3 de abril de 2013

La hija de hierro

Esta Hacedora viajó a un mundo de hadas a través de una puerta que no sabía que existía.

Título: La hija de hierro
Título original: The Iron Daughter
Saga: The Iron Fae II
Autora: Julie Kagawa
Editorial: Darkiss
Traductora: Victoria Horrillo Ledesma
ISBN: 9788468709208
Sinopsis: Medio princesa de los duendes de Verano, medio humana, Meghan nunca había encajado en ningún sitio. Abandonada por el príncipe de Invierno al que creía enamorado de ella, se encontraba prisionera de la reina de la Corte de Invierno. La guerra entre Verano e Invierno era inminente, pero Meghan sabía que el verdadero peligro no era ese, sino los duendes de Hierro: seres mágicos forjados en metal que solo su príncipe ausente y ella habían visto. Pero nadie la creía. Atrapada en el País de las Hadas, con sus poderes mágicos bloqueados, Meghan solo tenía un arma: su propio ingenio. Confiar en alguien era una locura. Encomendar su destino a un posible traidor podía ser mortal. Sin embargo, Meghan no podía evitar prestar oídos a los anhelos de su muy humano corazón.

Opinión: Hace un año os traíamos la reseña del primer libro de esta saga fae tan especial: El rey de hierro. Y es que, aunque aquella reseña no la hice yo, estoy de acuerdo en todo lo que dice. Para mí, que una historia trate sobre los fae y sus distintos tipos, así como de las Cortes de Hadas, dice mucho de sí y se ha ganado una parte de mí. ¿Por qué no hay tantos libros que se dediquen a ese mundo como debería? Es todo tan mágico... Y es que, quien haya visto o leído HakuYou, entenderá un poco más el potencial que tiene. Precisamente porque detrás de todos los seres mágicos y despiadados se encuentra una bonita historia de amor. En el libro anterior no lo pensé, pero en este no he podido evitar recordar y hacer algunas reminiscencias a Memorias de Idhún, por ese triángulo tan peculiar que tiene también. Y es que, como decía la editorial, ¿de qué equipo sois? ¿Ash o Puck? Si no habéis leído el primer libro, dejad esta reseña, enganchad el libro y volved cuando acabéis.

Para empezar, The Iron Daughter (prefiero decirlo en inglés, al fin y al cabo ese es el título que más se ve en la edición española) nos trae una sorpresa en su interior: el relato Travesía de Invierno que nos cuenta en unas 70 páginas lo que ocurre nada más acabar The Iron King y comenzar The Iron Daughter. Al principio me encantó ese detalle, pues cuanto más conozcamos sobre esta saga, sus personajes y tramas, mejor. Además, eso me serviría para poder recordar mejor qué había pasado y a qué nos íbamos a enfrentar enseguida. Sin embargo, aunque lo disfruté muchísimo, nada más comenzar la novela en sí, gran parte de lo que habías leído en el relato se te vuelve a contar una vez más, con las mismas palabras. Y eso me mosqueó muchísimo. Hizo que todo el encanto que desprendía Travesía de Invierno quedase relegado a un rincón para no poder hacer otra cosa que ver lo mal hecho que estaba eso. Y me refiero a la autora, a Darkiss le agradezco muchísimo que incluyeran el relato. Sin embargo, no todo quedó relegado, pues aún permanece en mi mente una escena en particular con Grim y Ash que no hace más que tenga la mosca detrás de la oreja. ¡Mis dos niños juntos! Porque sí, si a estas alturas no sabéis que mis dos personajes favoritos son ellos, estáis tardando bastante. En primer lugar porque Grimalkin pertenece a una raza de fae muy especial: los cait-sith. ¿Os suena de algo? ¡Es un gato! Es un gato como Nico en HakuYou o como Cheshire en Alicia en el País de las Maravillas. ¿Quién no puede caer rendido a sus encantos desairados? Y, siguiendo esa misma rama, tenemos a Ash, el Príncipe Tenebroso, tercer hijo de la Reina Mab. O, en otras palabras, al Kirtash faerizado. Y todo el mundo sabe cuál es mi opinión sobre Kirtash, ¿verdad? *o*

Como me ha salido lo de las comparaciones con Memorias de Idhún, debo decir que en este libro hay mucho más amor que en el primero, el segundo tema más importante por detrás de la trama en sí. Más que nada, porque en el primero todo empieza a crecer y desarrollarse hasta ya casi el final, mientras que aquí existe desde el comienzo. Ahora que Puck está «reposando» de sus heridas, Meghan y Ash están solos y tienen que cumplir con el contrato que hicieron: ir a las tierras del Invierno, Tir Na Nog, y conocer a la despiadada Reina Mab. Y claro, lo que ha surgido entre ellos es un poco irremediable, pero prohibido, pues Verano e Invierno no pueden acabar juntos. Sin embargo, como todo triángulo, Meghan debe mostrar sus dudas (aunque muy bien no le sale a la chica, parece que lo tiene bastante claro) e intentar aclarar sus sentimientos y decidir qué es lo que siente exactamente por los dos. Puck siempre ha estado a su lado, es su mejor amigo, y verle en el estado en el que se encuentra le desgarra el corazón (este seria Jack), mientras que Ash la tiene hipnotizada (no literalmente) con sus ojos hielo y no sabe a lo que atenerse con él porque unas veces la mira con desprecio y la amenaza con matarla con su espada de hielo (ejem) y otras, en cambio, parece que detrás de esa capa de escarcha hay algo más (por si no queda claro, este sería Kirtash xD). Y así, con este panorama lleno de dudas y desafíos a la tradición, Meghan tendrá que superar todos los obstáculos que encuentre en el Nuncajamás. Pero como todos sabemos, esto no puede ser simplemente así. Para que se mantenga ocupada en otras cosas más importantes y que le ayuden a decidirse, tendrá que volver a enfrentarse a los duendes del Hierro y evitar una guerra declarada desde siempre. ¿Alguien decía que iba a ser fácil?

Peleas aparte, debo decir que este libro me ha gustado un pelín menos que el anterior porque no creo que la trama romántica tenga la tensión que debiera. Como he dicho antes, Meghan parece tener muy claro lo que quiere, y eso no puede ser en ningún momento un triángulo lleno de dudas e incógnitas. Si no me lo intentaran vender como tal, entonces quizá tendría otra opinión, pues la historia de amor que tienen es bastante mona y trágica a la vez, pero con Puck de por medio lo que hace es que me distraiga un poco, como si la pareja principal no fuera realmente el foco de atención al que hay que prestar atención. Por eso digo que hay algo que me falla en todo este «triángulo». Sin embargo, la trama sigue manteniéndose a la altura, y seguimos conociendo más detalles sobre esta nueva Corte surgida de los sueños tecnológicos de los humanos. Para empezar el por qué del título y del siguiente, lo cual no hace más que crear intriga y ganas de saber qué va a pasar. Tengo mis teorías, pero no voy a decirlas por ser completamente spoilerescas. Solo queda enganchar The Iron Queen y ver si mis sospechas se confirman o no. También conocemos a más personajes, e incluso alguna que otra raza nueva. Sobre el tema de la traducción no voy a hablar, porque se mantiene igual que la del primero; punto a favor por la coherencia, aunque siga sin gustarme un pelo «truequel» (changeling) y «pisqui» (pixi). Así que, igual que decíamos en la reseña anterior, si aún no habéis conocido The Iron Fae y os gusta el mundo fae y las historias de amor prohibido, no dudéis en darle una oportunidad.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8
Amor: 7.75
Trama: 8
Mitología: 9.5
Estilo: 8

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada