17 de diciembre de 2013

Raven Boys

Escuchó el hacedor hablar del Rey Cuervo y su legado


Título: The Raven Boys. La profecía del cuervo.
Título original: The Raven Boys.
Autora: Maggie Stiefvater.
Traducción: Alexandre Casal.
Editorial: SM
Saga: The Raven Boys I
Páginas: 420
Sinopsis: Cada año, la noche de San Marcos, Blue Sargent acompaña a su madre al camino de los espíritus para ver a los que morirán en los siguientes doce meses. Sin embargo, este año es distinto: Blue, la única de su familia que no tiene facultades adivinatorias, ha visto a uno de estos espíritus, y eso solo puede significar que es su amor verdadero o que lo va a matar.

Él se llama Gansey y es el estudiante más rico del colegio privado más elitista de la zona, la Academia Aglionby, cuyo emblema es un cuervo que todos los estudiantes llevan bordado en el jersey. Junto a Adam, un estudiante brillante, celoso del poder económico de sus compañeros; Ronan, un chico con problemas emocionales desde la muerte de su padre, y Noah, el observador taciturno que apenas habla, forman los chicos del cuervo, y están empeñados en descubrir la ubicación de la tumba del último rey galés, Glendower, el Rey Cuervo.
Blue sabe que debe mantenerse alejada de ellos, porque los chicos del cuervo siempre traen problemas. Aunque nunca podría imaginarse el siniestro y oscuro mundo que los rodea, donde la magia dejará de ser un juego para convertirse en una amenaza mortal.

Opinión: Tengo que decir que a mí Temblor no me gustó demasiado. Sin embargo, ya que Maggie venía a España, no podía dejar pasar la oportunidad de probar otro de sus libros para ver qué me podía encontrar. La experiencia fue distinta y mágica. Quizá, en parte, porque muchos de los conceptos que trata me son conocidos, y quizá porque no hay una historia de amor per se, y la que hay está llevada de una manera muy distinta sin tantas hormonas por todas partes. Pero lo que sí consigue es emocionar y mantener en tensión al lector con cada pequeño descubrimiento, con cada detalle que permite avanzar. De hecho, ya tengo una imagen de por qué suceden determinadas cosas que probablemente se aleje de lo que sucederá... pero eso es lo bonito de los libros con misterio, que te permiten crearte expectativas.

En este caso, los primeros misterios vienen directamente por el pasado de los personajes. Desde la protagonista femenina, que es un misterio en sí misma al ser la única de su familia que no posee magia, hasta los cuatro protagonistas masculinos, cada uno con un pasado más trágico que el anterior. Y es que una de las bases más claras del libro está en esos pasados, que se van desvelando con cuentagotas, algún que otro flashback o directamente con sus efectos en el presente. Por lo general, cada vez que algo se desvele, el lector se quedará obnubilado, incluso, en más de una ocasión, he tenido que cerrar el libro para pensar en lo que estaba sucediendo. Porque todo va a un ritmo tan rápido dentro de los personajes que da un poco de miedo. Además, se ve como crecen durante el periodo de tiempo que les conocemos, e incluso acabamos descubriendo partes de ellos que mantienen ocultas con celo, y es que la introducción de un personaje femenino entre tanto chico les convierte a todos en seres en proceso. Una de las mejores cosas del libro es que los personajes secundarios no lo son tanto, todos aquellos que aparecen en le libro acaban dando que hablar y no son personajes planos sino que se convierten con apenas unas líneas en personajes con una vida dentro del libro. Y eso es lo mejor de esto: todos los personajes importan.

En cuanto a la trama, más allá de algún que otro súbito acelerón, se nota que la autora le ha puesto mucho cariño. Y sí, se nota precisamente en los momentos en los que el lector lloraría. De los cuales hay bastantes, no nos engañemos. También está genial, ya dentro del arco general de la saga, cómo deja entrever muchos detalles de los siguientes libros, incluso escenas que aparecerán en próximos libros y que sin embargo te hacen temer que aparezcan en este, con una tensión subsecuente impresionante. Por lo general, lo que nos encontramos en la mayoría de las trilogías con profecías y demás es solo unos detalles, en este caso, como todo está conectado a la magia y a la adivinación, los protagonistas tendrán visiones de futuros posibles con bastante asiduidad... o se lo contarán, porque en realidad ninguno de ellos tiene poderes mágicos por sí mismo. Pronto, descubriremos que todo está relacionado con las líneas ley, unas lineas esotéricas que conducen el poder de la tierra. Y a partir de ahí tendremos dos tramas superpuestas: la relación entre los personajes y su búsqueda del punto más importante de esa línea. Y aparecerá el villano de la historia, justo cuando menos te lo esperas.

El estilo me ha gustado mucho más que el de Temblor, aunque no sabría decir exactamente por qué, ya que comparten unas descripciones bastante hermosas e inquietantes de lugares naturales. Los diálogos me resultan especialmente interesantes con esta autora, ya que muestra claramente la diferenciación de las voces, así como la forma en que el narrador va cambiando durante la historia y nos deja ver el interior de la mayoría de los personajes en algún momento. Más allá de esto, las escenas de acción se leen cómodamente, y resultan perfectamente comprensibles. No se amilana ante ningún tema, por escabroso que resulte. Y no solo eso, sino que muestra algunas escenas realmente interesantes al acercarse a la vida de cada uno de los personajes con un tono distinto dependiendo de quién lo cuente.

En definitiva, un libro muy bueno que comienza una saga en la que tengo puestas bastantes  esperanzas. Sin duda resulta entretenido, emocionante y consigue que el lector quiera saber más acerca de ese mundo mágico y maravilloso que se encuentran los protagonistas. No solo eso, sino que la forma que tiene de abrir la saga, con una aventura completa que deja paso a una frase críptica que abre la siguiente, me parece una de las mejores formas de encandilar al lector.


Impresión general
Puntuaciones
Magia: 8
Personajes: 8
Estilo: 9
Descripciones: 8
Amor: 7

3 comentarios:

  1. Cada vez le tengo más ganas, a ver si cae para las navidades y puedo leerlo de una vez.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo contigo. Este libro me sorprendió y me atrapó en sus misterios y en sus personajes, sobre todo sus personajes. ¡Dan tanta vida! ¡Son tan reales! Y también tuve que cerrar el libro alguna vez para reflexionar, algo que no me pasa mucho y, realmente, me encanta cuando sucede; porque hace la experiencia muy íntima y muy bonita. Te conecta al libro porque tu mente ha tenido que trabajar un poco con él.

    ResponderEliminar
  3. Bueno pues poco a poco me voy poniendo al día con la lista interminable de libros que tenía pendientes de leer. Al principio no quería empezarlo por eso de que es una saga (y de cuatro libros nada menos) y que solo estuviera en España el primero, pero al leer el primer capítulo y ver que la prota no es la típica que tiene superpoderes sino ¡que los canaliza! Pues me animé y lo leí. Es genial, me gusta cómo está escrito, el halo de misterio que envuelve todo los relacionado con la línea ley y como los personajes se relacionan entre sí, como bien dices, personajes que a priori parecen secundarios ves que son importantes en la trama: *SPOLIER: Noah está muerto ¡OMG! ¡No me lo esperaba para nada! (Pero sí que le estuve dando vueltas a lo que Glendower le dice a Gansey el día que le picaron las avispas) FIN DEL SPOILER*.

    En fin, estoy deseando ver como continúa la saga y ver qué papel tiene Sierra en todo esto, porque desde que apareció el dichoso cuervo no paro de darle vueltas a que pasará con él.

    Un saludo.

    ResponderEliminar