22 de mayo de 2012

Acorralado

Escuchó el hacedor cómo se enfrentaba el Druida de Hierro a su nueva situación

Título: Acorralado
Autor: Kevin Hearne
Saga: Crónicas del Druida de Hierro II
Editorial: Timun Mas
Traductor: Rocío Monasterio Briansó
Páginas: 295
Sinopsis: Atticus O’Sullivan, el último de los druidas, no teme a las brujas y está a punto de llegar a un pacto de no agresión con ellas. Pero de la noche a la mañana la población de brujas de Tempe, Arizona, se cuadruplica y las nuevas chicas no son malas, son malísimas, y están ligadas a una oscura historia de la segunda guerra mundial. Atticus tendrá unos cuantos problemas para organizar la caza de brujas: un ángel caído fastidiando a los alumnos de un instituto, una horda de bacantes que llegan desde Las Vegas con su clásica patina de decadencia mortífera, y una peligrosa diosa celta del fuego que reclama la atención del druida. Pero con la ayuda de su espada mágica, el lanzador de granadas del vecino, y el vampiro que tiene por abogado, pronto estará listo para barrer con ellas y demostrarles que han elegido al druida equivocado para hacer su maleficio.


Opinión: Tengo que decir que no me ha sorprendido demasiado que esta saga mantenga un ritmo tan bueno. Después de poner las bases del universo en el que sucede en el primer libro, Acosado, en este lo que nos vamos a encontrar es la continuación sin grandes variaciones de lo que ya vimos en la primera. Seguiremos teniendo de fondo a los Tuatha de Dannan, habrá demonios y dioses de diversa índole. También seguiremos con el maravilloso Atticus, y la plétora de bellas mujeres que le rodean. De hecho, si esto fuera un anime o un manga, la mayoría no tendríamos ningún problema en considerarlo un harem, pero, como no lo es, y el héroe es realmente hábil, tendremos escenas para el recuerdo. Tanto cómicas, a cargo de Oberón, como de acción, a cargo de nuestro druida favorito. Por otro lado, cabe esperar que en la siguiente tengamos unas escenas especialmente interesantes... pero no voy a dejar ningún spoiler.

Ahora, hablar de este libro es hablar de sus personajes, principalmente, puesto que, de una manera clara, el autor apuesta por presentarnos personajes únicos que atraen por encima de cualqueir cosa. Basta la mención de Thor, el dios mítico de Asgard, para ponernos en situación. Estamos ante un mundo donde todo aquello en lo que los humanos creen es real. O eso parece, aunque todavía no hayamos visto "encarnaciones mitológicas actuales", como por ejemplo el Thor de los cómics, aunque también le hacen una mención. Y, lo más importante, todas estas encarnaciones pueden morir. Como el punto de vista se ajusta al de Atticus, el último druida, lo que más nos vamos a encontrar son referencias a la mitología céltica... aunque tampoco en exceso en este segundo libro. En este libro, Atticus está todavía recuperándose de los sucesos del anterior, cuando empieza a recibir visitas de nuevo. Muchas carecen de importancia, puesto que solo son gente que le amenaza y apenas nos lo cuenta, pero algunas, como la de Coyote (el dios totémico de los indios americanos, algo similar a Loki o a cualquier otro «bromista» de la mitología) le avisan de que hay todavía muchos problemas por el mundo. Que, aunque el solo quiere que le dejen en paz, el mundo no está dispuesto a aceptar esa idea.

Y es que la trama se basa completamente en eso, cada vez que parece que va a tener un respiro, nos encontramos con un nuevo frente de acción. Es cierto que, al final, es él quien decide hacer las cosas, este no es un héroe al que la situación le lleve por completo, sino que es un estratega que se encarga de buscar posibles soluciones a todos los problemas. Y eso es bueno, porque además, al no ser en primera persona no nos desvela todo lo que ha pensado, sino que lo va desvelando lentamente. Cierto es, por otro lado, que hay algún que otro suceso extraño, que, aunque ligado perfectamente a los poderes de los protagonistas no acaba de ser más que una solución repentina a un problema. Interesante es, en este sentido, como genera problemas para siguientes partes de la saga cuando deja cabos sueltos de manera inteligente. Pero los deja sueltos de una manera tan sencilla que consiguen que el lector tenga la expectativa, como hizo en el anterior por otro lado.

Hablar del estilo es algo redundante dada la clara pertenencia a la saga. Por esto, aquellos que adorasen, como yo, el estilo directo y sencillo de su primera parte, las apariciones de adjetivos un tanto anticuados, muy adecuados para algunos personajes, así como la acción frenética en algunos momentos, disfrutarán de este libro sin ningún tipo de problemas. Desde luego, no se trata fe un libro de lectura sesuda, sino de un libro que dirige todos sus esfuerzos hacia el entretenimiento del lector. Y se enorgullece de ello.

En definitiva, ya os podéis imaginar lo que os voy a decir: si os gustó el anterior estáis tardando en haceros con este. Si no, este tampoco os va a gustar. Además, al ser continuación directa en el tiempo del primero, no es en ningún caso recomendable empezar por este... Aunque sí es posible, en el sentido de que con la cantidad de explicaciones que da, no es difícil hacerse a la idea de lo que está pasando.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 10
Acción: 9
Trama: 9
Mitología: 9
Estilo: 9

4 comentarios:

  1. Acabo de llegar de comprármelo :P :P
    El primero me encantó! Y espero que este sigua igual o mejor (por tu reseña veo que sí...)
    Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Ooh, ya le tengo ganas *__* Leí la reseña del primero, lo pedí por Navidad y me entusiasmó. Ahora ¡a por el segundo!

    Ciao^^

    ResponderEliminar
  3. Sólo he leído el primer y me gustó :)
    Mi compañera ya se ha hecho con este, tal vez se lo robe :P
    La verdad e sque al pobre nadie lo deja en paz xD
    Ains, me has picado, a ver si lo leo.
    Gracias por la reseña!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Solo tengo una cosa que decir: ¡Amo a Atticus O'Sullivan!

    Quiero saber si va a tener que volver a tener sexo salvaje para volver a recuperar eso... xDD

    ResponderEliminar