8 de septiembre de 2012

Crónica del I Encuentro de Literatura Juvenil

Han pasado ya unos meses desde que el I Encuentro de Literatura Juvenil tuvo lugar en Alcalá de Henares y, con todo ese retraso, os traemos por fin la crónica y el vídeo que recogimos de ese día. Ha sido un completo caos realizar el montaje del vídeo porque, a pesar de que se grabaron muchísimas cosas, otras, en cambio, no están, y las hemos tenido que suplantar por fotografías al final del vídeo, pero es lo que hay. No tuvimos suficientes manos para poder encargarnos y abarcar con todo lo que nos hubiera gustado, pero esperamos que a la próxima todo resulte mejor, pues tuvimos muchísimos problemas que os relataré a continuación. La presentación que hubo al final con Amy Lab la podéis encontrar en el otro vídeo que subimos.
Lo que se oculta detrás de una organización de este estilo.

Debido a la ilusión que nos hace que algún día se realice una convención de literatura juvenil, sabíamos que era necesario que alguien tomara la iniciativa y comenzara algún proyecto menor, pero atractivo, que atrajera la atención de la gente y se hiciera eco de ella para exigir más y mejor (Khardan: Por ahora ya ha habido gente que nos ha preguntado si se repetirá). Así es como, más o menos, surgió la idea de este evento, organizado por nosotros y apoyado por Círculo de Isengard. Nuestras ganas y nuestra motivación era tal que queríamos abarcar un amplio terreno pero, al ser solo dos, eso complicaba bastante nuestros planes, por lo que la ayuda de nuestros compañeros de Círculo se agradece bastante. Por no hablar de que el mismo día que se iba a realizar la actividad, tuvimos muchísimos problemas por el sitio en el que habíamos planeado llevarlo a cabo (Khardan: Y mira que lo confirmamos varias veces, pero nada, no querían que pasáramos la tarde al solecito). Todos los materiales que habíamos encargado que nos llevaran allí no llegaron y tuvimos que improvisar todo por la mañana hablando con los responsables de Juventud de Alcalá, que fueron muy amables en ayudarnos a solucionar los problemas que se nos planteaban. Llegó un momento en el que, presas del pánico, y sin posibles soluciones, pensamos que habría que cancelarlo todo, pero por suerte no fue así. Cambiamos de planes y nos adaptamos al lugar que nos daban y nos las ingeniamos con los materiales de los que disponíamos. Pero aquello me estresó muchísimo y me temía lo peor. Para colmo, esa misma mañana tuvimos una entrevista en la radio en la que me tuve que morder bastante la lengua por las circunstancias, pero entremos al tema.

Finalmente, y debido a muchos problemas, como ya he dicho, desde Juventud nos cedieron una sala de la Concejalía donde poder llevar a cabo la actividad. Llegamos allí dos horas antes para montar y colocar cosas, así como organizarnos y explicar en qué iba a consistir al final. Nuevamente debo reiterar el agradecimiento a todas las editoriales que nos mandaron ejemplares para el Encuentro. De verdad, sin su apoyo esto no habría resultado tan atractivo (Khardan: La respuesta a pesar del poco tiempo de aviso fue genial, y seguro que con más tiempo hubiese sido aún mejor). Además, gracias a todos esos libros, cada uno de los asistentes pudieron volver a casa con al menos uno bajo el brazo, lo cual siempre resulta agradable poder llevarte algo de un encuentro así (en los salones del manga, por ejemplo, con la entrada tienes uno asegurado). [Khardan: Se te olvida decir que esos sitios cobran / Alexia: Pero también son más grandes. Algo así de esa magnitud sería alucinante, y es el motivo real por el que te cobren], además de que la propia entrada era un recuerdo en sí. Sin embargo, y no quiero que suene a desagradecimiento porque no lo es en absoluto, nos hubiera gustado que esas editoriales (así como más personas) se hubieran volcado más con el proyecto y nos hubieran ayudado a promocionarlo, para que así tuviese la mayor difusión posible, y hubiera gente que, aunque no pudiera venir, supiera que estos eventos existen y hay gente esforzándose en que así sea. (Khardan: Y seguro que en próximas ediciones, con más tiempo, conseguimos que se nos quede realmente pequeña la salita).

Un poco antes de que tuviésemos todo preparado, colocando mi portátil, trayendo cables arriba y abajo y probando que el proyector funcionase correctamente, ya empezaba a llegar gente interesada en el encuentro. Primero, algunos de los blogueros madrileños que hicieron el viaje hasta Alcalá para asistir al encuentro (¡que no está tan lejos!), aunque tuvieron que darse un paseo antes y conocer los alrededores (Khardan: ni tan mal, que consiguieron anécdotas, que Alcalá es una ciudad con anécdotas a cada paso), todo muy céntrico y en el casco antiguo (Khardan: Se pudieron hacer fotos con el Quijote... así que no hay por qué quejarse), porque no estaba todo dispuesto (¡llegaron casi una hora antes de lo previsto!) [Khardan: Ahí, metiéndonos presión]. Luego, la primera mitad de Amy Lab llegó. Es algo especial cuando estás preparando un evento de estas características y ves que empieza a llegar la gente y te preguntas «¿Cuánta vendrá?» (Khardan: Mi pregunta fue más bien «¿Cabremos en la sala? ¿Moriremos asfixiados?»). Por un lado, sientes un nerviosismo ante la perspectiva de que ellos van a poder ver todo lo que has currado en ello y que si algo saliera mal la responsabilidad sería nuestra, a pesar de la inestimable ayuda de Círculo. Pero por otro, sientes el orgullo de saber que vas a ofrecer algo distinto a lo habitual, algo que, con suerte, gustará y servirá como germen de muchos otros proyectos de este estilo (Khardan: Y me reitero, ojalá pronto tengamos en Madrid más convenciones literarias, porque las iniciativas de este estilo merecen la pena). Y por otro, y sobre todo yo, el que todo esto se vendrá abajo de un momento a otro y, pese a todas tus ganas y esfuerzos, pasará algo que lo arruine. Pero es que prefiero pensar mal, atenerme a cualquier cosa que pueda pasar, y sorprenderme y relajarme pudiendo respirar al ver que me equivoco. Y así fue, más o menos. Empezamos a entregar desde ese momento las entradas con los números de participante, que serían clave después para los diferentes sorteos que realizaríamos. Y cuando esperamos la media hora de aviso y no llegó nadie más, dividimos a los participantes en dos grupos, tal y como habíamos ido avisando en el blog. De esa manera, los grupos quedaron al azar, y los asistentes pudieron conocerse y relacionarse mejor entre ellos, para que todos se sintieran cómodos y acogidos.(Khardan: Que todos hemos pagado alguna vez la novatada de ir solos a alguna quedada... y es horrible, así por lo menos conocías y te relacionabas con los que te tocaban cerca en el Time's Up).

Como dato curioso, las propias autoras también participaron en los juegos como parte de los grupos. Además, inesperadamente recibimos la visita de Anissa B. Damom, que no pudo quedarse mucho tiempo pero a la que agradecemos muchísimo su visita, al igual que a todos los asistentes. Fue una fecha un tanto incordio, pues coincidía con las semifinales de la Eurocopa en la que jugaba España, y mucha gente estaba en dos sitios a la vez, saliendo y entrando para enterarse del partido. Pero fue curioso cómo llegaron a penaltis y nos esperaron para llegar a casa tras recoger todos los materiales. Pero volviendo al tema, teníamos controlado todo lo que tenía que pasar y cómo tenían que irse desarrollando los juegos, excepto en materia de tiempos (Khardan: ¡Qué lentos sois adivinando personajes, narices!). Por problemas de logística (Khardan: ¡Malditos números pares!), uno de los grupos se quedó huérfano y necesitó mi participación en el Time's Up literario, el cual no es difícil, pero me sorprendió ver lo malo que tenían algunos el día. Mientras tanto, el otro grupo se acercó a la parte donde Círculo de Isengard estaba encargándose del Black Stories, y al que acabaron por asignar dos casos por grupo, si no recuerdo mal. Khardan, por su parte, pululaba por la habitación observando todo y manteniendo controlado el tiempo del Time's Up y anotando los aciertos de cada uno a ratos, aunque tuvimos que hacer cosas raras para poder agilizar el juego y repartir justamente los puntos obtenidos por cada uno. (Khardan: Nuestras teorías espaciales y temporales no sirvieron de nada, encima no me fijé lo suficiente en los tiempos resultando actividades que deberían haber sido más cortas demasiado largas).

Cuando terminaron los dos juegos grandes, dio comienzo nuestra especie de gymkana literaria que teníamos previsto hacerla de otra forma, pero que por todas las circunstancias que nos habían pasado, la reducimos a pruebas de cinco minutos cada una, realizándose simultáneamente sin la posibilidad de que nadie se quedara parado. De esa manera, mientras unos se encargaban de responder preguntas sobre libros juveniles (¡No os perdonaré que no conozcáis a Bartimeo!), otros resolvían las sopas de letras que les puse. Y cuando terminaron, unos se encargaron de resolver palabras puestas por Khardan en un ahorcado (todo siempre con relación con la literatura juvenil, por supuesto), mientras otros jugaban a una especie de Kaleidos, una especie de Scattergories, pero buscando las palabras que empezaran con una determinada letra entre las portadas de un escaparate de libros, y diciéndolas para que pudiera apuntarlas y contabilizarlas (Khardan: ¡Pero qué tramposos que fueron, diciendo palabras ahí que eran tangenciales y que había que imaginarse!). Y habiendo disfrutado de todos los juegos y pasado todas las pruebas hicimos recuento de puntos de la gymkana para dar el ganador. Los juegos grandes tuvieron premios aparte: El Time's up tuvo un ganador (de ahí que todos los grupos tuvieran que ser impares, para no tener que jugar por parejas) y el Black Stories fue por sorteo, pero también por participación. Esto es que por cada vez que hicieras una pregunta, y ayudaras a resolver el caso, tu número entraba en la urna, así que cuanto más participaras más posibilidades tenías de que al final te tocara en el sorteo. Y así, tuvo lugar la entrega de premios de todos los ganadores para poder presentar por fin a Amy Lab que nos estuvieron hablando de su libro Nunca digas nunca y de muchas más curiosidades que podéis ver en el vídeo que ya subí y al que os remito al comienzo de esta entrada. (Khardan: ¡Ya estáis tardando en verlo!) Al final, hicimos también un sorteo entre todos para que los que no se hubieron llevado nada les tocara, e incluso así, como hubo quienes no tuvieron esa suerte, y como aún había ejemplares, hicimos entrega a quienes no tenían de uno para que no se fueran con las manos vacías.

Si habéis llegado hasta aquí, pero lo que vosotros es querer ver qué pasó, en qué consistió y cómo se desarrolló, entonces venga, descansad de leer y devorad el vídeo resumen del Encuentro.


A continuación os dejo las crónicas que he encontrado de algunos de los asistentes:
Cirdan Anarion 
Lady Ambar
Dani
Bella

Khardan: Finalmente, queríamos compartir con vosotros una ilusión que este encuentro generó. Imaginaos tener un espacio realmente grande para un encuentro de este estilo. Algo así como el Expomanga de Madrid, tener un pabellón en la Casa de Campo o algo similar. Podría haber stands de librerías, bibliotecas, asociaciones de lectores y editoriales. Sería mucho más fácil tener encuentros con autores y actividades organizadas por las distintas asociaciones y editoriales, que seguro se volcarían con un evento así. E incluso sería más fácil para esos autores noveles que buscan lectores encontrarlos. Por no hablar de que la repercusión podría llegar a ser internacional y asegurarnos visitas más frecuentes de autores extranjeros, pues demostraría sin lugar a dudas que la literatura juvenil sí tiene éxito en España. En definitiva, sería un lugar de encuentro privilegiado y maravilloso para todos los lectores de literatura juvenil.

4 comentarios:

  1. Muuuy buena crónica. La verdad que fue una tarde estupenda, a pesar de horarios, de calor, del día y de todo me lo pasé genial. Vamos, una tarde para recordar. Poooobre Bartimeo, casi nadie le conocemos... xD. Voy a buscarlo en google.

    Gracias por la organización y todo chicos. La verdad que sería genial tener un espacio más grande para estas cosas, pues tanto para vosotros organizarlo, como para ir nosotros. La charla de Amylab fue muy muy interesante y me reí mucho en los juegos =).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El evento fue digno de recordar. Por mi parte yo me lo pasé genial, me quedo con anécdotas divertidas (cómo olvidar a nuestro amigo Bart) y estaría encantado de que esta actividad se repitiera.

    He visto mi crónica por ahí arriba (soy Cirdan). Es muy de andar por casa, pero creo que refleja mejor todo lo que sentí.

    Enhorabuena otra vez a los organizadores. Tendría que haber más eventos como estos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué gran evento, qué divertidísimo fue! :) Me lo pasé genial todo el rato y, encima, me llevé Divergente <3 Día redondísimo y deseando volver a repetir.

    BESAZOS, Hacedores! Todo lo que hacéis, desde este blog a ese evento, se nota que está hecho con ilusión y mucho, muchísimo trabajo. Seguid así: marcáis la diferencia.

    ResponderEliminar
  4. Por quéeeeeee? yo quería ir ;_;. Os odio ¬¬. Xa-LFDM

    ResponderEliminar