9 de diciembre de 2013

Rurouni Kenshin —Restauración— 1

Escuchó el hacedor la nueva historia del asesino de la cicatriz en forma de cruz


Título: Rurouni Kenshin: Restauración I
Título original: Rurouni Kenshin Kinema version
Autor: Nobuhiro Watsuki
Editorial: Panini
Páginas: 152
Sinopsis: En la Kioto de la tumultuosa época del fin del shogunato actuó un asesino del que todos decían que era el más fuerte. El tiempo pasa y, en el año 11 de la Era Meiji (1878), ¿¡aparece en un torneo de artes marciales de Tokio el legendario asesino Himura Battôsai!? Descubre esto y mucho más en esta nueva colección de Rurouni Kenshin.

Opinión: Normalmente esperamos a tener la colección entera o a haber visto todo el anime para hacer una crítica, pero en este caso no podía esperar a compartir mis impresiones acerca de este tomo. Tengo que decir que me he leído la saga original completa y que tenía muchas ganas de reencontrarme con Kenshin, sobre todo a la luz de la película de acción que hicieron (una de las mejores que he visto del estilo). En este caso, el tomo tiene claros y sombras. Hay que reconocer que es un nuevo acercamiento al personaje con mucho tino y extremadamente interesante. Pero, por otro lado, si lo ponemos al lado de la antigua saga... no queda bien parada, claro que, quizás tenga algo que ver el factor nostalgia.

En primer lugar, se trata de un tomo con dos historias separadas y autoconclusivas, o eso podrías pensar, hasta que te das cuenta de que Panini ha puesto antes los actos uno a tres que el acto cero. Es un detalle de la edición que no me convence. Resulta contraintuitivo para el lector. Pero continuemos como si fuera una sola historia. En este caso nos encontramos antes de que empiece la saga original, con Kenshin vagando todavía por Japón. Se encuentra en Yokohama, uno de los espacios donde residían os extranjeros en los primeros años de la Era Meiji. Así, ya con la sakabatô y con la decisión de no volver a «llenar de charcos de sangre Japón», nos cuentan una pequeña historia de relleno que según el autor explicaría por qué Kenshin se queda después con Kaoru. En sí, la historia es sencilla e incluso tiene un plot twist interesante hacia la mitad. Un final con Kenshin alejándose hacia la puesta de sol cual western, y una frase «La romántica epopeya comienza ocho días después». Más allá de que romántico nunca sería un término que dedicaría a la historia de Kenshin... en fin, una buena forma de atraernos a la siguiente parte.

Los siguiente actos son un reboot de la historia de Kenshin que todos conocemos. Y empiezan con Kenshin llegando a Tokio y Yahiko confundiéndole con el impostor del Hitokiri Battosai que ha contratado Kanryû Takeda. a partir de aquí ya veis que hay algunas diferencias, como que luego haya una ristra de asesinos que van en su busca. Entre ellos, nos encontramos a varios conocidos: Sanosuke, Saitô e incluso Aoshi forman parte de ese grupo de catorce asesinos a los que contrata para eliminarle. El tomo se detiene justo después de la batalla con un Sanosuke que ya conoce el Futae no Kiwami —golpe en dos tiempos—. Como inicio para alguien nuevo, no está mal, tiene las dosis justas de humor (con la cocina de Kaoru y Yahiko) y de seriedad, junto con unos combates realmente espectaculares... aunque excesivamente cortos. Todos se deciden en prácticamente dos golpes o tres. Sin tanto pensamiento ni complicaciones emocionales como si tiene la saga original.

En cuanto a la edición, si bien se ha tenido el detalle de incluir las free talk del autor, en el que explica cómo después de doce años vuelve a publicar Rurouni Kenshin, en parte con la intención de aprovecharse del tirón de la película que ha salido este año, y en parte para mostrar cómo ha mejorado su estilo. Por lo general, tanto esa explicación como el motivo del acto 0, que es mostrar cómo era el trato con extranjeros en esa época en que Japón empezaba a reabrirse al mundo, me parecen pobres, pero reconozco que si eso es todo lo que dice  en el original, bien que está. Además, adoro el valor que le da a su editor original y la mención a Bakuman. Y lo hace tanto por el lado bueno, con Doctor Elder, como por el lado malo, con un villano que casi da vergüenza ajena, sobre todo porque utiliza el español como «base».

Por otro lado, el dibujo cambia bastante respecto a la saga clásica, resultando en un Kenshin más joven y una Kaoru más madura. Yahiko no cambia demasiado y Sanosuke tampoco. Quizás uno de los que más cambian es Saito al que conoceremos en su versión del Shinsengumi, vestido tradicionalmente. Quizá el cambio más claro es Kenshin, mucho más violento y con un dibujo que demuestra fehacientemente el cambio que se opera en él al tocar siquiera una espada. Además, el añadido del pañuelo largo (no recuerdo cómo se llama) acentúa aún más ese aire violento que no tenía el inocentón que nos presentaban al principio de la saga original. Quizá lo más gracioso del tema es que mientras el de la película es más parecido al clásico, el del remake hecho con motivo de la película se aleja por completo del original.

En definitiva, si fuera a comprarlo de nuevas, sin conocer la historia de Kenshin, recomendaría antes los 22 tomos de la kanzenban que este reboot un tanto descafeinado, si bien en principio solo van a ser dos tomos, así que quizás como acercamiento al personaje os baste. Sin embargo, para los fans de Kenshin que llevamos tanto esperando nuevas aventuras, es un buen reinicio. Además, te viene con un pequeño póster con los nuevos diseños de los personajes. En cuanto a la historia y al estilo de dibujo, tengo que decir que me ha gustado más el nuevo diseño de Kenshin, así como el de Yahiko y Kaoru, por no hablar del personaje del Doctor Elder, que me parece absolutamente genial en todos los aspectos.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8
Combate: 8
Trama: 7
Dibujo: 8
Nostalgia: 9

1 comentario:

  1. Sigo con el dilema porque ya me leí la historia, vi el anime, las OVA's y todo por haber, pero no me acaba de cuajar esta nueva serie... no sé no sé :/

    ResponderEliminar