1 de agosto de 2012

Un error inconfensable

Título: Un error inconfesable
Autora: Emma Wildes
Trilogía: Solteros y truhanes II
Género: Romántica +18
Editorial: Plaza & Janés y Debolsillo
ISBN: 9788499895802
Sinopsis: Luke, vizconde de Altea, ha regresado de la guerra de España dispuesto a divertirse. Madeline es una joven viuda y madre ejemplar que desprecia profundamente su frivolidad y es incapaz de perdonar la distancia que impuso entre ambos tras una inolvidable noche de pasión. Pero ahora necesita a alguien como Luke, acostumbrado a moverse entre gente de baja estofa, porque está convencida de haber matado a un hombre cuyo cadáver yace en su salita privada. Sabe que solo él puede salvarla.
Pero ¿qué la ha impulsado a atacar al noble que fue a visitarla? Un diario. Un diario repleto de secretos inconfesables que arrastrará a Luke y Madeline a un territorio a la vez familiar y desconocido, plagado de peligros insospechados y sensaciones inolvidables.

Opinión: La primera parte de la trilogía, Sin miedo al escándalo, me gustó bastante por todos los problemas que tenían los protagonistas y por las circunstancias que les hizo encontrarse y conocerse. Sin embargo, en este libro he tenido unos sentimientos encontrados con la pareja protagonista, pues podríamos decir que no son de la clase que me gusta. Para empezar ella es una viuda y tiene ya un hijo, y su relación con el vizconde es la de una aventura donde son amantes. No hay ningún impedimento real que les permita estar juntos, salvo la cabezonería del hombre. Pero, por otra parte, hay otra pareja que me ha encantado y que no puedo evitar preferir y enfadarme un poco porque no tuvieran más protagonismo: Elizabeth, la hermana de Luke, y Miles. Estos dos son más jóvenes y ella es una debutante, así que también tiran mis preferencias, como he dicho antes. Pero es que, además, su relación es mucho más bonita y pura...

La historia principal gira en torno a Madeline, una viuda a la que un tipo bastante asqueroso la acosa y la chantajea con hacer públicos los detalles de su vida sexual. Para librarse de él recurre a la única persona que sabe que puede ayudarla: Luke. Y, sin embargo, es la última persona a quien le gustaría pedir un favor. Pero, considerando las circunstancias en las que está, no puede permitirse ponerse quisquillosa. Cuando conocemos a estos dos personajes, nos damos cuenta de que hay una historia pasada detrás de ellos, y conforme pasan las páginas nos vamos enterando de cuál es. Luke, al igual que Alex en el libro anterior, también tiene un pasado traumático debido a la guerra en España que deberá superar para poder ser feliz. Y, al igual también que Alex, tiene una fama un tanto mala en la sociedad londinense.

Lo cierto es que la historia entre estos dos no ha sido tan profunda como cabría esperar, pues realmente no había ningún impedimento para estar juntos que ellos mismos. Él por no querer casarse, y ella por miedo a admitir lo que siente por él y las consecuencias que eso podía tener. Así que mientras pasen tiempo juntos y vean lo que de verdad sienten el uno por el otro, los problemas que ellos veían como graves se solucionarán por sí solos. Sin embargo, otro de los motivos por los que no me ha parecido tan profunda, es por culpa del hijo de Madeline, porque no me parece bien aprovechado en la historia. Su misión es, simplemente, hacernos ver que es una madre que quiere a su hijo pero que, sin embargo, casi nunca pasa tiempo con él... A excepción de cuando viaja a la casa de campo, que es realmente una excusa para que Luke pase tiempo solo y eso le permita echarla de menos. Es decir, que el hijo es una mera herramienta de la autora para que las cosas tengan una justificación. Y por ello es una herramienta mal empleada. Si la usas, dale al menos el máximo rendimiento, ¿no?

Por otra parte está Miles, el primo (pero no de sangre) de Elizabeth y Luke, que está enamorado en un secreto a voces de su prima. Los dos son grandes amigos de la infancia y juntos cometieron muchas trastadas de niños, lo que afianzó una relación muy fuerte y un carácter entre ellos envidiable. Pero Elizabeth sigue viéndolo únicamente como su compañero de juegos, para desesperación y tristeza de Miles. Esta pareja, que es completamente secundaria y cuya evolución solo se aprecia entre los huecos que deja la principal, es la mejor de todas. Quizá la autora quería cambiar los papeles con relación al primer libro en el que la pareja protagonista era la de Amelia (debutante) y Alex; y la secundaria era lady Sophie (la viuda) y sir Richard, pero no creo que haya terminado de cuajar. Al fin y al cabo, siempre es mucho más interesante ver el primer y único amor verdadero que uno que vino después. O no siempre, pero al menos tratándolo desde otro punto de vista.

Y ya que estamos comparándolo con el anterior, también mencionaré que tanto Alex como Amelia tienen su fugaz aparición en este libro. También hay otra cosa que destacaba en el anterior y era su pequeña dosis de misterio. En este también hay algo de eso (el misterio de cómo llegó a salir a la luz el dichoso diario) pero no es tan interesante ni llamativo como el tema de la llave. Vamos, que este libro en general es bastante inferior al primero por todos los temas y ejemplos que he puesto y alguno que otro más. Aún así, merece la pena por Elizabeth y Miles. Veremos qué tal está Michael, el gran espía, en el tercer libro de la trilogía.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 7
Amor: 7.75
Trama: 7.5
Sexo: 7.5
Estilo: 8

3 comentarios:

  1. No me llama demasiado, ya lo conocía pero aún así no está en mis preferencias.
    Gracias por la reseña!^^
    Besitos<3

    ResponderEliminar
  2. Creo que lei reseñas del anterior, pero tampoco me llama demasiado. Tal vez si cae en mis manos lo lea. Besos

    ResponderEliminar
  3. me apunto la saga porque aunque sea "normalita", por decirlo de alguna forma, adoro la romántica histórica y quiero echarle un vistacillo.
    ¡muchas gracias por la reseña! <:3

    ResponderEliminar