15 de agosto de 2012

El hijo de la sombra

Escuchó el hacedor hablar de una tierra corrupta bajo el tiránico poder de la Santa Hermandad

Título: Hijo de la Sombra
Título Original: Shadow's Son
Autor: Jon Sprunk
Editorial: Alianza (Colección Runas)
Traductor: Dimitri Fernández Bobrovsky
Páginas:312
ISBN:9788420663890
Sinopsis:La traición y la corrupción acechan en cada calle de la ciudad sagrada de Othir, el lugar ideal para un asesino a sueldo como Caim... hasta que un día un trabajo inesperado pero aparentemente rutinario le arroja al centro de una siniestra trama. Enfrentado a asesinos rivales, a leguleyos corruptos y a la magia más tenebrosa, sólo cuenta con dos aliados: un espíritu que solo él puede ver y la hija de su última víctima. Para salvar su piel y desentrañar la conspiración que parte del centro mismo del imperio, tendrá que utilizar sus puñales y su instinto...

Opinión: Tengo que empezar diciendo que he leído el libro en inglés, a pesar de estar en castellano, aprovechando el ebook y la posibilidad de leerlo tranquilamente en la terracita, con vistas a la playa. No pega nada con el tema del libro, ni con el estilo que tiene, porque sin duda con algo llamado Hijo de la Sombra pasa lo mismo que con el Ángel de la noche , y es que ya te esperas bastante oscuridad. Además, es de estos que siguen la nueva estética de la fantasía con un protagonista de profesión asesino irredento. Lo cierto es que no me ha sorprendido demasiado, aunque cumple perfectamente tanto con el objetivo como co los matices del género. Y como tal, ya sabéis que a mí me gustan los libros que utilizan bien los detalles del género, este libro me ha gustado mucho. Y tengo muchos motivos para decir que emplea perfectamente los temas del género.

Primero, porque tiene unos personajes que consiguen conectar con el lector, tanto los buenos como los malos. Para empezar con un protagonista muy carismático, Caim, con un pasado completamente oscuro, del que vamos descubriendo detalles a lo largo de la novela. A pesar de ser misterioso, con poco que hayas leído vas a descubrir el pasado del chico antes de que te lo muestren, pero está perfectamente integrado de manera que te van dando los detalles de una manera que me ha gustado mucho. También ha habido detalles que me han gustado mucho, sobre todo hacia el final, donde un susurro nos comunicará cientos de detalles. Pero hay otro personaje que consigue que prestemos completa atención y que es el otro personaje sobre el que el narrador nos habla con más detalle: Josephine. Y, si bien al principio me dio mala espina, en el sentido de que tenía pinta de transformarse en un personaje de estos cutres que acaban siendo una carga para la historia, tengo que reconocer que a partir de un acontecimiento traumático, y a pesar de que su futuro es algo predecible, se convierte en una auténtica heroína que captura el corazón del lector. En serio, la relación entre los dos es algo genial, aparte de que cada uno de ellos sea un gran personaje, es de esas relaciones que tienen una gran química. Una de las mejores en mucho tiempo, la verdad. Luego tenemos un secundario que nos interesa muchísimo y que, sin duda, se tratará de alguien muy importante en la trama de la trilogía: Kit. Este personaje también crea una relación genial con Caim, que incluso llega a plantearse como posible alternativa a Josephine. Por otro lado, hay varios momentos en que yo he creído que había detalles coincidentes demasiado importantes entre las dos.

Luego están los adversarios. Muchas veces esto es uno de los problemas de este estilo de libros, en muchos de ellos no hay adversarios interesantes. En este, para compensar, supongo, tenemos varios adversarios interesantes: Ral y Levictus. Si bien es cierto que uno de ellos solo aparece a partir de la mitad del libro, pero sin embargo consiguen situarse como enemigos perfectos, al estar cada uno relacionado con una de las mitades de la personalidad de Caim. Es una de las cosas que hacen grande a este libro, te pone delante a personajes realmente carismáticos como adversarios. Ral es un asesino que, al contrario que Caim, se hundió desde lo alto de la escala social, y Levictus no puedo decir mucho, ya que entra dentro del territorio spoiler. Sin embargo, basta con decir que está genialmente caracterizado e incluso llega a dar un poco de miedo. Ha conseguido el autor justo lo que necesita cualquier malvado: resaltar todas las características positivas del héroe.

Segundo, porque la trama está perfectamente hilada, sin grandes sorpresas, pero es de estas ocasiones en que la gran trama es muy correcta, y la trama entre personajes está perfectamente integrada. Sin duda, uno de los grandes aciertos del libro es la manera en que consigue hilarlo todo, dejarlo todo casi cerrado en este primer libro, y los hilos que deja permiten que el lector desee leer el segundo libro.  Empezamos directamente con una escena fuerte, como es un asesinato donde el narrador nos presenta a dos personajes que nos interesan mucho: Caim y Kit. Luego pasamos a una escena de alta sociedad en que nos presentan a Josephine y nos cuentan cuál es el problema vital con el que se encuentra: su padre le dice que se marche antes de la boda de su mejor amiga. Con este comienzo tan poco prometedor para Josephine, rápidamente se empieza a desvelar cada uno de los misterios y cada uno de los detalles dan más fuerza de lo habitual a la trama. En mi caso, me ha capturado por completo. Es cierto que la trama no me extrañaba demasiado, la mayor parte de los detalles me los esperaba, pero no por eso me dejaron de gustar.

Y tercero, por un estilo completamente depurado, con los detalles necesarios, unas descripciones cuidadas y una acción especialmente bien descrita, con la sensación difusa necesaria en algunos momentos, mientras que en otros momentos es perfectamente clara. Sin duda, no hay nada especialmente especial, pero su estilo es perfecto en muchos sentidos. Es cierto, no obstante, que hay algunos momentos en que no consigue transmitir los sentimientos de los personajes de la manera más adecuada, y, por lo menos en inglés, el uso de un vocabulario anticuado (o por lo menos que yo he estudiado como tal) ayuda al establecimiento de la atmósfera, aunque dificulta mínimamente la comprensión de algunos detalles. Por ejemplo, el tipo de armas, o los movimientos, o incluso algo tan sumamente poco importante para la trama, pero que sin embargo me sorprendió, al usar la palabra minutiae, al hablar de detalles.

En definitiva, a pesar de su poca longitud en cuanto a páginas, o precisamente debido a ella, se trata de una novela de fantasía que intenta ubicarse dentro de la fantasía oscura, propia de asesinos y demás antihéroes, pero acaba resultando una fantasía bastante clásica, con un héroe en busca de su camino, precisamente por haberlo perdido. Muy lejos se encuentra de ejemplos como El Extraño, El príncipe del mal, o Sólo el Acero, donde toda la sociedad es oscura y destructiva. Aquí tenemos un auténtico héroe, a pesar de su condición, y varias némesis, dejando muy claro que no es dark fantasy, sino una forma de fantasía muy cercana a la épica ligera pero sin caer del todo en los estereotipos, o utilizándolos de maneras alternativas.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 8
Personajes: 9
Estilo: 8
Originalidad: 7
Magia: 7

2 comentarios:

  1. Me llama la atención, aunque no lo conocía. Príncipe del mal me encantó, así que quiero probar algo más en ese estilo.

    ¡Gracias por la reseña! Un besito :)

    ResponderEliminar
  2. Me resultó entretenido, pero no mucho más. Vamos, no cambiará mi concepción de la fantasía, pero fue un buen rato (que es más de lo que podrán decir algunos :P). Xa-LFDM

    ResponderEliminar