en el exterior. Se supone que un asteroide se chocó con la Tierra y, justo antes de que eso sucediese, un conglomerado de empresas creó un hábitat en el que sobrevivir. Pero claro, pronto en tan pequeño espacio surgen las diferencias y las desgracias, y para atajarlas, una policía que acaba llevando al nivel de estado policial. Esta es la historia de una chica que quería encajar desesperadamente pero a la que un extraño está vigilando, haciendo que se cuestione su lugar en la sociedad. Quizá, si de algo se puede acusar a la trama, se centra demasiado en el personaje protagonista dándonos solo pequeños detalles acerca del funcionamiento real de la sociedad. Sin embargo, al estar escrito en primera persona, es completamente comprensible. Eso sí, la verdad es que la protagonista evoluciona muchísimo a lo largo de este libro, tanto que a veces te preguntas si no está un tanto forzado para avanzar la historia. 

No es, ni mucho menos, el único personaje que evoluciona. En particular, tenemos que resaltar a tres personajes: Cal, Burn y el hermano de Glory —la protagonista—. Cal es el ejemplo perfecto de la sociedad de Haven —el hábitat—, tanto es así que pronto se convierte en parte del sistema. Esto, obviamente, no sienta bien a Glory, quien se había atrevido a fantasear con un futuro dentro del sistema, a pesar de su condición. Entonces, aparece Burn, un mutante, que dice que su padre sigue vivito y coleando pero lejos de la ciudad. Sinceramente, me ha recordado muchísimo a Hulk, tanto en su reacción ante las cosas como ante sus problemas. Eso no es precisamente malo, significa que tiene una personalidad bien definida y que su acercamiento a Glory está muy conseguido. Por otro lado, el hermano de Glory me ha resultado cansino en muchas ocasiones, sobre todo hacia el final de la historia, donde parecía que todo su papel era ser un llorica. Otro detalle importante de la historia es el polvo sanador que deja el meteorito. Tienes que ahogarte en él para sanar y solo funciona si eres mutante... ¿alguna característica más especial que esa? No tiene demasiada explicación, la verdad, lo que hace que no sea especialmente creíble.

El estilo que nos encontramos durante la novela es muy sencillito, aunque en algunos momentos adolece de una falta de claridad un poco excesiva. Normalmente, no pensaría que esto estuviera mal, sobre todo al tratarse de una primera persona en la que la protagonista lo ignora prácticamente todo acerca de sus poderes y de la sociedad que la rodea. Lo único que sabe es que tiene que proteger a su hermano... así que cuando llega el giro hacia el final del libro, todos intuimos que no es tan sencillo. Por otro lado, es un narrador del que no te puedes fiar para nada, toda su actuación depende constantemente de su estado de ánimo y de lo que la rodea. Además, el vocabulario específico utilizado nos lleva a considerar constantemente los cómics y su influencia sobre esta obra —ya el simple hecho de que los llamen mutantes me recuerda a X-Men—.

En definitiva, un libro ligero, bastante rápido de leer. Su protagonista probabelmetne consiga sacaros de quicio de vez en cuando, pero la aparición de Burn y los distintos poderes que se van viendo hacen que merezca la pena darle una oportunidad a pesar de Glory —y al final incluso puedes cogerle cariño—. Probablemente no sea la mejor lectura de posapocalíptico del año, pero se queda en un buen puesto. Eso sí, no esperéis el típico romance de otras novelas juveniles, aquí sí entran en la psique de cada uno de los protagonistas del romance.


Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8
Ambientación: 6
Trama: 8
Estilo: 8
Filosofía: 8

3 comentarios:

  1. A mi el segundo me ha gustado más aun que este, y Glory mejora y todo ;)

    ResponderEliminar
  2. Pinta bien pero de momento no creo que encuentre un huequito para leerlo!

    Besos =)

    ResponderEliminar
  3. Pinta bien... los escenarios postapocalipticos me encantan...
    Un saludoooo

    ResponderEliminar