17 de abril de 2012

El ángel caído

Esta Hacedora conoció a unos nuevos ángeles más inmortales y más verosímiles en una romántica adulta que la impactó.

Título: El ángel caído
Título original: Angels' Blood
Saga: El Gremio de los Cazadores I
Autora: Nalini Singh
Editorial: DeBolsillo
Género: Romántica +18
ISBN: 9788499088891
Sinopsis: En un mundo poblado por arcángeles, ángeles, vampiros, cazadores y humanos, Elena es una cazadora nata: es más fuerte que un humano normal y tiene un sentido del olfato más desarrollado, lo que le posibilita seguir el rastro de un vampiro y capturarlo.
Es la mejor en lo suyo, así que cuando el arcángel Rafael le asigne la misión de capturar a uno de los suyos, Elena deberá aceptar, a sabiendas que será una posible sentencia de muerte, pues sabrá mucho más de estos poderosos seres de lo que ningún otro cazador haya conocido jamás. Rafael se ve cada vez más intrigado por esta cazadora que osa cuestionarsus métodos. Ha vivido lo suficiente para saber que, cuando tiene entre manos a alguien que le fascina, no debe soltarlo…

Opinión: Tras leer La noche del cazador, decidí que tenía que seguir leyendo cosas sobre Nalini Singh, pues me encantó y me sorprendió mucho la historia y su toque tan original y futurista. Y aquí está este libro que es el comienzo de otra saga diferente a la de los Psi/Cambiantes, cuya ambientación no me ha impresionado tanto, pero no he podido evitar fijarme en ese punto común de seres extremos y perfectos frente a los humanos corrientes. En El Gremio de los Cazadores el contraste es entre los ángeles y vampiros y los humanos. Una historia completamente diferente a cualquier otra, con la originalidad que empieza a caracterizar a esta autora.

Los arcángeles gobiernan el mundo. Hay presidentes humanos y ministros, pero en realidad son los arcángeles quienes tienen todo el poder, pues son quienes controlan a los vampiros, sus sirvientes. Sin embargo, los vampiros pueden llegar a rebelarse e incumplir su contrato, y es ahí cuando entran en acción los cazadores (que son humanos) para devolverlos a sus dueños. Elena es una cazadora y se le da muy bien su trabajo, pues tiene una habilidad innata para rastrear cualquier esencia. Precisamente por ser la mejor, el arcángel de Nueva York solicita sus servicios para dar caza a una presa muy peligrosa. Esta es la trama que nos plantea este libro y debo reconocer que se me ha hecho muy extraña. Extraña porque al involucrar a seres como los ángeles, hace que te esperes una situación muy diferente a la que estamos acostumbrados. Son ángeles, siempre han sido así, nunca han conocido la humanidad, por tanto sus reacciones, sus acciones y su personalidad en sí deben ser diferentes a las que tendría un humano. A un vampiro, a fin de cuentas, se le puede perdonar algún desliz porque ellos sí fueron humanos alguna vez y pueden recordar cómo era. Pero esa excusa no es válida para un ángel. Y sin embargo la autora es capaz de mantener esa coherencia en todo momento y si se produce algún cambio está justificado y explicado, más o menos.

Al principio, Rafael se presenta con el carácter de un verdadero arcángel: vanidoso, arrogante y muy superior. Muy consciente de su propio poder. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que, aunque a veces no lo parezca, la narración está enfocada en el punto de vista de Elena, y lo que leemos son sus impresiones y pensamientos. Si en algún momento cambia, podríamos incluso justificarlo con la idea de que a la chica le ha tocado la fibra sensible. Pero aunque la autora mantiene bastante bien ese equilibrio en la personalidad de Rafael, hay veces que choca bastante. Tiene que haber una evolución, ¿no? Pero quizá el proceso me haya resultado un tanto brusco. No digo que esté mal, sino que no me ha llegado a convencer. Aunque también puede que sean cosas mías. No sé qué pensar, la verdad. Por eso no me ha hecho mucha gracia que la historia sea sobre ángeles, porque no sé cómo afrontar ese dilema.

Por otra parte, Elena sí que sabe cómo afrontarlo. Ella tiene muy claro que los ángeles y los vampiros son muy diferentes a los humanos; son crueles, fríos y mucho más poderosos. Y, sin embargo, ella no puede evitar destacar y realzar su orgullo por encima de todo lo demás. Por eso lucha frenéticamente contra cualquier control de seducción que pueda provocarle un vampiro, e incluso con el que pueda provocarle un arcángel. Con los vampiros no tiene ningún problema; su trabajo es darles caza y está acostumbrada a luchar contra ellos (siempre que esté justificado, porque existen normas de protección contra estos), pero sabe que enfrentarse a un ángel, o peor, a un arcángel es un suicidio y que si este lo desea podría matarla con un pestañeo. Pero no puede evitarlo, rebelarse es su forma de ser y planta cara a cualquiera que ose llevarle la contraria. Su personalidad tan carismática y fuerte es el punto central de la novela, y sus confrontaciones con Rafael lo que hace de él un libro cargado de tensiones, emociones y diversiones.

Por si esto fuera poco, no solo tendrá que lidiar con él, sino también con el grupo de los Siete: su jefe de seguridad, el vampiro Dmitri, con su jefe de espías, el ángel Jason, y con el ángel más mono de todos al que ella llama Campanilla, Illium. También hay otros cuatro a los que deberá hacer frente por molestar continuamente a su amo, pero ninguno que destaque tanto como estos tres (bueno, y tal vez con el vampiro Veneno). Los menciono porque, aparte de que son personajes interesantísimos, pensaba que, como en toda saga romántica, cada libro trataría de cada uno de ellos y, sin embargo, me parece que no es así, y que va a seguir con la misma pareja. Tendré que seguir leyendo esta saga para comprobarlo porque tengo mucha curiosidad por cómo va a continuar la cosa. Pese a lo que pueda parecer y esperarse, el libro acaba bastante abierto. Sobre todo en lo concerniente a la relación entre estos dos. Sus sentimientos son obvios, pero en ningún momento quedan públicos ni consumados. Vale, hay una sola escena en la que eso ocurre, pero es extraño que solo haya una, ¿no? También pasa lo mismo con el pasado de ambos. Hay retazos de estos, pero no quedan explicados ni asumidos. Pensaba que eso era un fallo, pero si en realidad la saga continúa con ellos, no lo es tanto, porque significa que no se ha olvidado de mencionarlo, sino que lo hará más adelante. Vaya, quiero seguir leyendo más.

De todas formas tengo que mencionar que la autora ha tenido todo un detalle al no dar muchas descripciones en momentos bastante desagradables y gores. Describe lo justo y necesario para que nos hagamos una idea de la situación, pero por suerte no se recrea en ello y deja en paz a los cadáveres y a la sangre. No os esperéis una novela muy rosa, porque está cargada de acción y muerte, donde el malo es malo y peligroso y de vez en cuando se nos cuelan sus pensamiento en cursiva entre medias de algunos capítulos. En ese sentido a veces me ha recordado a Primera tumba a la derecha por centrarse en el verdadero problema, en el trabajo, en lugar de abordar sus sentimientos y al hombre en cuestión.

Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 8
Amor: 8.25
Trama: 8
Sexo: 7.75
Estilo: 9

2 comentarios:

  1. Solo leer tu reseña ya ha hecho que me interese, la verdad. No soy muy dado a leer libros de este estilo, pero puedo hacerle espacio, al fin y al cabo me leí parte de la saga de Anita Blake... así que no veo que sea muy difícil que me guste esta. Probablemente, eso sí, agradeceré lo que dices de que no se centre en el hombre en cuestión.

    ResponderEliminar
  2. Y mucho tiempo después... he conseguido leermelo. En un solo día, así de "atractivo" es el libro. No he podido dejar de leerlo hasta terminarlo.

    No estoy del todo de acuerdo respecto a los sentimientos. Lo dicen muy claro al final del todo... como en toda novela "rosa" que se precie. Y, sin embargo, al mismo tiempo abren la puerta a muchas novedades en los siguientes.

    Yo sí he visto saltos de perspectiva entre Rafael y Elena... y no has comentado las partes en cursiva, que resultan realmente espeluznantes.

    En cuanto a la escena... queda muy diluida, dada la exterma sensualidad que se nota casi desde el comienzo del libro... y es que a mí me parece muy claro que hay muchíiiiiismo erotismo, que no sexo ni escenas directamente "porno"

    Y sí, es agradable que la autora no se centre en los momentos desagradables y no haga descripciones con todo detalle.

    ResponderEliminar