16 de marzo de 2012

Mago por casualidad

Un cuento que hizo resonar las carcajadas esa noche en torno a la hoguera.

Título: Mago por casualidad
Autora: Laura Gallego
Editorial: Bruño
Páginas: 189
Sinopsis: Ratón es el típico chico que trabaja en la típica posada del típico reino fantástico, con sus caballeros típicos, sus hechiceros típìcos y sus tipiquísimos dragones. Un día, un accidente con un objeto mágico le otorga los grandes poderes del famoso mago Calderaus... unos poderes que no sabe usar. El problema es que Calderaus, ahora convertido en cuervo, no se detendrá hasta recuperar lo que es suyo... y Ratón deseará no haberlo conocido nunca. Los dos iniciarán un delirante viaje, en el que conocerán a toda una serie de personajes extravagantes y vivirán una serie de locas aventuras repletas de humor.

Opinión: Muy bien, voy a tener que hacer una pequeña explicación acerca de varias cosas antes de empezar a analizar este libro. Es humor y es fantasía, de eso no cabe ninguna duda. Pero no esperéis algo como Mundodisco, aunque su cierto toque de absurdo tiene. Para mí, es un cuento. ¿Qué quiere decir esto? Que es una historia sencilla, en la que no hay giros sorprendentes ni tampoco una profundidad tremenda en los personajes. Pero es precisamente esa sencillez la que falta en muchas ocasiones en los libros y que, a veces, se echa en falta. Y, sobre todo, es divertido. Con un estilo de humor muy particular que, aunque no os haga reír a carcajadas, si conseguirá que se os dibuje una sonrisita en el rostro. También decir, aunque no tenga que ver con la calidad literaria del libro, que Laura Gallego ha cedido sus derechos de autor de este libro a Unicef. 

Ratón es un joven típico, en una típica taberna que se encuentra con el típico mago oscuro que quiere ser el más poderoso del mundo. Así comienza la historia. Todo el mundo sabe que me encanta lo típico, lo que se encuadra dentro del género de la fantasía de manera perfecta. Eso es algo que he encontrado en este libro. Está claro que la originalidad de la obra no va a estar en sus personajes, aunque algo sí que tienen, sino más bien en su forma de hablar, en la voz que tienen. De esta manera, cuando conozcamos al grupo de aventureros, no podremos sino sonreír ante su fuerte esterotipicidad, con su enano gruñón al que no le gusta el agua al mejor estilo Flint Fireforge, con su caballero que habla una lengua anticuada y con su elfo que habla musicalmente, es decir, en verso. No puedo negar que cada vez que lo pienso me siento más inclinado a adorar la forma en que Laura nos pone unos personajes que, aunque superficiales, consiguen, por medio de sus características unidas al género, atraernos y quedarse en nuestra mente y nuestro corazón con cariño. No es, desde luego, un libro que cree unos personajes que vayan a buscar diferenciarse de los cánones del género, sino unos que juegan con ellos. De esta manera, no esperéis grandes personajes que os enamoren, sino unos personajes que tienen su dosis de humor y casi como si fueran espejos simplificados de los personajes que todos conocemos como arquetipos. Ah, por cierto, todos los nombres de los personajes tienen su significado, así Ratón es precisamente una descripción ajustada de su físico, Maldeokus... bueno, no creo que haga falta decir mucho acerca de ese nombre, ¿no? Baldomero o Adelfo son también nombres que se burlan, con inteligencia, de los cánones impuestos en los nombres.  En fin, que hay que fijarse un poco también en los nombres, que son divertidos. 

La trama no tiene mucho misterio, ya desde el principio podemos ver el camino que van a recorrer, con poco que hayamos leído algo de fantasía. Y esa es una de las gracias, porque a veces nos sorprenderán los pasos del viaje, aunque en la mayor parte de las ocasiones no sea así. También es interesante tener en cuenta el tema de  las descripciones, con lugares que se dejan a la imaginación con bastante frecuencia pero que, de ese modo, incentivan precisamente esa imaginación que todo lector de fantasía tiene para asociar determinados sitios a determinadas descripciones (y a la que sirven de maravilla las preciosas ilustraciones que acompañan al texto). Y en general la trama va a un ritmo ágil, que es difícil no disfrutar. Solo narra lo necesario, sin entrar en diálogos repetidos ni nada por el estilo. Además, parte del humor está precisamente en la trama, que nos va moviendo en una dirección sencilla, y, aunque algo previsible, no se nota como una carga para el libro. También hay que decir que, como buen cuento, tiene una sola trama principal, sin ningún tipo de subtrama, que nos permite concentrarnos en los sucesos.

El estilo es interesante, porque destila candor y sencillez. No sé si soy el único, pero entre tanto libro oscuro y lleno de problemas me gusta descubrir de vez en cuando historias como esta, en la que podemos ver un mundo sin complejidades, llano, sencillo y adorable. Lo que no quiere decir que no nos encontremos con un libro de Laura en el que podemos encontrar distintos registros, formas de contar las cosas muy entretenidas y, sobre todo, una delirante mezcla de humor y nostalgia que combina perfectamente. Además, dentro del estilo hay que hablar del sentido del humor. Un sentido del humor basado en el absurdo de algunos diálogos, en el especialísimo sentido del humor en cuanto a las situaciones y, sin lugar a dudas, en unos personajes que llevan un paso más allá su propia codificación dando humor en su propia configuración dentro de la historia. 

En definitiva, un libro que no os deberíais perder si os gusta la fantasía, pero que tenéis que coger como lo que es: un cuento humorístico con un regusto a cuento de infancia. Y poco más hay que decir. Ya estáis tardando en cogerlo. 12€, con contribución a una causa tan buena como Unicef y encima en tapa dura con ilustraciones preciosas a color, realizadas por Jose Luis Navarro. ¿Alguien da más?

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 7
Personajes: 9
Humor: 8
Estilo: 9
Ilustraciones: 8

6 comentarios:

  1. Tengo otros libros de esta autora apuntados en mi lista, pero no descarto este tambien. Pero mas adelante cuando consiga avanzar en la pila de pendientes. Besos!

    ResponderEliminar
  2. hace un montón que no leo nada de esa autora... quizás me anime con este ^^

    ResponderEliminar
  3. Todavía no he leído nada de la autora, y eso que tengo un libro suyo en la estantería, pero este en concreto me llama mucho la atención porque me encantan los libros con sentido del humor, y si es parecido a un cuento mejor que mejor.

    ResponderEliminar
  4. De momento sólo me he leído un libro de esta autora, y me gusta ^^ así que viendo la reseña, no dudaré en hacerme con este libros también!

    ¡ un saludo!

    ResponderEliminar
  5. No sé porqué, cuando oí hablar de este libro pensé que sería casi como un homenaje por parte de Laura a Diana Wynne Jones y sus novelas-cuento humorísticas.
    Pero imagino que si precisamente en este blog no habeis comentado nada sobre similitudes y cosas semajantes, habrá sido una suposición errónea por mi parte xD
    Me lo apuntaré igualmente ^^

    ResponderEliminar