7 de agosto de 2012

Escaparate #3: Rubí

¿Recordáis esta sección? Pues vamos a seguir haciendo uso de ella para enseñaros y evaluar cada una de las portadas de las distintas versiones que tienen de un libro en concreto. En esta ocasión la novela elegida es Rubí. Recordad que, aunque estos análisis están hecho lo más objetivamente posible, podemos tener discrepancias y podemos debatirlo en los comentarios.

Alemana (original)
Americana
Americana (tapa dura)
Inglesa
Inglesa (bolsillo)
Francesa
Polaca
Noruega
Española
Española (rústica)
Bien, tenemos ya todas las portadas, así que ahora tendremos que saber algo de su contenido para poder tenerlo todo. Aquí va la sinopsis:

Gwen, una chica londinense de 16 años, acaba de descubrir que es portadora de un misterioso gen que le permite viajar en el tiempo...
Vivir en una familia cargada de secretos no es fácil, o al menos eso piensa Gwendolyn Sheperd. Y es que en su casa nada ni nadie es del todo normal: empezando por su excéntrica tía abuela Maddy, que tiene extrañas visiones, pasando por Lucy, que se escapó de casa hace 17 años sin dejar rastro alguno... Y para acabar, también está Charlotte, su encantadora y perfecta prima, quien, según parece, ha heredado un extraño gen familiar que le permitirá viajar en el tiempo. Todo parece indicar que su primer salto al pasado va a producirse de un momento a otro, por lo que toda la familia, especialmente su abuela, Lady Arista Montrose, anda más nerviosa que nunca.
Pero en casa de Gwen también se esconden secretos que ni los propios Montrose conocen, y ahora uno de ellos está a punto de salir a la luz...
Lo que a primera vista podemos tener claro es que en todas las ediciones (menos la española que es muy especialita ella y que tanto ha dado que hablar) tenemos una versión de Gwen para dar cara a la protagonista. Pero pasemos a comentarlas por separado:

Alemana: Esta es la portada más extendida y a la que más países ha llegado. Además de la de su país natal también tiene una edición en español (sacada por Círculo de Lectores), en catalán, en portugués, en checo, en holandés, en rumano, en húngaro, en griego y en lituano.
En esta portada podemos ver una ilustración de una pareja enfadada, riñendo, muestra de lo mal que se llevan. Y es que esos dos son Gwen y Gideon y una escena muy recurrente de lo que ocurre en el libro.
Los colores que emplea son el rosa, que es el predominante y símbolo de un rubí, y el negro para entornar siluetas de los personajes y de los demás elementos característicos, que contrasta perfectamente con el rosa (pero qué se puede esperar del negro que haga si no). Por un lado podemos ver una telaraña y una lámpara de araña, señal de lujo pero también de suciedad, y es que no hay que olvidar que Gwen se tira gran parte del libro metida en un trastero lleno de polvo y cosas extrañas, quizá por eso también hay murciélagos; dado que habitan en cuevas, quizá se podría hacer un paralelismo. Por otro lado podemos ver monstruos y flores que decoran la escena, que no acabo de entender qué significan, la verdad. Porque dan a entender que puede haber cosas de pesadillas y terror, y el libro no va de eso en absoluto.

Americana: Esta portada es mi favorita de todas porque emplea un equilibrio de colores muy bueno y sin depender de fondos rojizos, dando una oportunidad al azul para que también entre en escena. De esta manera, con la original idea de marcar los colores característicos de los títulos en los vestidos (preciosos todos ellos y que también se llevan su parte de protagonismo y belleza, tanto en la portada como en el interior del libro), que ya de por sí son el primer impacto visual que recibes, consiguen librarse de ser iguales que los demás y destacar. Si os fijáis, llama tanto la atención con respecto al resto porque es la que se diferencia en esa tonalidad tan impactante. El fondo lo deja para ambientar el desarrollo de la historia: Londres. Se aprecia perfectamente con el Big Ben, o el Ojo de Londres -la noria-, y además el resto de la ciudad sale distorsionada, como doblada para hacer un círculo, en señal de la distorsión espacio-temporal que sufren, debido a los viajes en el tiempo.
La única pega que podría ponerle es que la chica parece demasiado mayor para los años que tiene Gwen, pero si tenemos en cuenta que una chica cuando se maquilla gana años, no lo veo tan mal, porque tampoco parece que sea tan mayor.

Americana (tapa dura): En esta portada se centran únicamente en la esencia de la joya, del rubí, y ponen una imagen de Gwen en un marco ovalado, formando una especie de colgante o relicario, mientras que abajo marcan un reloj. Casi parece una referencia a siglos pasados, con relojes de bolsillo y fotos pegadas en su interior. Y, por una parte, está bien porque hay cosas relacionadas con el pasado, debido a los viajes, pero por otra no hay nada que indique que hay algo moderno que muestre ese contraste entre ahora y antes. Además, los adornos ornamentales me parecen excesivos y recargan demasiado la composición. Entiendo que cuantos más haya, menos rojo se verá, pero el rojo canta mucho y los adornos resultan cargantes, así que, si esa era su excusa, no lo han conseguido.

Inglesa: No sé qué tendrán los ingleses en la cabeza, pero no entiendo por qué han querido darle ese toque tan vampirista al libro; es que no tiene nada que ver. Ese rojo tan sangre, y las manchas oscuras sobre ese fondo que parecen murciélagos volando predisponen descaradamente a ese pensamiento. La chica en sí está bien y puede dar el pego perfectamente a la imagen que se nos presenta de Gwen, pero... en serio. ¿Vampiros por qué?

Inglesa (de bolsillo): Esta es la única, a parte de la original, que utiliza un dibujo para representar a la protagonista. Un dibujo que, además, por la postura y posición, parece emular a la otra versión inglesa (la anterior, digo). Siguen manteniendo ese aire de vampiros, ¡si hasta lleva una capa que daría envidia a Drácula! O tal vez, a Caperucita Roja. Y si el dibujo podría ser confundido con una novela chick-lit, las letras del subtítulo parecen aclarar por su tipografía que es más juvenil (aunque esto es una apreciación mía). Sin embargo, me he dado cuenta que, aunque en ambas versiones aparecen partes del fondo, en esta no se aprecia con exactitud el lugar en el que se desarrolla. Y es curioso porque en su caso es en la propia capital. ¿Quizá por eso les parecía redundante dejarlo claro en la portada?

Francesa: En este caso, la portada también es la misma que utilizan los italianos, lo que la hace ser la segunda más extendida. Y este es un claro ejemplo de lo que no debería ser una portada. Porque vamos a ver... ¿qué pinta todo ese aire gótico? Qué obsesión. Los ingleses con los vampiros, estos también con ese ambiente oscuro... ¡Pero que la novela no tiene nada que ver con eso! Me parece muy bien que esas portadas estén de moda, pero no intentéis vendernos algo totalmente diferente con eso. Es que encima, poniendo el título en rojo le da más tenebrismo al asunto. Vale que con tantos detalles en las letras le intenta dar un toque sofisticado -cosa que la italiana no consigue ni queriendo-, pero aún así. Y además, ¿soy la única a quien le recuerda esa portada a la de la película nueva de Caperucita Roja?

Polaca: De acuerdo, esta versión me ha pillado desprevenida por completo. ¿Por dónde empiezo? El hecho de que la chica de la portada aparezca con la cara tapada por el pelo no me dice absolutamente nada. Lo único reseñable es el emblema que utilizan para decir que pertenece a una trilogía y los tonos rojos difuminados, como humillo, que desprende de él. No conozco el estilo polaco para publicar libros, pero me parece que hay demasiado texto disperso para tratarse de una portada. Si parece que las palabras formasen un marco...

Noruega: ¡Y volvemos al toque vampírico! Vale, eso que vuela no es un murciélago. Puede ser incluso un cuervo y tendría sentido por la profecía, pero aún así hay demasiado negro y demasiado rojo; dos colores que unidos siempre se ha asociado a lo mismo: vampiros y terror. Y el hecho de colocar la cara de la protagonista en una esquina blanca como una luna llena, no ayuda nada. De hecho, a mi gusto estropea bastante el resto de la composición, añadiendo las ramas que parecen espinos que le dan un aire aún más tétrico. Quizá sin la cara me hubiera dicho más, pero el hecho de que el rubí esté en el centro... llamando tanto la atención -cuando realmente las joyas físicas no tienen ninguna relevancia en la historia-, no acaba de atraerme lo más mínimo. El fondo en sí, mostrando el Támesis y el Big Ben con tonos rojizos no lo veo mal, pero es que el resto no tengo por dónde cogerlo.

Española: Y dejamos para el final las dos españolas. En este caso la primera que salió, la de tapa dura, estaba diseñada para mantener un diseño similar a los otros dos libros de la trilogía, pero más tarde cada una salió de su padre y de su madre, es decir, totalmente diferentes entre sí, lo cual le ha hecho perder muchos puntos por no mantener la estética en relación a Zafiro y Esmeralda. Pero aquí analizaré la portada en sí, aunque la edición española es la única que ha jugado de esta forma con el conjunto de la trilogía.
En general, en la portada podemos apreciar muchos brillos, como si se tratara de una gran gema y, escondida entre tanto resplandor, ocasionado por multitud de llaves, misterios, amor y secretos, se encuentra una pequeña llave de color rojo. Una llave que es el Rubí y la clave para desentrañar todos los misterios del gen. Hasta ahí bien, el detalle es muy simbólico pero guarda relación con el contenido del libro. Y para ello no tiene que cargar la imagen con tanto rojo, sino que lo hace de forma sutil en una composición de pequeños detalles y pistas. Y para que quede aún más claro que el libro pertenece al género romántico, te ponen en grande un gran corazón sobre el que aparece el título.

Española (rústica): Tras la salida del tercer libro en tapa dura, cuya portada al parecer tuvo más éxito, la editorial decidió reeditar los libros en tapa blanda para que todas las portadas se parecieran al tercero, el cual a su vez se parece a otras ediciones que ya hemos visto. Pero, al igual que he dicho antes, vamos a analizarla por separado. Nos encontramos con esta portada, la cual adquiere algunos detalles de las otras ediciones. En esta ocasión, el fondo también se apunta a servir como ubicación, pero utilizando otro monumento característico de la ciudad diferente a los que usa el resto: el puente de Londres. La chica que aparece en portada es muy similar a Gwen, y su edad y descripción física se ajusta bastante a ella. Ahora solo queda poner de rojo/rosa el fondo para que simbolice el color del Rubí y ya tenemos la nueva portada. Además, el colgante con el corazón que aparece encima del título sirve como emblema que caracteriza a la trilogía. Por todo lo demás, no nos indica nada más de la historia. Va de una chica que vive en Londres y que se enamorará porque tiene un colgante en forma de corazón que da pie a pensar eso.

En definitiva, si lo que una portada debería transmitir es un poco el contenido del libro, además de resultar llamativa y atrayente, el ranking de todas estas portadas acorde con su descripción y análisis es...
Posición
Versión
Posición
Versión
Posición
Versión

A partir de aquí, el resto de mi clasificación iría de la siguiente manera:
#4: Americana en tapa dura.
#5: Española en rústica.
#6: Inglesa.
#7: Inglesa en bolsillo.
#8: Noruega.
#9: Polaca.
#10: Francesa.

11 comentarios:

  1. A mi me gusta más la alemana y después la americana pero para gustos los colores :)

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. A mí no me parecen malas portadas, hasta que se ve el contenido :P. No he leído los libros, pero no son vampíricos ni de coña.

    A ver, la francesa me parece una pasad, pero es que si no concuerda con el libro, es crear unas expectativas y machacar a las ventas.

    La española antigua, la verdad es que me gusta mucho, vale, muy brilli brilli, pero es una composición bonita (no me gusta tanto la de rústica, pero promete lo que cumple).

    La alemana me mola, pero no veo que sea tan de "bichos aterradores", eso se asegura el rosa. Ahora bien, de ahí a las monsters high hay poco :P.

    La americana parece una portada de gossip girl :P.

    Las demás me dicen entre nada y menos nada. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es que la alemana es extraña xD Y sí, aunque el rosa puede reducir el efecto que dices de los bichos, siguen estando ahí...

      La americana es una pasada, cada vez que la veo me gusta más. El libro también tiene cierta importancia y se centra en una cantidad de vestidos de época que deben ser super chulos y ahí hay uno como ejemplo xD

      Eliminar
    2. No lo niegues ¡eres épocadicta!! XD

      Eliminar
  3. La alemana representa una cosa que hacen de madera que son perfiles de cosas y personas. Los he visto normalmente pintados de negro. Tienen un nombre pero no soy capaz de acordarme.

    Los monstruos que tu dices a mi siempre me han parecido en parte gárgolas. Supongo que porque la sede de los guardianes (o como se llamen en español) es un castillo/casona antigua. Luego ya es por xemerius xD

    No hace falta que diga que mi favorita es la alemana, después de todo es la que tengo en casa (aunque mi favorita de las tres es la de zafiro en azulito). La americana de paperback es muy de las que se llevan ahora en paranormal juvenil en los EEUU. Me gusta, pero mola mas la de zafiro (tengo fijación con zafiro?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuera por Xemerius lo entendería (aunque Xemy es una cosa super mona con cara de gato, así que lo entiendo en parte no te creas xD), pero es que hasta el segundo no se le conoce. Y como el análisis lo he hecho sin tener en cuenta los otros dos libros (con las españolas me ha costado, pero al final creo que he conseguido centrarme) pues en Rubí no he conseguido entender su presencia.

      Pero tiene plata, ¿eh? Se ha quedado cerca del oro xD

      Eliminar
    2. Scherenschnitten se llaman y se hacen con papel, no con madera (que lo confundi con Holzschnitzereien)... http://es.wikipedia.org/wiki/Scherenschnitte

      son típicos de alemania, lo cual dicho sea de paso no pega mucho con un libro que transcurre en londres y me reafirma en la opinion de que el libro debería haber estado localizado en berlin/hamburg/frankfurt/mainz/münchen/*insertar ciudad alemana con catedral o iglesia gotica y oscura y caserones viejos para la familia de Gwen* pero fijo que no en inglaterra... *roll*

      sigo encontrando un tanto loca la decision de la editorial de localizarlo en londres para hacerlo mas atractivo para los paises anglosajones, sobre todo porque lo unico que tiene el libro de britanico es el setting. los protagonistas y la historia son muy alemanes en general... en fin...

      Eliminar
    3. ¿Ah, sí? ¿Fue cosa de la editorial en lugar de la autora? O.o ¿Y eso cómo fue? Ilústranos, oh gran sabedora de alemán xD

      Eliminar
  4. La verdad es que la original alemana (y por defecto, la de Círculo) es la que más me gusta por original y diferente. Y más cuando a cada libro se va viendo la evolución de la pareja de portada. Si en el primero discuten, en el tercero salen abrazados (si mal no recuerdo). Además de todos los detallitos y tal. Lo que me fastidia es que los de círculo no parecen por la labor de sacar los dos que quedan y me voy a tener que comprar otra colección en dos ediciones diferentes =___=

    La original española también me gusta bastante, si hubiesen mantenido el estilo habría estado muy bien, mejor que adaptar las dos primeras al estilo típico-tópico de la tercera =/

    Las otras ni fu ni fa. Me parecen muy comunes XD

    ResponderEliminar
  5. Análisis completo y detallado. A ver, mi opinión conociendo solamente la sinopsis y algunos comentarios pero sin haber leído el libro.

    A mí personalmente la que más me gusta es la alemana (si Círculo de lectores sacará la trilogía completa con las portadas originales me la compraría cuando pudiera). Me parece la más original y la que capta mejor la esencia.

    La americana…voy a ser sincera, estoy llegando a la conclusión de que me gustan más las portadas con ilustraciones que con fotografía…no sé si me explico. Un vestido precioso y tal…pero me confunde. Si viera la portada sin conocer la historia no sabría situarla temporalmente y hacerme una idea del libro. La americana de tapa dura me parece curiosa, me recuerda a los libros antiguos y como la foto no es tan grande pues se adapta más a mis gustos.

    Las inglesas, la francesa y la noruega las veo muy vampíricas. Creo que demasiadas editoriales juegan con el estilo vampiro para sus portadas, aunque la historia no tenga nada que ver, para conseguir tirón de ventas por la moda…Y la de batacazos que se dan los lectores.
    La polaca es diferente a lo que estamos acostumbrados. Es muy del estilo polaco, creo recordar que la de Delirium también era así y algunas otras más también. Lo de las letras formando un marco en la parte superior, también lo he visto en otras portadas polacas, creo que lo hacen para tener más despejada la imagen de portada (fíjate que es el nombre la autora, el comentario de que es un bestseller y bla bla bla) cosa que personalmente veo bien porque…¿cuántas veces nos hemos cabreado por esas citas puñeteras en mitad de la portada con un comentario de un autor o con una frase del estilo “para los amantes de crepúsculo”, “para los fans de Los Juegos del Hambre” etc..

    En cuanto a las españolas…me quedaría con la primera que salió. La otra es mona, pero vuelvo a lo mismo: no me gustan las portadas con foto. Y esto me lleva a darme cuenta del por qué. No me gustan las portadas de fotografía porque generalmente aparece una representación del protagonista y ya me quedo con esa imagen…yo prefiero imaginármelo a mi manera, según leo, con la portada mi mente se condiciona. Es lo mismo por lo que no me gusta ver una película basada en un libro antes de leer eso libro o el por qué no me gustan las portadas con el cartel de la película.

    En definitiva, personalmente me quedo con la alemana.

    ResponderEliminar