30 de mayo de 2012

Del material del que están hechos los sueños

Título: Del material del que están hechos los sueños
Título original: Take a bow
Autora: Elizabeth Eulberg
Editorial: Alfaguara
ISBN: 9788420412696
Páginas: 309
Sinopsis: Hay momentos en que casi puedes tocar tus sueños con las manos...
Es el último curso en el Instituto de Artes Creativas y Escé­nicas de Nueva York para el grupo de amigos de Emme. Después de tres años de duro trabajo y constantes audi­ciones, están a punto de alcanzar sus metas. Sophie con­fía en ser una aclamada cantante, Carter se está convir­tiendo en un actor de éxito y Ethan y Emme poseen un don especial para la composición. Pero, a veces, el amor, la amistad y la ilusión avanzan por caminos divergentes, y es entonces cuando te toca ele­gir... ¿Serías capaz de abandonar a tu mejor amigo en el momento más importante de su carrera? Y, sobre todo, ¿arriesgarías su amistad por ganar su amor?

Opinión: Para empezar, el libro me ha resultado bastante extraño. Lo primero que te encuentras al leer es a un protagonista masculino... ¡Masculino! Pero, por supuesto, eso no puede ser y luego vas descubriendo que el libro está contado por cuatro voces diferentes: dos chicas (Sophie y Emme) y dos chicos (Carter y Ethan). Todos ellos están metidos en el mismo mundillo, el de las artes escénicas, así que mientras uno es actor, la otra es cantante y los otros dos compositores. Y esta historia narra, básicamente, los sueños de cada uno de ellos y la forma que tienen para intentar llevarlos a cabo. También podríamos decir que el libro está dividido en tres partes: el casting, el último curso y la graduación.

En la primera, vemos el pasado de los cuatro y cómo llegaron a matricularse al CAE (Centro de Artes Escénicas); y cómo eran antes de adentrarse al instituto. Emme una chica tímida y dependiente de su amiga Sophie que siempre lleva la voz cantante y le anima a que se apunte con ella para que juntas triunfen en la vida; Ethan, otro tímido pero que resulta ser un prodigio de la música y, por tanto, imprescindible de estudiar allí y, por último, Carter que, aunque sea con el que empieza la narración, es el menos importante de todos ellos, pues él ya es actor desde que tiene uso de razón. Lo cierto es que no entiendo esta parte. Quiero decir, si lo que quieren hacernos ver es una evolución o, simplemente, mostrarnos cómo eran en el pasado, me parece absurdo dedicarle una parte entera para eso, ya que, durante la segunda parte, hay flashback muy mal indicados, aunque más o menos inteligibles, que cumplen también con esa función.

En la segunda parte, damos un salto de cuatro años y vemos que los personajes pasan de presentarse a las audiciones para que les admitan en el instituto a estar en el último curso, a punto de graduarse. Nos hemos perdido todo el desarrollo escolar, y es que este tampoco es que importe mucho. Nos presentan las relaciones entre los personajes y cómo han surgido unas y cambiado otras. Nos muestran cómo sus vidas están a punto de cambiar en más de un sentido y cómo hacen frente a su destino. Nos muestra también cómo Emme inició un grupo de música casi por casualidad y por pura chiripa con sus actuales amigos: Ethan, Jack y Ben, los cuales serán los verdaderos motores de esta historia, y antifans de Sophie, que a su vez sale con Carter. Ya están todos los hilos conectados. Lo cierto es que admitiré que conforme leía el comienzo de esta parte no podía evitar pensar en la típica película de Disney Channel... y no es que mi pensamiento fuera muy desencaminado. Todo resulta demasiado bonito como para resultar creíble. En primer lugar por los giros tan predecibles, pero a la vez tan forzados e inverosímiles al final de la trama, con el cambio repentino de decisiones, como si todo lo que has estado viendo hasta ese momento fuera un completo engaño y al final solo era miedo e indecisión y todo es muy bonito y de color de rosa. Por favor... La historia en sí me estaba resultando entretenida, pero soportar tantas tonterías ha acabado por amargarme un poco la nota.

Para continuar, analizaré el mensaje que transmite la novela. Como es de esperar en una historia de este estilo en el que todo trata de cumplir los sueños... lo que debes hacer es creer en ello, en que puedes conseguirlo, tener a alguien a tu lado que te diga lo brillante que eres... et voilà! Esos son los ingredientes que tienes para obtener el éxito a todo lo que hayas imaginado y soñado. ¿Trabajo duro? ¿Para qué? Todos los que sueñan con algo deben tener un talento increíble porque los que no lo tienen, no sirven para nada. Eso, y por supuesto, ser una grandísima persona, porque solo los buenos tienen talento y triunfan en la vida. Aquellos que son unos falsos e hipócritas están condenados al fracaso, aunque sean los que se esfuerzan. Un mensaje muy alentador, ¿verdad que sí? Por no hablar de que hacer daño a la gente y destruir a todos está muy bien porque es material para componer canciones; y no solo eso, sino que encima son errores de los que no vas a arrepentirte porque te ha ayudado a otras cosas, pero ninguna a hacer felices ni mejores a los demás. Ah, y no solo eso, sino es que además, como eres en el fondo un buen tío y tus amigos son lo más, te lo van a perdonar todo y mucho más. Claro que sí.

Voy a reconocer también que esta interpretación me ha pillado en un mal momento, pero es la que he tenido y dado a las actitudes y comportamientos de ciertos personajes. El hecho de no responsabilizarse ante nada y luego acabar siendo la cosa más comprensiva y sensible del mundo es tan, pero tan surrealista que no tengo palabras para describir lo que siento al respecto. Aunque el libro también tiene sus partes positivas. Los personajes, las cuatro voces, están claramente diferenciadas entre sí. Cada una tiene un tono distinto, y eso es algo que tener en cuenta. También me han parecido muy curiosas las partes de Carter, que narra sus partes como si fuera un guion de una película, pues en ningún momento utiliza rayas de diálogo, sino el nombre del que va a hablar y dos puntos. Sin embargo, algo de lo que quejarme es de la edición del libro. Me ha parecido espantoso que los cambios de voces no aparezcan más claramente diferenciados, ni detallados. Te saltan de una a otra voz sin espacio siquiera y solo poniendo el nombre del que va a hablar en mayúsculas. Ni cambios tipográficos ni nada. Por no hablar de que no hay ni una sola acotación puesta como es debido. Todas están en minúscula, como si no hubiera ninguna diferenciación entre los verbos que se utilizan para explicar un diálogo.

En resumidas cuentas, es un libro bastante normalucho, tirando a "puedes prescindir de él sin problemas". Es el típico libro sin pretensiones que sirve para pasar el rato durante unas horas porque, eso sí, es bastante ligero y se lee enseguida. Si El club de los corazones solitarios (de la misma autora) me decepcionó porque esperaba algo más, este me ha parecido bastante inferior a ese. Pero, como ya digo, puede influir el estado de ánimo en el que me encuentro.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 6
Amor: 6
Estilo: 6.5
Trama: 5.75
Amistad: 6.25

7 comentarios:

  1. La verdad es que no me llamaba nada la atención, pero después de tu reseña menos aún xDD
    Dudo mucho que lo lea, aunque también he leído críticas buenas de él, no creo que sea mi estilo.
    Gracias por tu reseña! ^^

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. A mi me llama mucho, así que igual lo leeré a ver que tal.
    Gracias por la reseña!
    TE SIGO!
    Besitos.


    Dolo.
    http://itstimetomagic.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. La historia entre Emme y Ethan me gustó, a pesar de que Ethan era un pelín gilipollas, me parece que eres muuu dura con él. El muchacho aprende la lección... más o menos xDD Lo que me parecio algo raro es ese despertar de sentimientos en Emme al final sin comentario previo. Señora, que me esta contando la historia en primera persona, no vale guardarse cartas de ese tipo en la manga... hombre ya!!

    Lo que yo no acabé de entender fue para qué había capítulos narrados por Carter y Sophie. podrían haber pasado por personajes normales sin esas intervenciones. sobre todo hacia al final la parte de carter me pareció una especie de spinoff-what-happens-next. me gusta el personaje, pero me parecio fuera de lugar su protagonismo; lo mismo que sophie que si lo que queria dejar claro era que es una Bitch, lo iba a conseguir igual en su interacción con el resto de personajes (sobre todo Emme). Por dios que se ve desde el principio que esta usandola...

    Sobre el mensaje, tengo que decir que he leido libros con este tema (el de conseguir tus sueños) con mensaje mucho más "negativo" que este. Uno de ellos el comic de Bakuman. De hecho, este me parece hasta cierto punto positivo, Emme despues de todo descubre su fuerza interna, aunque me parece muy fuerte lo que hace con el personaje de Sophie... al final todo se reduce al grupo de "somos-magnificos-y-con-talento" y al grupo "por-mucho-que-nos-esforcemos-no-llegamos". Este tipo de mensajes siempre me pone de muy mala leche cuando me dicen que por no tener un talento para las artes, no valgo para nada... en este libro aunque esta ahi, sin embargo, no me pareció tan fuerte como en otros. vamos, que a lo mejor tu lo ves magnificado, pero estar está ahí...

    ResponderEliminar
  4. Precisamente por el cambio de pensamiento tan repentino de Emme digo lo del final tan bonito y feliz. Como si de repente le hubieran nacido sentimientos espontáneos y haya estado siempre celosa y blablabla.

    Lo de Carter y Sophie lo comentaba con Khardan cuando le pedí ayuda para puntuar (se me da un pelín mal xD). No tiene ningún sentido que narren, pues prácticamente cuentan historias distintas. El uno sobre cómo enfrentarse a la vida que tiene y que no debe culpar a su madre por todo lo que le pase; y la otra por... en fin, por ser una arpía manipuladora que tampoco es que esté bien trabajado.

    Pero no entiendo lo que dices de Bakuman. A mí me encanta, pues ellos luchan como locos para salir adelante y poder dedicarse a ello, por mucho que les rechacen sus obras y les digan que no. Estos no hacen NADA.

    ResponderEliminar
  5. En el primer comic de Bakuman, hay un momento en el que el que escribe (perdon soy malisima con los nombres de los comics) para convencer al otro le suelta una perolata sobre seguir sus sueños y blablabla que deja en bastante mal lugar a los que no los siguen. En su momento me hizo que se me hinchara la vena del cuello. Reconozco que luego digamos que se enmienda, porque otra cosa no, pero los chicos trabajan duro. Sin embargo, ese momento hizo que odiase al personaje con toda mi alma xDD Lo mismo me paso con Rabia de Sierra i Fabra. Tambien tiene un momento de "si no persigues tus sueños, no eres nada"... Desde el punto de vista de un quinceañero fijo que suena bien, pero para mi es como una bofetada en toda la boca, la verdad... No porque yo no persiguiera mis sueños, sino porque a día de hoy, aun no sé lo que quiero... y asi hay mucha gente en el mundo. No todo se limita a conseguir tus sueños. Muchas veces primero hay que saber cuáles son esos sueños, no sé si me entiendes :)

    En este libro tampoco marcan mucho ese punto salvo por el hecho de que Sophie se esfuerza, trabaja duro o al menos eso nos muestra, y al final todo le sale mal porque es una arpia... pero no tiene nada que ver con su talento, por cierto que no me creo para nada lo que dice Emme que tiene que hacer con las canciones para que suenen bien. Lo del rango me sono muy raro, pero como mis conocimientos son mas bien limitados en musica, mejor no digo mas xDDD

    por cierto, a ti tambien te pareció que a estos chicos les salian las canciones como churros y la musica por las orejas? vamos son mozarts de nuestro tiempo o que? eso existe?

    ah, y lo de los cuatro personajes me recuerda a la pelicula de "Fame", la has visto?

    ResponderEliminar
  6. Hombre, pero si tienes un sueño lo normal es que todo el mundo te anime a cumplirlo y no que renuncies a él sin tan siquiera luchar. No dice nada sobre los que no sabemos qué hacer. A nosotros se nos excluye de la conversación, porque no es nuestro caso xD

    A lo de las canciones: totalmente. Por eso digo que no hacen absolutamente nada. Ni se esfuerzan ni leches para conseguirlo. ¡Si hasta les sobra el tiempo para hacerle el trabajo a los demás!

    Y lo de que Sophie no llega a ciertos tonos... Pues hombre, como Emme no sea un genio y consiga componer melodías siempre con las mismas notas sin que suene repetitivo...

    ResponderEliminar
  7. a lo que me referia con lo de los sueños, es que hay un componente muy importante de suerte, que siempre se lo comen en este libro... luego están los que tienen que renunciar a sus sueños por circunstancias de la vida, y luego estamos los que no sabemos lo que queremos, o lo sabemos pero no tenemos quien nos anime y sinceramente animarse a uno mismo es A-GO-TA-DOR.

    ResponderEliminar