6 de agosto de 2012

Abrázame Fuerte

Escuchó el hacedor a cuatro amigas en el autobús contándose sus cuitas amorosas. 

Título: Abrázame Fuerte
Autor: Lof Yu
Editorial: Destino
Páginas: 461
ISBN: 9788408005742
Sinopsis: Cuatro amigas, cuatro chicos y… ¡EL AMOR!
Silvia, Estela, Bea y Ana son las Princess. Un grupo de amigas que pensaban que estaban tan unidas que jamás pelearían por nada. Hasta que una cita de Messenger, un perro llamado Atreyu, un graffi ti, una entrada en un blog y una canción cambiaron sus vidas para siempre. Juntas descubrirán el amor y lo sencillo que es hacer feliz a alguien con un simple y fuerte abrazo. Reivindico el abrazo como fuente de inspiración del amor porque cuando se da un buen abrazo, no se olvida fácilmente. Puedes abrazar a una nube, a un árbol, a un chico, a una chica… pero ¡abraza! Y hazlo como quieras pero si algún día notas que me voy… ¡abrázame fuerte!

Opinión: La verdad es que me resulta muy difícil decidir si este libro es un libro ligero o una parodia de todos esos libros que han estado sacando últimamente a la estela de Federico Moccia. Supongo que también influye, y bastante, en la percepción de la trama y del lenguaje utilizado que este libro no está «dirigido» hacia un público dentro del que yo me pueda considerar. Es evidente, desde el principio, desde la misma portada, que está enfocado hacia un público que está acostumbrado a seguir las andanzas de unas adolescentes en las páginas del libro. Pero esto no significa que no lo pueda leer otro tipo de lector, de hecho, probablemente por no ser el lector habitual descubra cosas que a uno acostumbrado al género se le pueden pasar. Además, las etiquetas en general son algo muy feo, sobre todo cuando hablamos de literatura, que es un arte hecho para disfrutarlo seas o no el lector que los autores tuvieran en mente. Lo extraño es que  tampoco ha sido un libro que me haya costado leer, más allá de un peso extrañamente grande para el espacio que ocupa, pero, supongo que debido a mi edad y género, el libro se ha acercado más a parodia que a realista. Lo que más ha ayudado a esta situación ha sido un narrador omnisciente, que se dedica a juzgar lo que hacen las chicas y los chicos que protagonizan la historia. Esto, que habitualmente se consideraría un error, ya que es perder el punto «objetivo» de ser un narrador omnisciente para caer en una situación cuasihumorística. La parte buena, es un libro único, o, mejor dicho, se trata de un libro que cierra las subtramas en sí mismo, pese a lo cual perfectamente pueden sacar continuaciones.

Sí, pueden sacar continuaciones, porque lo que nos vamos a encontrar como trama principal es «vamos a ver qué cosas les pasan a este grupo de amigas y cómo se relacionan con los chicos» y eso, evidentemente, no tiene por qué cerrarse en este libro. Si bien es cierto que casi todas las subtramas románticas se cierran en el libro, hay alguna que queda suelta como si esperase generar interés para el siguiente libro. Sí, la trama no es ninguna maravilla, está bien enlazada, aunque no contiene apenas sorpresas, la verdad. Pasa lo mismo que con muchos shojos y con las series de instituto americanas, que no tienen ninguna sorpresa pero son agradables de ver precisamente por eso, porque ya sabes lo que va a suceder desde el principio. Quizás ese es uno de sus puntos más fuertes y débiles al mismo tiempo. Fuertes, porque el público al que va dirigido probablemente sea lo que busca, débiles, porque si se acerca alguien a quien no está dirigido no entiende qué le pueden ver. Es cierto, no obstante, que si se ve desde el punto de vista de considerarlo una parodia, o por lo menos un acercamiento «conociendo los tropos», la trama se convierte en un aliciente a esa idea, ya que es tan cliché que consigue parodiarse a sí misma en el mismo instante en el que van sucediendo las cosas. De hecho, esta historia me ha dado muchas esperanzas de ver salir a la luz una que me encantó y a la que esta me ha recordado poderosamente sobre las vacaciones de unas amigas. Si su autora decidiera darle un pequeño lavado de cara y consiguiese publicarla me haría muy feliz, la verdad.*Guiño a Alexia* Y viendo esta trama, creo que la suya es lo suficientemente compleja y preparada como para dar una vuelta de tuerca al sub-subgénero.

Para que os hagáis una idea de lo que estoy hablando, la trama empieza presentándonos a dos chicas que están observando en la distancia a un chico y discuten acerca de quién debería ir: La amiga que ha quedado con él por Internet, o la otra para decir que la primera está enferma y que ya quedarán otro día. Resultado de la acción: Triángulo cuyo final conoces desde el mismo momento en que te hablan de cuánto han conectado el chico y la que va a decir que la otra está enferma. Luego pasamos a la siguiente escena, en que Estela, una amiga alocada, empuja a Ana, la tímida y dulce, a emborracharse a la vista del chico que le gusta. Resultado de la acción: ¿De verdad hace falta que lo diga? Pues eso, vomitona encima del chico y beso que les traerá de cabeza. Y así seguimos conociendo a las chicas y viendo cómo se desarrolla cada una de las escenas, por lo demás bastante previsibles. Lo que menos me ha gustado ha sido la pardilla de Nerea. ¿«Tontalaba»? ¿De verdad? A ver, ¿cuántos habéis utilizado ese insulto como si fuera lo peor que le podíais decir a alguien? Evidentemente todos los malentendidos habidos y por haber están presentes. Eso sí, como escena particularmente divertida tengo que nombrar uno de los últimos desayunos en casa de Silvia... desternillante.

A eso ayuda que no nos encontremos con personajes, cómo decirlo sin que suene despectivo, especialmente complejos. Nos encontramos con una panda de adolescentes hormonadas, con sus preocupaciones centradas en los chicos y en la amistad, completamente estereotipizadas, reconocibles desde kilómetros de distancia. Y los chicos. Por suerte para el lector, casan perfectamente, claro, que son una apuesta segura, ya que, si algo bueno tienen los clichés es que no hay ningún borde con el que te puedas cortar. Todos están tan desgastados que se acoplan con perfecta facilidad. De nuevo, esto parece una crítica muy dura, no lo es. Tiene su parte positiva: te puedes relajar porque sabes que no te van a defraudar en ningún momento. Pero también tiene su parte negativa: no ha habido ningún personaje que me haya sorprendido positivamente ni que se haya quedado conmigo durante la historia. Una cosa buena que tienen los personajes de este estilo es que es fácil que algunos te caigan bien y otros mal, ya que puedes reconocer actitudes vitales con mucha facilidad, y de este modo empatizar con los personajes. Y sí, esta parte también me ha recordado a esa otra historia.

Una vez dada esta perspectiva general de los personajes, quiero hablar un poco en profundidad de algunos de los que nos encontramos. Se podría decir que nos encontramos siete personajes claramente principales, y varios secundarios más o menos importantes. Por un lado tenemos a las Princess, nombre con el que se denominan por su parecido con las princesas Disney, aunque el de Estela lo ven ellas y nadie más, la verdad. Por un lado tenemos a Silvia, que se identifica con Jasmine, este personaje está involucrado más o menos en todas las tramas, y nos la retratan como una buena amiga que valora la amistad por encima de todas las cosas. También es tímida, pero lanzada en determinados momentos.  Eso sí, es la más lista de las cuatro. Por otro lado tenemos a Bea, Cenicienta, que ha tenido una mala experiencia y está deseando rehacer su vida. Esta personalmente me cae bastante mal, celosa y controladora, solo tiene una trama, compartida con Silvia, respecto a Sergio, el chico que conocemos al principio de la historia. Aparte de eso, es bastante cansina con sus celos. Luego tenemos a Estela, a la que asocian con Aurora, y os juro que no entiendo por qué, a no ser que sea porque le gusta dormir. Una chica lanzada y decidida que se mete en todos los fregados y siempre tiene consejos para todas, pero no es capaz de decirles lo que le sucede. Esta tiene dos subtramas, una con Marcos y otra con Leo. La de Leo es interesante, porque consigue mostrar cositas acerca de su personalidad, pero la de Marcos es emocionante, si bien le cuesta arrancar y parece un poco forzada al principio. Finalmente tenemos a Ana, Blancanieves, desde mi punto de vista la trama más sólida del conjunto y, eso sí, la que menos vueltas da. Su enfrentamiento con Nerea es divertido, y las emociones que muestra están genial. Esta tiene una sola subtrama: David, el hermano de Silvia y el triángulo que se forma con la susodicha Nerea. Es interesante, ya que muestra de manera muy clara que la diferencia real entre un universitario y un chico de instituto no es tan grande.

En cuanto al estilo, aquí es donde la otra historia supera a esta claramente, os he hablado de un narrador que forma «parte» de la historia. No os he contado lo «peor»: el orden de los eventos no es lineal. Va saltando escena por escena, como si estuviera jugando al Fiasco. A veces avanzamos en el tiempo, otras veces no. Además, no se trata de descripciones temporales claras en plan diario, sino muchas veces «poco tiempo después», «el lunes»... dando una sensación de vacuidad temporal bastante importante. Y esto sí que lo considero una tara importante en una historia, porque consiguen que el lector pierda el interés, ya que si no muestra toda la historia sino solo lo que a él le interesa, ¿quién nos asegura que entre medias no ha pasado algo reseñable? ¿Algún personaje como el pobre Crespo que solo aparece diez segundos? Está demasiado centrado en las chicas como para resultar creíble como narrador «objetivo» y se siente más bien como si una de las chicas se lo estuviera contando a sus hijas muchos años después, con esa perspectiva irónica-melancólica. Vamos, que es como si nos estuvieran contando sus batallitas, y encima de una manera extraña. Es cierto que las descripciones... en fin, no hay muchas, por decirlo suavemente, y que se centra en las emociones, con una cercanía a los personajes envidiable. Pero esos problemas con los tiempos son demasiado feos. Por otro lado, tiene un punto positivo muy importante y son las entradas de blog y los poemas y canciones que salpican la historia. Primero, porque cada capítulo empieza con un poema, a los que yo no encuentro relación con los capítulos, pero que son bonitos, y luego con las creaciones, primero de Ana, y luego de Marcos nos encontramos con poemas, reflexiones y canciones preciosas y de las que merece la pena coger citas.

En definitiva, nos encontramos ante un libro que no aporta nada al género, más allá de una ironía en el narrador que puede gustar más o menos. Una cosa interesante es ver cómo todos los chicos son mayores que las chicas, excepto Marcos, y cómo parece que según los autores lo normal es eso. Con algunas taras en cuanto al estilo y unos personajes completamente estereotipados, mi única recomendación respecto al libro es que tengáis claro a qué os vais a enfrentar al leerlo. Si eso es lo que buscáis, genial. Si no, no os acerquéis al libro. Ah, y lo de la ironía o parodia en el narrador puede que solo sea algo a lo que Pratchett me ha acostumbrado tanto que ya lo veo en cualquier parte, sobre todo en cosas llenas de clichés.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 6
Personajes: 5
Amor: 6
Estilo: 4
Narrador: 5


2 comentarios:

  1. pues ya con verle la tapa dije... muy moccia.
    un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Sí que me llama la atención, a pesar de no ser original y saber desde un principio que no nos defraudará, espero tener mi opinión porque las reseñas que he leído son tan negativas como positivas.
    Besitos<3

    ResponderEliminar