5 de diciembre de 2012

I'll be there

Escuchó el hacedor los problemas de un par de hermanos y su encuentro con una familia normal

Título: I'll be there, siempre contigo.
Autora: Holly Goldberg Sloane
Traductor: Gonzalo Fernández
Editorial: SM
Páginas: 446
Sinopsis:A Emily no le gusta cantar. Desafina. Y además,con tanta gente mirándola.... ¿Por qué se habrá empeñado su padre en que haga algo así? Y luego está ese chico, sentado al final de la fila. Tan guapo. Tan distinto. Oculta algo. Y la mira, todo el tiempo. Solo a ella. Y ella se ha puesto a cantar. Solo para él.

Opinión: Este libro me ha decepcionado bastante. Primero, porque la historia de amor resulta insípida, como mucho. En general, todas las historias contenidas en el libro resultan creepy en principio, por no decir directamente preocupantes. Es cierto que el inicio y la historia de la vida de los dos chicos no están mal, pero no dejan de ser carne de película de sobremesa. Eso sí, el niño, que parece autista al principio, pero que no lo es, resulta muy interesante. Pero todo esto requiere que me extienda más sobre ello. Baste decir que ya desde el comienzo, el primer encuentro entre trama y sinopsis es... discordante, por no decir completamente contradictorio. Creo que es una de las veces en que la sinopsis parece mucho más interesante, por los posibles desarrollos que se te ocurren, que lo que es la trama. La sinopsis es una escena de todo el libro. La que da esperanza de encontrarte ante una buena historia, básicamente.

Los personajes-narradores, porque pronto descubriréis que todos tienen sus cinco páginas de gloria, resultan especialmente extraños. Vale, está bien que salte de la voz del chico a la de la chica, incluso es interesante que se vea la voz del niño pequeño y la del padre de los dos chicos, pero hay algunos de los personajes que actúan como narradores que resultan completamente extraños, por no decir innecesarios. Parte de la gracia de mantener el punto de vista de pocos personajes está en el misterio que ello conlleva, si me llevas del punto de vista de uno a otro, que no sea para enseñarme lo mismo sin darle la más mínima emoción, o sin que tenga verdadero interés para el lector.

Sí, estoy hablando de cierta empleada de motel... por no hablar de cierto «espíritu animal». No tiene ningún sentido. Sin embargo, tengo que romper una lanza a favor de la pareja protagonista. Y no, no me refiero a Sam y a su chica, no. Me refiero al padre y al niño de conducta extraña, sin lugar a dudas ellos son los personajes más interesantes. Y sí, ambos lo son porque tienen modos  de pensar distintos a los de los demás, así que cuando entramos en sus conciencias por lo menos vemos algo de extrañeza. El padre es un psicópata... y el niño va camino de serlo, la verdad. Entiendo que los polis estén preocupados con él. Recemos que prefiera entrar en el ejército americano a ser un terrorista.

A pesar de esto, supongo que debería hablar aunque fuera mínimamente de algunos de los otros personajes que supuestamente nos van a interesar de esta historia. El seudodetective... en fin, ese sí que es creepy con todas las de la ley. Mira que en la primera escena hasta llega a darte pena... pero luego... luego da mal rollo. En serio, ¿a quién se le ocurren algunas de las cosas que hace? Spoilers a partir de aquí, pero es que si no lo digo no me quedo tranquilo. «Ey, esa chica ha decidido dejarme tirado, pero el chico por el que me ha dejado tirado, que va con un niño pequeño, seguro, seguro que tiene algún secreto. Mis padres, un abogado de postín y una detective solo me han enseñado a aprovecharme de la ley así que vamos a perseguirles y a averiguar dónde viven» ... Vale, si fuera para darles una paliza, todavía lo entendería, malote de equipo deportivo. Pero no, no es esa la situación. Sigamos con el pensamiento: «Así le mostraré a la chica que realmente no lo conoce y se lanzará a mis brazos desconsolada ¡MUAHAHAHA!» ... Claaaaro, chico, claro. En fin, hasta ahí, todavía puede ser razonable. «Oh, mierda, ha desaparecido, ya no hay motivo para que esta chica me rechace y aún así lo hace, por mis narices que voy a conseguir ir al baile con ella» ... Esto... ¿Qué? Vamos a ver si lo entiendes, hijo mío. No hay ningún motivo para que ella te soporte. «Oh, vaya, soy un acosador de segunda que me paso por su casa muy a menudo pero nunca llego a decirle nada... excepto a intentar aprovecharme de ella en el cine, en el coche. Seguro que quiere acostarse conmigo en el baile»... perdón, que faltan las mejores partes, pero vamos, que da miedito y encima parece... oh, sí, un malvado de película de sobremesa. Ah, ¿esperáis que haya algún enfrentamiento entre el chico bueno y este? ... Sí, eso hubiera sido más lógico. Aunque extrañamente el comportamiento de la chica tampoco es excesivamente lógico. ¿A que no os lo esperabais? Por muy deprimida y por mucho que quiera, es imposible no notar el comportamiento del chico, y tarda bastante en reaccionar.

En fin, con unos personajes así es muy difícil que la trama avance de una manera realmente lógica, aunque ese no es tanto el problema. La trama en sí me parece más problemática. Quiero decir, el punto más importante de la trama es... en teoría, la relación entre Sam y Emily... o quizá son los problemas entre el padre y los hijos... o quizá sea Riddle... La verdad no tengo ni idea. Tampoco puede decirse que los distintos puntos de vista nos ayuden a decidirnos por cuál es la trama. Según dice la autora «es una novela sobre las conexiones entre las personas» ... pero eso no excusa el que la trama en sí no sea nada interesante. Además, sigo pensando que hay momentos en que te muestra puntos de vista que no tienen ningún interés para la trama... y ni siquiera es que se pueda decir que aporten algo. El avance de la trama, si queremos llamar así a los eventos que le suceden a Sam, es lento, con unos altibajos importantes, y con giros que podrían ser interesantes si no fuera porque en el momento del salto te cambian de punto de vista. Cada uno de los puntos positivos que pueda tener la trama, como ver  la mente de un chiflado por dentro, o ver la mente de Riddle. Aunque no me gusta demasiado que luego sea tan normal. Te lo ponen de una manera a lo largo de toda la historia y luego te lo cambian por completo.

En cuanto al estilo con el que está narrado, también me ha decepcionado bastante, parecía que iba a lanzarse a contarnos lo que los personajes pensaban, pero los únicos momentos interesantes son los de Riddle y los del padre. Y esto es precisamente porque son los únicos que nos muestran realmente sus pensamientos. Quizá uno de los problemas del estilo es ese cambio de voces, que, aunque hay que reconocer que consigue diferenciarlas en todo momento, no resulta realmente bonito. No es un libro que utilice un léxico especialmente bonito, ni en las descripciones ni en las narraciones. Además, no es el único punto del estilo que no cuadra, en muchos momentos vemos que la autora intenta poner un lenguaje más místico o más fuerte y sin embargo no lo consigue, quedándose a medio camino. Es interesante ver cómo intenta usar una especie de stream of consciousness en el que directamente vemos los pensamientos de los personajes según se crean, pero, al hacerlo en tercera persona, y, sobre todo, al no llegar a mostrar exactamente  lo que piensan sino querer dejarlo implícito, queda extrañamente flojo y vacío de significado. Quizá es eso una de las cosas que más me han molestado del libro, que no parecía que tuviera claro que al estar en tercera persona no debía mostrar los pensamientos. Probablemente si el libro estuviera en primera persona ganaría muchos enteros, incluso con el cambio de perspectivas.

En definitiva, nos encontramos con un libro bastante extraño, porque no consigue ninguno de los objetivos que buscan. Por no hablar de un estilo bastante flojo, unos personajes carentes de carisma (vale, quitando a Riddle), y, sobre todo, una trama que no sabes si va o viene, ni consigue interesar al lector en ninguna de las muchas subtramas que  abre. Y que cierra como si fuera una película de estas de sobremesa estilo «Esto que van a ver está basado en hechos reales», de las de Antena 3, vamos.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 3
Personajes: 4
Sentimientos: 3
Estilo: 3
Coherencia: 3

5 comentarios:

  1. No me llama así que no lo leeré, y por lo que leo parece que tampoco me pierdo nada xD

    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy del montón que este libro le pareció un poco... en fin, por decirlo rápido y mal, absurdo xD
    Puede ser que a algunas personas les guste pero no se, ni el romance, ni la trama, ni prácticamente nada tiene ni pies ni cabeza :S muy, muy flojo.

    ResponderEliminar
  3. la verdad es que me llamaba el libro, pero después de leer tu reseña creo que voy a pensarlo bien antes de comprarlo ://

    besos <:3

    ResponderEliminar
  4. Pues estoy leyéndolo ahora mismo, pero llevo solo unas 100 páginas más o menos y de momento no me ha parecido tan horrible xD Igual es que hay que avanzar más para desilusionarte xD

    ResponderEliminar
  5. Quiero comentar contigo ya el de corona de hielo, que añoro nuestros monólogos XD

    ResponderEliminar