27 de julio de 2013

Embassytown

La verdad puede ser una carga y una barrera

Título: Embassytown
Título original: Embassytown
Autor: China Miéville
Traductora: Gemma Rovira
Editorial: Fantascy
Páginas: 446
Sinopsis: En medio de la capital de un planeta ubicado en las más remotas periferias del universo, se erige la Ciudad Embajada, un enclave diplomático asentado por colonos humanos. Aquí los humanos no son la única forma de vida inteligente. Avice, una de los colonos, goza de un raro y especial vínculo con los seres autóctonos, los enigmáticos Anfitriones... Aunque no puede hablar con ellos. Los únicos humanos que han dominado su peculiar Idioma son un pequeño cuadro de Embajadores. De repente el frágil equilibrio en que conviven humanos y extraterrestres se verá trastornado por la llegada de un nuevo Embajador. En cuanto los Anfitriones escuchen su insólito discurso, los cambios no se harán esperar. Y al avecinarse un cataclismo de proporciones incalculables, Avice se dará cuenta de que el único camino de salvación es que ella intente lo imposible: comunicarse directamente con los Anfitriones.

Opinión: Todo lo que diga de este libro se quedará corto probablemente. Se trata de un tratado lingüístico, de un libro de tesis social acerca del contacto entre criaturas completamente distintas con modos de ver la vida de un modo distinto por completo. No se puede decir, en ningún caso, que haya acción o aventura, aunque haya algunas pequeñas escenas, esto puede sorprender a muchos y echarles para atrás al no saber realmente lo que están leyendo. Lo realmente importante de este libro es toda la carga filosófico-lingüística que conlleva, por no hablar de la aproximación a la psique de los seres humanos.

Por ello, no puedo realmente hablar como hablo de otros libros ya que se perdería por el camino buena parte de lo realmente importante. Sí, en todos los libros el estilo, la trama y los personajes son lo que mueve la historia y lo que, a la postre, hará que nos lleguen los mensajes que quiere transmitir el libro. Sin embargo, hay ocasiones en que las tres cosas se supeditan a un mensaje superior, mucho más importante que la suma de las tres. Digamos que es un mensaje emergente que traspasa las débiles fronteras de una división tan arbitraria de los espacios con los que se cuenta la historia. Por tanto, en este caso, se emplean todos esos espacios para contar un mensaje principal y otros secundarios. El principal, el uso del lenguaje y su relación con la realidad que vivimos, los secundarios, desde la política colonialista hasta las relaciones humanas como algo basado únicamente en la convención. Como podéis ver, se trata de temas profundos que, evidentemente, tocarán más a algunos lectores que a otros. No por ello creo que sea un libro cerrado destinado a esas personas únicamente, puesto que, por la forma en que está contado, puede servir también para que aquellos que nunca se lo han planteado se lo planteen por primera vez.

Si hablamos del uso del lenguaje en este libro, veremos cómo una de las razas extraterrestres que han encontrado los humanos durante su expansión es la de los Anfitriones, o, como les llamarán más adelante, Ariekene. Esta raza tiene un Idioma muy distinto del nuestro. De cualquier idioma humano ya puestos. Esto es porque no se puede mentir con él, es decir, solo puede decir cosas que hayan sido verdad. Cierto, esto también pasaba con el idioma antiguo en Eragon y estoy seguro de que hay alguno más, pero ahora mismo no los recuerdo. Bien, no poder mentir parece algo bueno,¿verdad? Recuerdo que cuando se lo conté a Alexia su primera reacción fue en plan No le veo ningún problema. Pero entonces es cuando viene el truco todos decimos mentiras a lo largo de nuestra vida diaria. Desde los poetas con sus labios como pétalos de flores, hasta el tendero de la esquina al decir que todo lo que has comprado son veinte euros. Ah, ¿que no os parecen mentiras? Eso es porque tenéis interiorizado el mundo referencial y metafórico. Y eso es algo que un idioma que solo está compuesto de verdades inmutables no tiene. Así, pronto descubriremos que la capacidad de los humanos para mentir ha generado controversia en el seno de la raza, con gente que quiere aprender a mentir y otros conservadores que no quieren contaminar su Idioma. No es difícil hacer símiles con muchas situaciones acerca del lenguaje en nuestro mundo, ¿verdad? Bien es cierto que los cambios que nosotros introducimos en la lengua no llega en ningún caso a significar un cambio de paradigma tan amplio como pasar de un lenguaje donde todo lo que se dice es cierto a uno referencial. Este mensaje, si queremos llamarlo así, es el más importante del libro y sobre el que todos los personajes discurren y sitúan su percepción de la verdad. Desde la inculta de la protagonista-narradora hasta su marido lingüista, todos tienen una percepción y una opinión acerca de esto.

En cierto modo, una vez comprendida la expresión de los mensajes de la novela, podemos ver que aunque los personajes tienen un carisma especial, la narradora solo lo tiene en cuanto a narradora. Vale, en los últimos momentos también como personaje... pero eso no quita para que durante toda la novela sea el personaje más espectador que hay. Lo cual tiene su punto positivo, nos muestra desde un punto de vista cercano una realidad tan distinta a la nuestra que nos costaría empatizar sin una narradora que vaya descubriendo las cosas al mismo tiempo que nosotros. Por otro lado, se da la casualidad de que conoce a todos los personajes importantes, casi desde el principio, y nos los presenta, lo cual hace que, en determinados momentos no nos parezca el narrador más digno de nuestra confianza. Sobre todo cuando no sabe y nos lo dice directamente. Por otro lado, al ver al resto de personajes nos asombraremos por su extraño carisma en muchas de las ocasiones. Eso sí, prefiero, y mucho, lo poco que nos cuenta de los Anfitriones, que lo poco que nos cuenta de las personas, de quienes iremos descubriendo las cosas más lentamente. Pero estos no son los únicos exoterrestres, o exot, que conoce la narradora, aunque de los otros tres tipos, si contamos a los automas como tales, apenas recibimos información. De hecho, hay algo especial acerca del lenguaje de los Anfitriones, y es que los automas no pueden comunicarse con ellos, de hecho, los humanos son los únicos que, después de una adaptación complicada, pueden intentar comunicarse. Y eso habla bastante de la capacidad de adaptación de los humanos para conseguir una comunicación. Como podéis ver, todo se acaba o empieza reduciéndose al lenguaje.

Por otro lado, la creación del mundo en el que se encuentran y el uso de distintas formas lingüísticas está perfectamente trasladado al estilo, de manera que, con ayuda de una gran traducción, nos encontramos con un texto que, a pesar de su complejidad, se puede disfrutar con un poco de esfuerzo por parte del lector. Quizá eso será una de las cosas que echen para atrás a más gente. No es un libro de fácil lectura, sino uno que recompensa el esfuerzo y la atención del lector con detalles y pensamientos mucho más profundos de lo que una lectura superficial puede dar. Y esto puede echar para atrás a muchos que no sepan con lo que se van a encontrar. Yo os animo a que superéis esa barrera y os crezcáis ante las dificultades que os propone; el resultado merece la pena y mucho.

En definitiva, un libro que se encuadra en lo que se ha dado en llamar ciencia ficción hard, con un vocabulario complejo y una trama complicada, un estilo en primera persona a dos tiempos que puede liar a cualquiera. Un gran libro con una intención clara: hacer pensar al lector sobre cómo utiliza el lenguaje y si aquello que todo el mundo vería como algo positivo (no poder mentir) lo sería tanto si no fuera por elección sino basado en un lenguaje estrictamente cierto. En esta ocasión la puntuación es un tanto distinta, puesto que no voy a puntuar cada una de las partes, sino que, aconsejado por Alexia después de hablarle del libro, voy a poner lo que merece en total.


Impresión general
Puntuaciones
Especial
9.5

3 comentarios:

  1. Ya he leído dos reseñas sobre este libro y le tengo bastantes ganas por los aspectos que has reseñado de que usa una realidad alternativa para tratar de explicar la nuestra. Lo que has contado me ha recordado a parte de El maestro cantor y La voz de los muertos de Card, donde se trabaja con la importancia del lenguaje y la comunicación. Y quería saber a qué te referías exactamente con lectura complicada. En la otra reseña que leí se mencionaba que te mete en el mundo a las bravas y que el lector no debe perder el hilo en ningún momento si quiere ir comprendiendo la ambientación al no haber, digamos, una especie de presentación. ¿ Te referías a eso o hay algo más?

    Me ha encantado la reseña. Con esta, ya me he decidido a ahorrar o a pedirlo en la biblioteca. Decida lo que decida, es seguro que le hincaré el diente al libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uhm... No, me he leído los dos de Card y no tiene excesivas semejanzas con ninguno de los dos. Quizá más con La Voz de los muertos, con el lenguaje pequenino... pero tampoco en exceso.

      El tema de la complejidad de la lectura empieza precisamente en ese meterte por las bravas, pero continúa con el sistema de narración en dos tiempos, no del todo clarificados hasta casi el final, o con la froma de narrar algunas escenas algo complejas. En general, tanto el léxico como la sintaxis como la gramática se alejand e als construcciones sencillas.

      En cualquier caso, no te arrepentirás de leer el libro.

      Eliminar
  2. No acabo de decidirme, porque he leído odio visceral o amor incondicional. No acabo de decidirme... nada, a la próxima que nos veamos, te veo lanzándome la novela a la cabeza XD. XA-LFDM

    ResponderEliminar