11 de junio de 2013

Refugio

Escuchó el hacedor hablar de la Salvación y de cómo los engendros la hacían peligrar. 

Título: Refugio
Título original: Outpost
Autora: Ann Aguirre
Traductora: Eva González
Editorial: Hidra
Páginas: 446
Sinopsis: El mundo de Dos ha cambiado desde que los lectores la conocieron en Enclave.
Ahora vive en la Superficie, en un pueblo llamado Salvación.
Pero los problemas no la han abandonado. En los túneles al menos la trataban como a una adulta y podía contribuir a mantener el enclave. Pero en Salvación la ven como a una pobre muchacha que aún necesita aprender mucho. Encima no encaja con las demás chicas: no le gusta cocinar, coser ni ir a clase. Dos solo sabe luchar.
Para empeorar aún más las cosas, su compañero de cacería, Van, no se acerca a ella. Sus sentimientos por Van no han cambiado, pero él prefiere mantenerla a distancia.
Confusa y sola, Dos empieza a buscar una salida.
Tratará de alistarse en las patrullas de verano que protegen a los sembradores del campo de los ataques de los Engendros. Pero todo está cambiando en la Superficie de un modo similar a como lo hizo bajo tierra. Los Engendros se han vuelto aún más listos. Observan. Esperan. Planean. Esos monstruos no tienen intención de permitir que Salvación sobreviva, y parece que Dos es la única consciente del fatídico destino que les aguarda tras las murallas.

Opinión: Nos encontramos ante la continuación de una de las sorpresas dentro de la estética zombie que impregnó lo posapocalíptico hace poco, Enclave. Un segundo libro que apenas tiene que ver con el primero en cuanto a situación y que de esa manera consigue que veamos un nuevo rostro de los personajes. Empezando por Dos, y siguiendo con sus tres compañeros inseparables, viviremos su aclimatamiento a una sociedad restrictiva basada en unas creencias religiosas muy cerradas, en contraposición a la sociedad supersticiosa prácticamente de la Edad de Piedra que vimos en el primero. Como siempre, después de todo buen apocalipsis las sociedades que surgen buscan una vuelta a las raíces, y en este caso parece que vamos a  tener una especie de recorrido temporal por cada una de las etapas sociales, ya tuvimos «El jefe manda» y ahora llega «La teocracia mola».

Hay pocos personajes añadidos sobre la base de los protagonistas de la anterior, pero cada uno de los añadidos nos demuestra que el mundo de los adultos está tan jodido como el de los jóvenes cuando se trata de un apocalipsis. Quizá desde ese punto de vista el ver cómo la sociedad cae siempre en los mismos patrones, y que durante el libro se descubra claramente el paralelismo con distintas sociedades centradas en la vuelta a las religiones sencillas, nos debe asustar mucho más de lo que nos consigue asustar. No lo consigue porque, pese a los fanáticos que aparecen, podemos ver también a gente normal que sigue las normas que les ponen porque las ven naturales y mejores que la alternativa. Algunos de ellos nos sorprenderán, otros simplemente nos resultarán poco interesantes, pero lo importante es que, personalmente, ver a la familia que acoge a Dos, al médico o al alcalde, por no hablar del hombre que les encuentra y les protege, me da la esperanza de que dentro de todo grupo de fanáticos los que acaban descollando son los buenos.

Sin embargo, si consideramos como personaje, y lo son, a los zombies que perseguían a nuestros protagonistas en la anterior novela, nos encontramos con un recurso muy sencillo por parte de la autora, un tanto sacado de la manga, y es que ahora van a ir cambiando de una manera que acaban dando mucho más miedo a nuestros protagonistas. Esto les enfrenta a distintas consideraciones morales y sociales complejas que, probablemente, se conviertan en el eje principal del tercer libro. Si tuviera que apostar, diría que en el tercero veremos una armonía rota por la llegada de nuestros protagonistas. Esto tiene dos lecturas, por un lado, estarán los que se sientan un tanto estafados por el cambio de temática y de sensaciones que nos transmiten los monstruos, y por otro lado estarán los que verán esto como una evolución lógica muy interesante. Personalmente, ni lo uno, ni lo otro. Por un lado me siento un poquillo traicionado por la autora, puesto que nos prometía algo en el primero que no cumple en este segundo sino que se aleja de ello. Por otro lado, como no me entusiasman los zombies como recurso narrativo, me encanta que se haya centrado en la sociedad y en los efectos que un cataclismo podría tener. Por tanto, me siento un tanto confuso respecto a la saga y estoy a la espera de lo que suceda en Horda, libro que no tendremos que esperar demasiado, para juzgar si el giro que se ve en este libro llega hasta ese de la mejor manera posible.

El estilo que nos lleva a través de esta nueva sociedad tan peligrosa y tan mortal como los mismos zombies es rápido y sincero como la misma Dos. Volveremos a ver todo a través de sus sentimientos y su comprensión del mundo, a pesar de situarnos en una tercera persona muy conveniente para que nos sintamos cercanos a la protagonista, pero sin llegar a confundirnos pensando que comprendemos los pensamientos de alguien tan distinto. Esto es importante, porque es precisamente esa sensación la dominante a lo largo de la novela, pues es precisamente su diferencia respecto al resto de personajes lo que la hace verdaderamente relucir en mitad de la sociedad, y ser capaz de mostrarnos tanto las luces como las sombras de esa sociedad. Los momentos de acción, precisamente por esa perspectiva tan cercana que nos ponen serán frenéticos y conseguirán traernos a la mente películas del estilo de Thor o 300, sobre todo dado que, a pesar de la existencia de armas de fuego, nuestros protagonistas siguen prefiriendo sus cuchillos.

En definitiva, un libro con una trama sólida, basada en el personaje de Dos y su relación con una sociedad difícil.  Sin duda, por ahora, una de las apuestas más arriesgadas y, hasta cierto punto, mentirosas de la nueva tanda de novelas posapocalípticas. Con esto no quiero decir que sea malo que cambien de parecer los autores durante una saga (mejor que Medianoche con su cambio de trama a mitad del primer libro...) pero... resulta extraño y puede molestar a algunos lectores. Está muy bien llevado el cambio pero es algo que resalta por encima del resto de la trama, si bien la relación de Dos con Van tiene unos altibajos interesantes, sobre todo el primero, el último... en fin, natural pero molesto.


Impresión general
Puntuaciones
Trama: 7
Personajes: 7
Estilo: 9
Verosimilitud: 9
Sociedad: 7

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada