21 de junio de 2012

La espada del Arcángel

Título: La espada del Arcángel
Título original: The Archangel's Blade
Saga: El Gremio de los Cazadores IV
Autora: Nalini Singh
Editorial: DeBolsillo
Páginas: 380
ISBN: 9788499897899
Sinopsis: En la ciudad de Nueva York ha aparecido una cabeza cortada con una extraña marca grabada en la mejilla. El Gremio de los Cazadores asigna el caso a Honor St. Nicholas, quien deberá compartirlo con Dmitri, un vampiro que es la mano derecha del arcángel Rafael. Pese a que tiene cuentas pendientes con los vampiros, Honor no puede evitar sentirse fascinada por Dmitri, y este no consigue dominar la feroz atracción que siente hacia la cazadora. Cuando el deseo se convierte en una peligrosa compulsión que podría destruirlos, queda claro que el pasado no seguirá enterrado. Algo acecha… y no se detendrá hasta que devuelva a la vida a un monstruo sanguinario.

Opinión: Hoy sale a la venta esta cuarta entrega de El gremio de cazadores y si aún no te convence la idea de hacerte con él, a ver si te acabo por convencer. Esta saga ya se torna más del estilo. Ya me parecía raro que los tres primeros libros estuvieran siempre centrados en la misma pareja (Rafael y Elena) que, aunque no me quejo, repito que era algo extraño en esta clase de sagas. En esta ocasión el protagonista indiscutible de la novela es uno de los Siete, el más antiguo y la mano derecha del arcángel: Dmitri. El vampiro con casi un milenio de existencia, más sádico y demoníacamente irresistible, con su truco de esencias que vuelve loco a cualquier ser -mortal o inmortal- que se le ponga a tiro. Aunque mi debilidad es y será Illium, reconozco que absolutamente todos los Siete son increíbles (como ya dije en la reseña de La dama del arcángel). Y el segundo al mando de Rafael no iba a ser menos. Sobre todo porque, más o menos, es del que más cosas habíamos podido saber de su personalidad en este tiempo; incluyendo su lado leal y su lado sádico con el que se divierte dando placer y dolor a un tiempo. Que, a pesar de su inmortalidad e inhumanidad, es capaz de divertirse. O precisamente por serlo lo hace, porque su forma de diversión es bastante brutal y cruel.

Aunque Rafael y Elena pasan a segundos planos, no desaparecen por completo. La mayor parte del tiempo están de viaje en Japón, y Dmitri se encarga de que a Nueva York no le pase nada, pero hacia el final vuelven y acuden de apoyo a la nueva pareja que está por formarse. Pero a ver, no como apoyo cordial ni nada por el estilo. Al fin y al cabo, aunque hayamos conocido a Rafael en su lado más tierno -solo con su consorte, claro-, no significa que haya dejado de ser el arcángel frío y letal que es; y eso lo volvemos a notar en este libro. Aunque su relación con Dmitri es algo que se entreveía, aquí es aún más clara la complicidad que guardan y la amistad que les une. Y es que Rafael incluso conoció a Ingride, la esposa de Dmitri cuando este era aún mortal. Bajo todo ese kilo de músculos y de sensualidad, de miradas llenas de lujuria y promesas oscuras, se esconde muy al fondo el humano que una vez fue y que amó con toda su alma a su esposa. Una esposa que lleva muerta mucho tiempo pero que, por increíble que parezca, parece verla reflejada en Honor, una cazadora del gremio que parece no sucumbir a sus encantos y le ve como es: como un monstruo inhumano capaz de albergar sus peores pesadillas.

A diferencia de Elena, Honor no es una cazadora nata, lo cual es un alivio para ella en presencia del vampiro, porque así sus trucos de esencias que tanto torturan a la consorte del arcángel, con sus aromas de chocolate, pasión y sexo, no le afectan. Pero no es inmune del todo, por supuesto. ¿Quién puede resistirse por completo a él? Si no fuera por una experiencia traumática que tuvo a manos de una panda de vampiros que la sometieron y abusaron de ella, quién sabe lo que podría haber pasado desde el principio. Y es que ella no quería aceptar el trabajo, pero como cazadora no tenía más remedio. Así que, con un arma siempre en mano, se reúne con Dmitri para resolver el caso de unos asesinatos que están apareciendo con marcas. Pero como Dmitri es como es, y no puede evitar provocarla, a veces se encuentra con algún que otro corte que ni ella misma se da cuenta que ha hecho. Está tan rota que actúa por instinto aunque no quiera ni se dé cuenta. Así que, como Dmitri ha decidido que ella va a ser su próxima conquista, accede a vengarse de quienes le hicieron eso y hacérselo pagar, por lo que primero irán a por quienes le hicieron aquello.

El estilo de la autora sigue siendo el mismo que en los anteriores libros. Sin embargo, las escenas de sexo me han resultado un poco más eróticas, lo cual no está nada mal porque son parejas distintas y no tienen por qué comportarse de la misma manera. Desde luego Dmitri no es nada normal y, aunque demuestra cierta perversión en la cama, no es para tanto. No me malinterpretéis, simplemente tenéis que verlo para reconocerlo. Sobre todo porque se mezcla el presente con el pasado, y lo bueno y lo malo. Es Honor quien más me ha sorprendido a decir verdad. Cuando la ves por primera vez encerrada en la biblioteca, no te puedes imaginar que después vaya a transformarse en una cazadora de verdad, con un carácter y determinación que nada tiene que ver con el miedo. Pero la culpa es de ese pecado andante, claramente. La historia entre estos dos es bastante peculiar y no podría decir que me ha convencido, pero tampoco desagradado. Es bonito, sí, pero quizá demasiado. No sé decirlo sin spoilear, así que dejo que lo comprobéis vosotros.

Por lo que he visto, el siguiente libro saldrá en inglés en septiembre de este año y tratará sobre Jason, el jefe de espionaje de Rafael. Lo cual está muy bien, porque el ángel de alas negras y tatuaje incompleto también tiene mucho que contar y una historia que se guarda. Se llamará La tormenta del arcángel, y probablemente hasta el año que viene no lo podamos ver en español.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8.25
Amor: 8.5
Trama: 7.75
Sexo: 8.75
Estilo: 8.75

4 comentarios:

  1. Hace tiempo que tengo apuntada esta saga, a ver si me pongo con ella porque tiene muy buena pinta. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Has hecho que me muero por leerlo asi que no tardaré en hacerme con él. Gracias por la reseña. un besin

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que he terminado de leer el Cuarto Libro, para mi me han enamorado Honor y Dmitri, sin duda posee mucha Ternura hacia Honor, como ella de él, me ha encantado de que sean Felices, se lo merecen.

    ResponderEliminar
  4. Yo jamás pude adentrarme en una saga paranormal, me cansaba, no me enganchaba con ninguna autora de las más conocidas, salvo Eve Dallas de JDRobb, nadie me entusiasmaba. Leí los dos primeros de esta saga en una noche. Ni que decirles que empecé a las diez de la noche y me amanecí leyendo el Beso del arcángel. Al día siguiente, llame a una amiga que viajaba a España y le dije:_ Cuando vuelvas, traeme todos los que hayan salido en español. Acabo de terminar en papel La espada del arcángel. Nalini Singh no es una escritora más, y no porque me haya gustado a mí. Yo tengo buen gusto pero no soy arrogante, jaja, Nalini Singh escribe maravillosamente. Es lírica, es épica, es romántica y es tierna. En un mundo donde los arcángeles no son criaturas religiosas pero sí demencialmente vanas y arrogantes, ella nos da a Elena, una mujer que lleva cicatrices en el alma, nos da a Rafael, un arcángel hermoso e inmortal que ofrece su inmortalidad por amor, nos da a Dimitri, un tipo sado que no tiene ningun complejo por serlo - a diferencia de Grey- con un pasado tortuoso pero con una capacidad de resiliencia maravillosa y nos a a Honor, que es al final del libro una sospecha confirmada. Nalini Singh sería hoy objeto de cine si existiera la tecnología, y en mi caso personal la relaciono mas con Talkien que con cualquier otra autora de sagas paranormales. Ha tocado mi corazón, como Elena el de Rafael. Un vuelo rasante sobre el Hudson y un baile de ángeles que condesan el amor y la inmortalidad en un maravilloso contexto y cosmogonia muy paritcular. besos
    Gladys Edith Pinacca

    ResponderEliminar