15 de marzo de 2012

El trono de fuego

La historia de Sadie y Carter Kane continuó resonando en los oídos del hacedor. 

Título: El trono de fuego
Autor: Rick Riordan
Trilogía: Las Crónicas de Kane II
Editorial: Montena
Páginas: 480
Sinopsis: "Escuchad. No tenemos mucho tiempo para hacer introducciones largas. Tengo que contar esta historia o moriremos todos." La voz de Carter suena apremiante, y a tenor de su resumen, no es para menos: los dioses egipcios andan sueltos por el mundo moderno, un puñado de magos que se hacen llamar la Casa de la Vida intentan detenerlos y una gran serpiente está a punto de tragarse el sol y destruir el mundo. ¡Uf! Vaya panorama… pero nada con lo que los hermanos Kane, Carter y Sadie, hijos del eminente egiptólogo Julius Kane, no estén familiarizados. Eso sí, tras aprobar un cursillo tan peligroso como acelerado, y después de aprender quiénes eran y de dónde venían, en La Pirámide Roja (para los no iniciados: la primera entrega de esta serie). Ahora, su estirpe les exige una nueva hazaña porque Apofis, Señor del Caos, está a punto de romper la cárcel en la que fue confinado. Y los Kane creen que para evitarlo tienen que encontrar esté donde esté, en cualquier rincón del mundo, el Libro de Ra. No para leerlo, claro, sino porque ahí se describe la única manera posible de despertar al dios del sol, el primer y más poderoso rey de los dioses, el Señor del Orden. Ra y Apofis, enzarzados desde el amanecer de los tiempos en una guerra para destruirse mutuamente… ¿De cuánto tiempo disponen Carter, Sadie y los suyos para preparar la batalla? La verdad, no mucho: cuatro días.


Opinión: La esperadísima, por lo menos para mí, secuela de La Pirámide Roja vuelve a utilizar ese estilo tan particular de "transcripción" que nos atrajo en la anterior ocasión. La verdad es que lo esperaba con muchas ganas, en parte por ver si Rick Riordan conseguía mantener el nivel, teniendo en cuenta que al mismo tiempo está escribiendo la continuación de Percy, El héroe perdido. El caso es que no es un libro que vaya a decepcionar a los fans de los Kane, más bien al contrario, les veremos crecer y descubrir muchas cosas, dado el punto en el que acabaron ambos, sin duda os estaréis preguntando si en este libro veremos más amor y aventuras que en el anterior. Sí, definitivamente sí. Y sobre todo, tendremos a los Kane de vuelta con el humor que les caracteriza y los problemas que siempre les persiguen.

Y es que si algo hay que reconocer a Riordan es que ha sabido crear una dupla protagonista perfectamente integrada, donde los papeles están claramente repartidos y, a pesar de eso, son capaces de sorprendernos en más de una ocasión. También es importante señalar que, al contrario que en el anterior, en este sí que vamos a verles por separado en algunas ocasiones, lo que no es precisamente negativos, porque así podemos ver más claramente el carácter de cada uno sin que esté el otro para atemperarlos. Lo primero que descubriremos, ya prácticamente desde las primeras páginas, es que la grabación anterior ha funcionado. Los Kane tienen aprendices. Y no van a ser los únicos nuevos personajes que encontremos, puesto que también conoceremos a nuevos dioses, más oscuros y menos conocidos en general, pero con mucho que decir. Seguiremos teniendo el centro en los Kane, pero, por fin, descubriremos un mundo mucho más complejo que en el anterior libro donde los magos han estado actuando durante toda la historia.

Sin duda alguna, descubriremos personajes que nos llamarán y cuyas problemáticas conseguirán interesarnos muchísimo. Pero no os preocupéis demasiado, no va a volverse demasiado complejo, seguiremos en el mismo tono que en el anterior libro, ni más profundo, ni menos. Mención especial merecen dos personajes: Walt, uno de los aprendices con un oscuro secreto, y el dios de los enanos, simplemente genial. Eso sí, no debemos olvidar personajes del libro anterior que volverán, como Anubis, Desjardins o Zia, cada uno de una manera distinta y siempre con sorpresas bajo la manga. Evidentemente, dado que ya es el segundo libro, muchas de las cosas que os podría decir sobre los personajes serían spoiler. Baste decir que hay más de una historia de amor que os emocionará, y hará que se os salte la lagrimita.

La trama sigue la misma tónica que en el anterior libro: la lucha del orden, o Maat, contra el Caos, encarnado en Apophis. En esta lucha no están solos los Kane y lo primero que veremos será, de nuevo, volviendo a una cierta circularidad en la trama, un robo en un museo con una baja. Y es que, si algo va a conseguir esta trama es que veáis con facilidad la concepción de tiempo circular puesto que, sin esforzaros demasiado podréis ver parecidos cíclicos entre el anterior libro y este. Hay gente que consideraría esto como una falta de originalidad. Yo creo que Riordan lo ha hecho a propósito para transmitirnos la idea de tiempo cíclico que tenían los egipcios. Hay sutiles diferencias, puesto que no todos los ciclos son exactamente iguales, pero sí podemos observar una armonía dramática entre los dos libros. Si esto es positivo o negativo, queda al juicio de cada lector. Incluso es posible no darse cuenta.

En cuanto al estilo, ¿Qué os voy a contar sobre el estilo de Rick Riordan que no sepáis ya? Un estilo ligero, muy ameno, capaz de mantenerte pegado al texto y con una estructura en cuanto a descripciones y acciones muy cinematográfica. Volvemos a tener las dos voces, la de Sadie y la de Carter, que irán lanzándose puyas como si fueran dos hermanos cualesquiera. No puedo negar que ya me enamoró en el anterior libro y en este simplemente lo mantiene, flojeando un poquillo en algunos momentos de la narración. Como siempre, habrá escenas que, al ser superpuestas, necesitemos esperar a ver si en el siguiente capítulo la otra voz completa la acción y rellena las lagunas que nos deja la voz que está hablando en ese momento. Por otro lado, si esperáis un lenguaje complejo, lleno de metáforas o épico de algún modo especial, no conocéis a Rick y deberíais haberos leído antes el libro anterior. Pero en fin, veremos unas descripciones de varios sitios de la Tierra, igual que en el anterior libro, la necesidad hará que los Kane viajen bastante más de lo que desearían.

En definitiva, nos encontramos ante una gran segunda parte, que configura un poco más la historia de los Kane y nos deja en ascuas a la espera del tercer libro. Eso sí, igual que en el anterior, la mayor parte de la trama interna del libro se cierra en este mismo volumen. Es decir, deja algunas subtramas abiertas, pero la trama que vertebra el libro se cierra sobre sí mismo, volviendo a la idea de las tramas circulares y cerradas.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 8
Personajes: 9
Ambiente: 8
Estilo: 9
Magia: 8

6 comentarios:

  1. La verdad es que no he leido la primer parte, pero viendo tu opinion, creo que me pondre a ello en cuanto tenga un hueco. Tiene buena pinta esta saga. Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¿Historia de amoooor? ¿Y dices que Anubis vuelve a salir más que en el anterioooor? *___*

    ResponderEliminar
  3. Ay! ya lo quiero leer, me encanto La piramide roja :)

    ResponderEliminar
  4. Me haré con él en cuanto salga. Adoro esta saga, así que creo que no podría aguantar más tiempo sin saber cómo continúa.

    Me has puesto los dientes largos xD

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¿amor dices?¿y anubis sale mas que en la piramide roja? yujuuu!!! no me lo pierdo por nada en el mundo. anubis ya me enamoro en el primer libro
    no puedo esperar para tenerlo en mis manos

    besitooos :D

    ResponderEliminar