29 de enero de 2014

Jungla de Cristal 5

Vio el hacedor cómo Hollywood destruía una saga mítica del cine de acción

Título: La jungla: un buen día para morir.
Título original: A good day to die hard
Director: John Moore
Sinopsis: John McClane viaja a Rusia para ayudar a su hijo que ha perdido el rumbo. Allí, descubre que no todo es como parece.

Opinión: Después de ver la película me di cuenta de que realmente está agotadísimo el esquema de esta saga. Ahora ya solo me interesan sus personajes porque sé, además con total seguridad cuál va a ser el esquema que va a seguir. Le decía a Alexia, mientras la veía, que realmente solo la tenía de fondo de sonido, ya que no es una película precisamente difícil de seguir, sino que, manteniendo todas las señas de identidad de la saga se convierte en un subproducto destinado únicamente al público que ya degustó las anteriores (y no se ha cansado de ver lo mismo una y otra vez).

Cada uno de los detalles de esta película, desde sus personajes, otra vez es McClane acompañado de alguien que hace mucho menos que él. Vuelven las gracias sobre las vacaciones de McClane. Incluso vuelve su socarronería, pero no parece que Bruce Willis esté cómodo en esta película con ese papel. Creo que es algo intangible, pero mientras las tres primeras ponían a McClane como alguien que se encuentra los problemas sin buscarlos, y en eso estaba su gracia de héroe a su pesar, en esta va activamente a buscarse líos. Y no, eso no es lo que hace John McClane. De hecho, es gracioso, decía que sabía lo que iba a pasar porque mantenían la misma estructura. Pues bien, la única diferencia real entre las películas, y van y lo hacen mal. Un guión en el que McClane fuese en el vuelo a Moscú y coincidiera quizá con la hija del preso, o quizá con cualquiera que le diera mala espina mientras iba a buscar a su hijo y precisamente así se metiera en líos al llegar es más creíble que esa especie de Grand Theft Auto que nos muestran en la primera escena moscovita. En serio, estaba riéndome durante la escena, ante la cantidad de muertes (o por lo menos heridos graves) que causan sin que la policía rusa haga absolutamente nada para pararles, era tan surrealista.

Quizá esa es una de las cosas que le echo en cara a esta película por encima de cualquier otra cosa, está bien fliparse, al fin y al cabo las buenas películas de acción no necesitan ser realmente verosímiles. Ya sea en esta saga (con McClane con complejo de Caballero del Zodiaco de las hostias que le meten) o cualquiera en que los protagonistas estén ahora en Los Mercenarios, la base de las películas de acción es que no te dejen pensar en si lo que hacen tiene sentido, pero al menos tengan un poco de sentido. En esta se saltan eso por completo (aparte de cargarse, como ya he dicho, a McClane como personaje). Reconozcámoslo, puede ser entretenida, como un vicio que no puedes evitar... pero es tan mala que te provoca remordimientos de conciencia haber corrompido el recuerdo de las anteriores con su paso.

Encima, por si acaso el nerd que cogieron para la cuarta (que no quita para que tuviera momentos adorables, y de crecimiento interesantes hacia la figura del héroe a su pesar) no había sido suficiente, en esta nos alegran la vida con Jake McClane, un James Bond-wannabe americano que realmente se merece que su papi le deje en ridículo delante de todo el servicio de inteligencia americano. No nos engañemos, él no tiene emociones, solo bromas estúpidas con un McClane en horas bajas. No tiene capacidad para la acción, solo puede imitar a su papaíto (y cagarla al hacerlo, porque al final siempre es John McClane el que sabe cómo hacer las cosas realmente interesantes). No tiene carisma alguno, incluso el malo tiene más carisma durante su caída al vacío que él. Por no hablar de la cara de gilipollas que se le pone en la última escena. En serio... ¿cómo pueden caer más bajo al escoger acompañante para Willis? A no ser que en la siguiente le pongan a una abuelita (e incluso entonces tendrá más carisma, y si no vean Alto o mi madre dispara) este debería considerarse el punto más bajo para los acompañantes, no lo intentéis. Ponednos a Willis solo frente al peligro, o incluso con alguien al otro lado de una radio (ese Carl Winslow de Jungla de Cristal sigue estando en el top 2 de compañeros)

En definitiva, si os gusta la acción ochentera-noventera tenéis muchos mejores ejemplos que están sacando ahora que esta película. Si os gusta Jungla de Cristal ni os acerquéis a ella. En serio, no veo ningún motivo para someterse a esta película, excepto que os la pongan en la sobremesa o estéis haciendo otras cosas, porque dado el interés que despertará en vosotros, podréis hacer lo que sea con total tranquilidad. Incluso os puede animar a apagar la televisión.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 2
Personajes: 3
Estilo: 1
Acción: 4
Coherencia: 1

1 comentario:

  1. Si con el cartel uno sabe que debe salir corriendo al otro lado... Willis poniendo morritos...

    ResponderEliminar