1 de febrero de 2013

Obsidian

Escribieron los hacedores sobre una historia que ya habían comentado al olor del café

Título: Obsidian

Título original: Obsidian 
Saga: Lux I
Autora: Jennifer L. Armentrout
Traductora: Laura Ibáñez
Editorial: Plataforma Neo
Sinopsis: A su llegada al tranquilo pueblo donde su madre se ha exiliado después de la muerte de su padre, Katy conocerá a unos vecinos muy especiales, Dee y Daemon. Pronto se hará amiga de Dee y una tensión muy especial la unirá a Daemon.

Opinión: Aunque de este libro ya tenéis la audio reseña, cuyos enlaces os dejaré al final de la entrada, vamos a hacer una reseña tradicional, para aquellos que las prefieran así. Lo primero que podéis notar es que la sinopsis que hemos puesto no es la misma que la oficial, esto se debe al descuido, según pensamos, que supone haber puesto un spoiler en la reseña, lo que sin duda genera dos modos de leer el libro: Habiendo visto el spoiler, y sin haberlo visto. Por esto, esta reseña partirá de la base de que no habéis visto dicho spoiler. El libro en sí os va a traer muchos recuerdos, ya que se hunde alegremente en los tópicos que todos podemos esperar dentro de la romántica juvenil paranormal. Sin embargo, podréis ver el punto que distingue a este libro del resto: sus personajes principales. Ellos consiguieron que, pese a las reminiscencias y a los recuerdos, el libro tuviera un aire especial. Eso sí, si esperáis una trama desarrollada, ya podéis ir esperando, puesto que se trata de un libro claramente introductorio donde el objetivo es que conozcáis a los personajes y dejarlos en situación para el resto de la saga. Más que trama desarrollada, yo diría, como ya dije en los audios, que no hay descripción ni explicación alguna. Es simplemente: «te digo esto porque sí, créetelo y punto». Sin embargo, sí que es cierto que los personajes ─Daemon y Katy en exclusiva, el resto me dan igual─ merecen la pena y resultan muy llamativos y refrescantes con su relación amor-odio.

No puedo evitar resaltar la relación de Daemon y Katy, llena de conversaciones ingeniosas y situaciones interesantes. Cada uno de sus diálogos consigue exaltar al lector, a veces con emoción, a veces con enfado hacia ambos. Sin embargo, es precisamente esta tensión la que puede pasarles factura en determinadas ocasiones, llegando a cansar a los lectores ante su tira y afloja. Esta situación, muy común dentro de estas novelas, se lleva desde el principio casi a un punto fuerte de tensión. Esto no quiere decir que no vaya a haber momentos tiernos, más bien al contrario, hay bastantes y cada uno de ellos saciará en parte el ansia del lector por un cambio en la situación de la pareja. (¿Que la saciará? ¿¡Dónde!? Nos pone aún más en tensión y desesperados porque ocurra algo definitivo. Pero no penséis mal, no me refiero a nada sexual ─cof,cof, esto me suena a algo dicho en las audioreseñas─, sino a que no se consolida nada de nada, sentimentalmente hablando, ni formalmente). Aunque suelen acabar con un empeoramiento de la imagen de Daemon, luego suele recuperarla. Por otro lado, puede resultar extraño ver cómo esos altibajos que tienen ambos acaban consiguiendo que parezcan bipolares, si bien el lector puede llegar a empatizar, más o menos, con ellos. Sin embargo, no son los únicos personajes en la trama, puesto que hay alguno que otro más que da juego, como pueden ser Simon y Dee. Claro, que no es el juego que uno esperaría, puesto que se trata de personajes realmente planos, pero que, por lo menos afectan a la trama. Porque luego tenemos varios que ni siquiera llegan a eso (o que te los presentan para que en un futuro aspiren a llegar... Como Ash). El caso de Simon, por otro lado, es demasiado extraño como para dejarlo pasar. Quizá uno de los motivos más importantes para que no entendiera cuál podía ser el problema de este personaje es su falta de descripción, pero el caso es que, debido a su forma de expresarse y de relacionarse con Katy, te lo imaginas de una manera, y luego cuando avanza la historia bruscamente te muestran una cara completamente distinta del mismo. Y eso molesta, porque si no te da datos sobre él, tú te lo imaginas como prefieres... (Pero eso ocurre con casi todo. Las descripciones brillan por completo por su ausencia, a excepción, por supuesto, de la maravillosa tableta de chocolate que debe tener Daemon por abdominales)

Por otro lado, he hablado de que esos dos por lo menos mueven la trama. Tendría que decir que tiran de la trama, porque avanzar no avanza mucho (No, simplemente sirven para que la autora pase a escenas más interesantes, como los celos o algo así jujuju). Resulta que es el primer libro de una saga de por lo menos cuatro libros. ¿Sabéis lo que significa eso? Exacto, se trata de un volumen introductorio, donde los sucesos apenas importan mientras que conocer a la pareja que nos acompañará durante el resto de la saga y dejar clara su personalidad ocupa mucho más espacio. Así, nos encontramos con una trama que se mueve a trompicones, donde cada una de las cosas parece suceder con el único motivo de incentivar los diálogos entre Katy y Daemon, mientras todo el resto de cosas se quedan en suspenso. No me estoy quejando exactamente, puesto que esos diálogos son, con mucho, lo mejor de la novela. Sin embargo, el uso de tópicos sacados de manera directa de Crepúsculo no ayuda en nada a esta novela. Los pocos que no saca de ahí, además, destacan con tanta fuerza que resulta esclarecedor que si la autora hubiese decidido crear todas las situaciones de una manera completamente original nos encontraríamos con una situación mucho mejor. Por no hablar del caso de la reminiscencia con cierta serie a la que me recordaba a más no poder desde que supe el spoiler de la sinopsis ─alrededor del cual gira toda la novela─. No voy a decir la serie que es (si queréis saberlo, escuchad la audioreseña), pero es que además posteriormente descubrí que se trataba de una adaptación de una serie de libros, por lo que las referencias e inspiraciones resultan bastante claras. Y por eso pierde originalidad. Por eso insistimos en que lo mejor son los diálogos, porque parece que es lo único que le da frescura a la novela.

En cuanto al estilo tengo dos palabras que lo definen perfectamente: ¿Qué? ¿Dónde? En serio, podía haber utilizado menos descripciones, pero entonces tendríamos un guión cinematográfico con monólogos interiores muy profundos. Bueno, dejémoslo en más o menos profundos. (¿Profundos? Yo no llegaría a tanto aunque utilices niveladores. Podría haber desarrollado mucho más sus pensamientos y sentimientos, y no lo hace. Solo nos trata de convencer de que, aunque esté loca por su vecino, no quiere saber nada de él. Ya, claro. Y, por otra parte, lo de su supuesta afición por la literatura y su vena bloggera, aparece únicamente como mera anécdota, ¿no? Quiero decir, no lo desarrollan para nada, como si el objetivo de la autora hubiera sido, únicamente, dedicar un guiño a los bloggeros para que les cayera simpática. Que lo consigue, sí, pero que al no aprovechar ni desarrollar más esa parte queda un poco cantoso, en mi opinión). Con esto quiero decir que una de las sensaciones que más me han pesado ha sido la de desconcierto. Descripciones que no existen y que te dejan sorprendido cuando de repente sucede algo que no debería. Por no hablar, por supuesto del coloquialismo en algunos momentos excesivo por parte de la narradora. Sé que muchos me diréis, como Alexia, que la narradora es joven y habla como tal, pero al estar en pasado se supone que ya ha pasado un tiempo y que te está contando una historia tal y como la recuerda. Nadie recuerda «repanchingado», sino «tumbado»... mera convención narrativa, supongo. En cualquier caso, ese mismo coloquialismo tiene su lado positivo, y de nuevo se da en los diálogos, muy cercanos y veloces gracias precisamente a ese coloquialismo tan directo. Por mi parte, no estoy del todo de acuerdo con eso, porque eso de que no se piensa de forma coloquial... no lo tengo tan claro. Cada cual pensará como quiere, ¿no? Y aun así no creo que se sea consciente, ni que se pueda hablar de ello sin haber hecho un estudio previo.

En definitiva, un buen libro que entretiene y que trae frescura en los diálogos, pero cuyos personajes secundarios y trama estorban. Y no quiero decir que debieran desaparecer, sino que se debería conseguir que resultase menos «molesta» su presencia dándoles más fuerza y, sobre todo, que no parezcan simples marionetas. Sí, porque, a pesar de todo lo que decimos por aquí, si nos habéis seguido durante la lectura y el análisis concienzudo que hacemos en la audioreseña (sí, me repito mucho, pero es que si habéis leído esto, escuchadnos desvariar, en serio. Os prometo que como mínimo os entretendréis), sabréis que en el fondo nos ha gustado por esos dos personajes tan extravagantes y que estamos desesperados (sí, desesperados. Así, sin más) por saber más de ellos y de su evolución en su inexistente relación amorosa. 

Audio reseña conjunta:


Impresión general
Puntuaciones
Impresión general
Personajes: 7.5 / 8
Diálogos: 8.5 / 8
Trama: 7 / 6.5
Amor-odio: 8.25 / 7.75
Estilo: 6 / 7

6 comentarios:

  1. Es la primera reseña que leo de este libro, que dice que es algo flojo...

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues menos mal que es floja, proque parece que os ha acabado gustando :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sea floja no implica que no entretenga, ni que no sea divertido hablar del libro, solo implica que literariamente tiene cosas que podrían estar mejor, por lo menos en mi opinión. xD

      Eliminar
  3. Aunque el tema de los alienigenas no me llame, el libro me interesa mucho.

    Beso

    ResponderEliminar
  4. a mi me ha encantado!

    ResponderEliminar