22 de julio de 2013

Hoshizora no Comic Garden

Nunca ha estado más equivocado el dicho de no juntar trabajo con placer...

Título original: 星空のコミックガーデン
Lectura: Hoshizora no Comic Garden
Traducción: El jardín del cómic del cielo estrellado
País: Japón
Plataforma: DS (2008)
No se encuentra en español
Sinopsis: En este juego nos convertiremos en una universitaria cuyo sueño desde niña ha sido el de convertirse en mangaka. Ahora trabaja como modelo y asistente para uno de los más reconocidos dibujantes del momento, pero aunque se esfuerce por conseguir su sueño también deberá asegurarse de no acabar sola... ¿Con cuál de todos sus compañeros acabará el juego?

Opinión: Ya os dije en la reseña de Otometeki Koi Kakumei Love Revo!! que era fan de los juegos otome, así que de vez en cuando os traeré reseñas de este tipo de juegos para que veáis qué nos estamos perdiendo, pues solo se venden en Japón. Hoshizora no Comic Garden es uno de los juegos que solo se encuentran en japonés, pues no lo ha traducido nadie en modo fan, que yo sepa. En esta ocasión no es un juego del que tenga ganas de despotricar por su trama, pues me ha gustado mucho dado que trata sobre el mundo de los mangaka, e incluso en ocasiones no podía evitar acordarme de Bakuman. Admito que es posible que se me hayan escapado algunas cuantas cosas por culpa del idioma, pero creo que más o menos puedo contaros mis impresiones y de qué va.


El juego está compuesto de seis capítulos dedicados a cada uno de los bishonen, lo cual en ocasiones puede resultar desesperante porque no sé si es que soy yo y mi incompetencia con este estilo de juegos, pero cuando quieres que aparezca uno para intentar ganar puntos con él, no sale apenas. El primer capítulo está dedicado a Ren Suzuoka, el segundo a Keigo Todoroki, el tercero a Kyouichi Castis, el cuarto a Hibiki Hattori, el quinto a Koujiro Kanzaki y el sexto y último a Ryou Adachi (¡por fin!). Sobre los chicos os hablaré un poco más adelante. Antes, me gustaría comentar rápidamente mis impresiones generales en cuanto aspecto técnico.

Lo primero que diré es que, precisamente porque estaba en japonés, he notado más que nunca que el audio del juego era penoso. En muchas de las ocasiones en las que los personajes estaban hablando, las voces brillaban por su ausencia y, cuando hablaban, la música de fondo la tapaba por completo y no podías escuchar nada. Cuando aparecen un montón de kanji y no eres experta, que te lo lean puede ayudar mucho a comprender el significado (en los bocadillos no hay furigana), por eso me ha disgustado mucho el tema del sonido en el juego. Otra cosa que no me ha gustado nada es el sistema de salvar la partida. No puedes guardar cuando tú quieras, sino cuando te lo diga el juego en sí. Si tienes que irte sin haber llegado a ese punto, te aguantas y pierdes todo lo que has hecho desde que has cargado el juego, o sigues y esperas. Al margen de eso, que son las únicas dos cosas negativas que tengo que destacar, el dibujo, estilo e idea del mismo no me han parecido malas. Dejando a un lado mi desesperación por no entender ciertas partes, he conseguido dosificar el juego de tal manera que he acabado disfrutando del mismo -aunque las sorpresas y desilusiones al jugarlo no me las quita nadie-. Otra de las cosas que me ha gustado es que no es solo un juego conversacional, sino que hay pequeños minijuegos relacionados con el mundillo del manga (juegos muy chorras, para qué engañaros: repasar el contorno de un boceto, entintarlo y rellenarlo con tramas, quitar los rastros de goma de borrar...) pero que hacen amena la cantidad de información que absorbes.

Como he contado en la sinopsis, la historia comienza cuando de pequeños, tú y tu amigo Ryou os perdéis en un bosque y os encuentra una persona que os explica qué es el manga y os muestra uno que ha hecho él, dado que quiere convertirse en uno profesional. Os lo lee y pasáis la tarde más divertida de vuestra vida, hasta que tu padre os encuentra y el chico te regala el manga porque te encuentra super emocionada y flipando en colores con el nuevo mundo que acaba de abrirte. Es entonces cuando tu sueño de convertirte en mangaka empieza a cobrar forma en tu mente. En ese entonces, debo reconocer que Ryou no me llamaba la atención; no me parecía siquiera mono, e incluso antes de ver al tipo ese le encontraba hasta repelente. Sin embargo, eso cambió por completo cuando le vi tantos años después, crecidito y más bishonen que nunca (y su voz, la del doblador Miyano Mamoru, también tendría que ver). Sí, desde ese momento se convirtió en mi objetivo número uno. Pero cuando le conocemos de mayor, también conocemos a Ren, otro tío que es super atractivo y que lo primero que hace es recogerte de la universidad para llevarte en moto al lugar donde trabajas como asistente de un mangaka de verdad: Todoroki sensei. Y aquí llegan las primeras decepciones...

Ren, el tío bueno con el que pasas la mayor parte del tiempo al principio del juego (por eso de que el capítulo uno esté dedicado a este personaje), resulta que... no es un tío bueno. Mejor dicho, no es un tío. Punto. Es tu mejor amiga que se viste como si fuera un chico. ¿Por qué? Ni idea, para desilusionar a las jugadoras, seguro... ¡Si se refiere a sí misma siempre como chico! Tiene su explicación, claro, y dice que es porque su familia se dedica al Takarazuka, una especie de teatro dedicado a musicales ejercido solo por mujeres que se visten de hombres... y que es famosa, o algo por el estilo (como prácticamente todos los personajes con los que te codearás en el juego). De hecho, cuando tienes la oportunidad de guardar la partida, puedes ver a los cinco pretendientes que tienes y ver marcado en las bolitas de debajo cómo lo llevas para conquistarle. Y Ren no figura entre ellos. Sin embargo, me he enterado de que sí que tiene un final, que solo lo puedes conseguir cuando ya has desbloqueado dos finales felices distintos. Imagino que el final que tiene será «como amigos» porque no creo que metan yuri en un otome... (aunque no parezca que lo sea porque Ren está... ¡ñam!).

Bueno, el otro personaje del que os he hablado, siguiendo cronológicamente los protagonistas de los capítulos, es Todoroki sensei, un mangaka treintañero (sí, no os dejéis engañar, tiene 32 años) al que se le va mucho la olla. Si recordáis, he mencionado al principio del todo el manga de Bakuman... pues bien, este tío me recuerda mucho a Eiji, en concreto por su modo de trabajar. Cuando está dibujando y super concentrado, se vuelve completamente loco. Se le crispan los pelos y se parece a Medusa y todo (sí, mirad la imagen tan bonita que os pongo). Claro, yo cuando empecé a jugar iba con la mentalidad de que quería ser mangaka, ¿no? Así que debía llevarme bien con este que es mi jefe y aprender mucho... Ejem. Debería aprender cómo funcionan realmente estos juegos, ¿verdad? Yo quería a Ryou... En fin, el caso es que como todos los dibujantes de manga el tipo trabaja con mucha presión y tensión en el cuerpo, come más que una lima, se queda dormido por las esquinas y encima habla en sueños sobre que no es capaz de recordar cuál es su sueño... Yo todavía no le veo el encanto, la verdad, pero tiene un montón de fans.

El tercer capítulo va para Kyouichi, un americano con padre japonés que resulta ser un idol en Japón, pues lo que más le gusta es el anime y quiere ser seiyuu (doblador). Está doblando la adaptación que se ha hecho del manga de Todoroki sensei (no me preguntéis cuál es el título, solo recuerdo que tenía el kanji de flor en él, y que era algo como Momoka porque sois la modelo de la serie y os llaman así en alguna ocasión), pero que también hace anuncios en la tele como buen idol que es (aunque realmente no quiere y es su manager quien lo obliga casi). La imagen que os pongo es uno de ellos. El tío este es quien debería ser la chica. ¡Miradle bien! Qué decepción lo de Ren, en serio... Además de saber inglés porque es de California (no es relevante, pero para algo que entiendo dejadme xD) también sabe alemán, una de las escenas más desesperantes que he tenido que sufrir en el juego. No porque sepa alemán, sino porque en esa parte es una en la que estás de paseo y primero se te acerca un turista preguntándote en inglés por una calle. Como buena japonesa típica no tiene ni idea de inglés, así que le dice que tururú. Pero es que después aparecen alemanes hablándole en alemán, ¡y se tiran más tiempo hablando así que inglés! Lo peor es que en el momento en el que aparece Kyouchi para sacarle del apuro el audio está en ese idioma, pero los bocadillos salen traducidos en japonés... ¡y la mierda del audio no se oía nada por la música! En fin, lo mejor de esa escena es él sintiéndose rechazado y los alemanes burlándose de él en japonés porque se han enterado de todo xDD

El cuarto capítulo es para Hibiki, el chuleras con un montón de «amigas» con las que sale y besa y no pasa nada... También conocido como alguien algo lento de entendederas, pues cuando le dicen que eso no está bien el tío no entiende por qué se lo dicen. Su familia regenta una pastelería o algo así, por lo que siempre tendrá suministro de dulces para todos. Además, es un aficionado al manga (hace doujin), es decir, que no se dedica profesionalmente a ello, aunque tiene bastante talento y dice que quiere convertirse en uno. No sé qué más decir sobre él, no me lo he encontrado mucho, ni me llama la atención desde que hizo su presentación en modo «yo molo más que nadie, todas van detrás de mí y salgo con ellas a la vez», pero reconozco que tampoco he intentando sentir interés por él.

El quinto capítulo va para Kanzaki, el editor de la revista Kanaria, donde trabajamos junto a Todoroki sensei. A ver, trabajamos en su casa, en su estudio, como todo dibujante con sus ayudantes, pero la empresa editorial donde nos publican las cosas es esa. Como editor del chala'o ese, siempre está encima de él recordándole los plazos de entrega, y metiéndole caña para que entregue los manuscritos a tiempo. También parece que es el que mejor le conoce y quien además se muestra muy abierto contigo para ayudarte y enseñarte lo que necesites para tus propios manga. Sin embargo, este también tiene sus dosis de acojonar al resto, pues en un momento determinado recuerdo cómo en la librería se puso a echar la bronca por algo a las dependientas o no sé qué historias. Vamos, que también tiene sus cambios de humor bruscos... Y la gracia es que este que es el que parece más mayor que el resto (las gafas es lo que tiene en los dibujos, por no hablar de la imagen de sádico que muestra a veces también) no lo es tanto como el otro... Como detalle, recuerdo que en el primer «interrogatorio» que tienes con él le dices que no te esperabas que de joven jugara al baloncesto porque tenía pinta de empollón xD (Vale, no lo dice así exactamente, pero algo parecido sí que le dice, o eso creo).

Y ya, por último, nos dejamos al mejor para el final: Ryou. De él ya os he hablado un poco al principio con eso de que es vuestro amigo de la infancia y tal y cual, pero es que también es el dueño (herencia de sus abuelos) de la residencia de estudiantes donde todos vosotros os hospedáis. Al principio en realidad vivís con vuestros padres, pero cuando se enteran de que estáis trabajando en el mundo manga el padre se enfada mucho y acabáis discutiendo, y os vais de casa (ellos quieren que estéis en la universidad para estudiar empresariales, pero eso a vosotros os la trae al pairo porque lo único que queréis hacer es dibujar). Puedes decidir dónde hospedarte, pero no sé si todos los caminos llevan a Roma o fue mi elección xD El caso es que al final todos acabáis viviendo en el mismo sitio después de solucionar las cosas con vuestro padre (que es Todoroki sensei en mi caso quien intervino para hacerle entrar en razón de que era mi sueño y tal cual; él también pasó por una experiencia de no aceptación familiar o algo así). Pero volvamos con Ryou. Como ya era de prever, él también es muy popular en la universidad, pero en cuanto os ve se olvida del resto y solo tiene ojo para vosotras. Además siempre se muestra muy irascible con el resto de chicos que se os acercan, aunque al final el pobre no tiene ni voz ni voto cuando todos acaban acoplándose en la residencia xD

Para que quede clara una cosa: no os he resumido lo que ocurre en cada capítulo, sino que cogiendo como base a los protagonistas de los mismos os he hablado de ellos en ese orden. Pero lo que he dicho no se corresponde a más de la mitad del juego así que creo que no he spoileado nada... En cualquier caso, los finales, que es a lo que nos aproximamos ya, pueden ser con cada uno de estos seis (el de Ren ya he dicho cómo), pero también pueden entrar en modo rivalidad, según cuán alta sea la compatibilidad que hayas conseguido con los chicos. Si hay empate, imagino que al final se activa este modo entre las siguientes combinaciones: Ryou y Todoroki; Ryou y Hibiki; Todoroki y Kanzaki; Hibiki y Kyouichi. La imagen muestra la primera (sí, ese es el modo normal y sexy del chala'o... xDD).

En general es un juego que me ha gustado mucho; los dibujos son una preciosidad y solo por eso quiero conseguirlos todos en la galería del juego. Además, me sorprendió mucho leer que se desarrollaba en la universidad, y no en el instituto como viene siendo habitual. De hecho, a pesar de estar completamente segura de haber leído bien «universidad», me preguntaba si no sería un error (¡hay besos y escenas muy monosas!). Para finalizar ya esta reseña, os dejo con el opening del juego, que aparece todas las veces que inicias partida.

6 comentarios:

  1. Para empezar: ¡qué reseña más currada!

    En segundo lugar, quiero expresar mi enfado públicamente por que no nos traen traducidos y adaptados muchos videojuegos japoneses que tienen o no un gran éxito en el extranjero pero un potencial muy notable. Quería preguntarte si cuando empiezas a estudiar japonés, con un poco de "base" ya puedes jugar a este tipo de juegos. Por cierto, el dibujo es tan, tan genial... No sé, me encanta como ilustran el pelo de los personajes...

    ¡Muchas gracias por la reseña tan curradísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, gracias por comentar >///<

      Yo tengo un poco de base, como tú dices, y más o menos puedo jugarlo. No va a ser como si estuviera en tu lengua materna, claro, pero con esfuerzo y ganas...

      Eliminar
    2. Entonces supongo que podré próximamente disfrutar con ellos. Por cierto, te tengo que mandar un mail. A propósito, ¿viste el último mío del intercambio de marcapáginas?

      Eliminar
  2. Hala, ¡qué reseña más chula! ¡Qué dibujo! *_* Fíjate que me parece que los personajes molan muchísimo, incluso el timo de la chica xD El sensei sí que se parece a Eiji, sí... ¿Qué fue antes? Por cierto, no me extraña que te guste tanto el doblador: Light, Taichi... Vamos, que es la voz de personajes que te gustan mucho xD

    Lo de los minijuegos es interesante, la mayoría no los tienen, ¿no? Siempre es bueno algo que diferencie al juego del resto ^_^

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes que me gustan esta clase de juegos, pero mi japones es nulo XD. Hay una compañía que los hace para PC y me encantan, creo que se llama Hanaki (que hasta tiene na propia versión de Hogwarts con seres sobre naturales, posibilidad de yuriar cantidad... y de ligarte a fakesnape XD). Te lo comento para ver si los reseñas y tengo a alguien para comentarlos XD. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿También en japonés? .-.
      Cuéntame más xD

      Eliminar