13 de marzo de 2012

Finnikin de la Roca

Un joven con voz de barítono cantaba las crónicas de un lugar olvidado en el tiempo y en la memoria.

Título: Finnikin de la Roca
Saga: Crónicas de Lumatere I 
Autora: Melina Marchetta
Traductora: Noemí Risco
Editorial: Molino
Páginas: 473
Sinopsis: Finnikin de la Roca y su guardián, Sir Topher, llevan diez años sin pisar su querido hogar, Lumatare. No han regresado a él desde los días oscuros en que asesinaron a la familia real y el reino cayó bajo una terrible maldición. Aunque todo cambia en el momento en que Finnikin conoce a Evanjalin, una joven que afirma algo increíble: el heredero al trono de Lumatare, el príncipe Balthazar, sigue vivo. Cuando inician juntos un viaje por el exilio, Finnikin se siente atrapado por su arrogancia... pero su determinación también le devuelve la esperanza en el reino perdido. Sin embargo, Evanjalin no es lo que parece. Y la verdad no sólo pondrá a prueba la fe de Finnikin en ella, sino también en sí mismo.

Opinión: Lo primero que puedo decir de esta novela es que no os dejéis engañar por el título. A pesar de llamarse igual que el protagonista, la historia no es sobre Finnikin. La historia trata sobre el reino de Lumatere y la tragedia que se ha cernido sobre él; de ahí el nombre genérico de la saga: Crónicas de Lumatere. Sin embargo, Finnikin tiene mucho que ver en el destino de su reino, aunque no tanto como Evanjalin, la verdad. Pero vayamos por partes.

El libro comienza un tiempo antes del suceso innombrable por los lumaterinos. Entonces, Finnikin, hijo del capitán de la guardia, pasa mucho tiempo cerca de los príncipes Balthazar e Isaboe, así como del primo de estos: Lucian de los Montes, sobrino de la reina. El lugar, Lumatere, está dividido en cinco partes: la Roca, la Llanura, los Montes, el Río y el Bosque. Cada una de las distintas gentes que viven en cada uno de los sitios tienen distintos dones o características personales. No me quedó muy claro por dónde contaba el linaje, para decidir si uno es de un pueblo o del otro, pero en fin. El caso es que está con estos príncipes y con la princesita, y claro, como buenos niños, juegan a cosas violentas y hacen promesas. El caso es que en una de esas promesas decidieron hacer una especie de sacrificio de sangre y carne (y un pelo de la princesa, que ya me contaréis para qué iba a querer un pelo) ante la diosa, de manera profética. A partir de ahí, damos un salto temporal a diez años después, con un Finnikin ya a punto de entrar en la mayoría de edad, más o menos. El pueblo lumaterino se ha visto dividido por la maldición de una bruja del Bosque, realizada por un casi genocidio cuando los reyes fueron asesinados con toda su familia. Finnikin, desolado, su pueblo, exiliado en todas partes, y sus amigos, desaparecidos. Un comienzo que hace pensar que Finnikin estaría deprimido, pero no, él tiene muy claro que no hay ningún otro camino que conseguir que un país ceda un terruño para su pueblo. Porque todos los reyes están encantados de ceder tierras a unos que ni siquiera han conseguido conservar las suyas. En cualquier caso, este plan no lo tiene él solo, sino que es un plan compartido, en principio, con Sir Topher, Primer Caballero del reino. Algo así como el primer ministro. Pero entonces, una voz le susurra «Balthazar», y le da la esperanza de que el heredero siga vivo. Y esa misma esperanza le lleva hasta Evanjalin, una novicia que, al no haber tomado más voto que el de silencio (que rompe en cuanto le apetece), puede hacer todo lo que cualquier chica. Ella dice que está destinada a estar con el rey, y que sabe dónde se encuentra Balthazar. Finnikin intenta resistirse, pero, de una manera muy sencilla, Sir Topher le dice que no tiene poder de decisión sobre el tema. Y allá que parten Evanjalin y Fin en busca de Balthazar. Por el camino, Fin empezará a tener mayores esperanzas, a descubrir realidades, y a perder parte de la inocencia de su juventud. Y será llevado, cuál títere, de un lado para el otro, con el único fin de salvar a Lumatere de su destino.

La verdad es que el personaje de Evanjalin me ha producido algo de controversia. Es el típico personaje que si fuese un chico, todo sería normal, pero no es así. (No estoy de acuerdo, a mí me parece que como fémina también funciona muy bien. Y no es la primera vez que algo así pasa, fíjate por ejemplo en las Aes Sedai de la Rueda del Tiempo) Me explico: Evanjalin es una novicia misteriosa, que camina entre sueños y sabe cosas que nadie más sabe. Por supuesto la envuelve un halo de misterio que te impide ver qué esconde. Para colmo, además parece ser el personaje que mueve todos los hilos de la trama y que tiene un plan creado para que todos lo sigan y cumplan con su cometido. Dicho así nada tiene de extraño, y quizá sean meros prejuicios y costumbre los que me incitan a pensar que su papel sería interpretado mejor por un chico, pero la carga del misterio es demasiada pesada. (La verdad es que a mí el personaje de Evanjaline me pareció muy bien construido, aunque hubiese momentos en los que parecía contradecirse, en el fondo simplemente están preparando al lector para la sorpresa final. Lo cierto es que no funciona muy bien, porque yo me lo olí en cuanto la conocí, pero... también puede ser porque haya leído bastantes historias de este estilo). Es cierto que en mayor medida está bien llevada, pero llega un punto en el que todo resulta demasiado confuso. Hay sorpresas, sí, pero luego hay obviedades que hasta la última página casi no se resuelven, lo cual hace que sea un poco frustrante. (A mí no me resultó frustrante, aunque puede ser porque estoy acostumbrado a que algún personaje no se entere de la misa la media, y sea incapaz de ver lo que cualquiera podría ver, sobre todo si se trata de un protagonista tan... centrado en su objetivo como es Fin). Esta claro que la historia trata de tonto a Finnikin, pero también al lector por, precisamente, no resolverse antes las cosas más obvias. ¿Y qué que él no se entere? Eso no deberíamos pagarlo nosotros. (Es algo que suele pasar cuando hay un misterio en un libro que el lector puede olerse. Sobre todo porque el narrador es omnisciente, lo que hace que lo que el lector debe querer descubrir es la reacción de Finnikin ante el secreto. Y no todo el mundo es tan rápido captando estas cosas, de todos modos). En este caso sí.

La novela tiene un ritmo muy ágil y fluido, que hará que os resulte bastante ameno mientras la leéis. Es una novela de fantasía, pero no de estas pesadas y llenas de descripciones. Como ya digo es bastante ligera, y quizá eso me haya extrañado tanto. Ha sido extraño. La primera mitad del libro me estaba encantando que todo fuese tan fluido, porque no hacía falta una gran cantidad de detalles para saber qué estaba pasando. Sin embargo, pasada la mitad del libro había partes en las que me perdía precisamente por esa falta de descripciones (y para que yo diga eso...) y ubicaciones espacio-temporales. (Yo no he echado en falta ninguna o casi ninguna descripción, si bien no tiene las suficientes en algunos momentos, no creo haber perdido el hilo de lo sucedido en ningún momento. Eso sí, los personajes hacen algunas elecciones un tanto extrañas). También me chocó fuertemente que todo el libro esté contado desde el punto de vista de Finnikin (pero con narrador omnisciente), y luego, de repente, saltaran a la consciencia de otro personaje (de Froi, para más datos) para contarte la historia desde otro punto de vista más interno. Se ve que la autora le tiene especial cariño a ese personaje, pero se supone que el segundo libro tratará sobre él (al menos tiene su nombre en el título). (Realmente no saltan de consciencia, simplemente ponen la cámara en otro ángulo. Para mí ha sido una lectura quizá demasiado cinematográfica en ese sentido. Más centrada en la acción y en lo que sucede que en lo que es describir dónde sucede. Como si pudieras verlo en la película. También resulta interesante, en cuanto al estilo de la autora, cómo maneja de bien el tema de la lingüística. Esto es importante, puesto que cada uno de los países que rodean Lumatere tiene una lengua distinta, y las maldiciones se realizan en la antigua lengua lumaterina, que no tiene nada que ver con la actual. De tal manera que les cuesta mucho descifrar la maldición y tal. Lo interesante es que la autora utiliza varias veces estas diferencias para crear situaciones divertidas, como una unión de hombres ante una fémina dominante sin necesidad de utilizar las palabras y otras cosas tanto serias, la molestia de la incomprensión lingüística y la soledad experimentada como resultado, como cómicas, un niño que no sabe pronunciar algunas consonantes, aunque no me convence la traducción de este fenómeno. Hubiese quedado mejor un ceceo). Sobre este tema, es interesante que se haya preocupado de tratarlo, pero tampoco diría que lo haya empleado del mejor modo. ¿O es que en Froi el método de "aprende lumaterano en 10 días" le dio resultado? (Tampoco es que hable perfectamente, simplemente es como si fuera su lengua materna, porque lo que controla del resto de idiomas es prácticamente nada. No es del todo increíble que sea capaz de captar una lengua con esa facilidad a su edad).

Y hablando del segundo libro... no entiendo por qué existe. Quiero decir, la historia tiene un final cerrado, y sin embargo se trata de una saga. Crónicas de Lumatere... como no haga libros de todos los lumateranos contando desde sus perspectivas cómo es su reino... No veo qué sentido tiene. A ver, reconozco que Froi se ha ido ganando su huequito conforme avanza el libro, pero... Y vale, la historia de Trevanion también queda en el aire, pero no todo tiene que quedar cerrado a cal y canto. Hay cosas que siempre viene bien dejar a la imaginación (y más sobre todo cuando sabes que van a seguir su curso y acabar como corresponde). ¿Es que va a hacer una secuela nada más contando el después? ¿O una precuela contando la vida de Froi antes de que lo encontraran? La historia hubiera dado mucho más de sí si no fuese tan rápida y los sucesos ocurrieran con un soplido, pero no se ha hecho así, por lo que no entiendo qué pretende hacer la autora. Tengo curiosidad, eso sí. (Asumo, por otras sagas que empiezan de manera semejante, que descubriremos el pasado de Froi como parte de la realeza del país vecino, y a través de él conoceremos más acerca del mundo... o puede que decida viajar por encargo del rey a las tierras septentrionales esas que mencionan en determinado momento y allí descubriremos algún complot anti-lumaterino).

Impresión general
Puntuaciones
Impresión general
Personajes: 7 / 8
Magia: 7 / 7.5
Trama: 7.5 / 8.5
Amor: 7.25 / 7
Estilo: 6.75 / 7.5

3 comentarios:

  1. Pues no tiene mala pinta, incluso con el duo pimpinela negándose en unos putnos y otros XD (habéis quedado graciosetes). Xa-LFDM

    ResponderEliminar
  2. jo, no sé qué tienes contra evanjalin? me ha gustado mucho cómo está construido el personaje.

    y khardan, a que te refieres con que los personajes toman decisiones extrañas?

    yo entiendo que el libro no es tan complejo como otras historias de fantasia epica, pero no se queda corto en ese sentido. se nota que es juvenil, pero tiene cierto atractivo para los adultos. a mí me ha recordado un montón a las crónicas de belgarath, pero más compactas xDD

    la historia de froi se desarrolla tres años despues de la de finnikin y conecta con el tercer libro, el de quintana que sale este año. cuando me lo lea, volvere a contaros si la suposicion de khardan es cierta xDD

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Vaya, veo que hay opiniones para todos los gustos ^^
    ¿Ya no incluis el nombre de los traductores en las fichas?
    Un saludo,
    Noemí.

    ResponderEliminar