20 de marzo de 2012

Diferente

Escuchó el hacedor hablar a un llorica sobre su escuela asemejándola a una prisión.

Título: Diferente
Saga: Diferente I
Autor: Robison Wells
Editorial: Destino
Páginas: 349
Sinopsis: Benson Fisher pensaba que una beca a la Academia Maxfield sería el ticket de salida de su anodina vida. Estaba equivocado. Ahora está atrapado en una escuela rodeada de una verja de alambre de espino. Una escuela donde las videocámaras registran cada movimiento. Donde no hay adultos. Donde los niños se han dividido en grupos para tratar de sobrevivir. Donde romper las normas significa la muerte. Pero cuando Benson descubre el verdadero secreto que esconde la escuela, se da cuenta que jugar siguiendo las reglas puede conducir a un destino peor que la muerte, y que escapar –su única opción real de sobrevivir– puede ser imposible.

Opinión: Este libro es el primero de una saga, primer dato importante. Segundo dato importante, es una distopía en el sentido más amplio del término, o quizá sería más correcto hablar de una sociedad distópica (siempre y cuando aceptemos que prácticamente todo instituto constituye per se una sociedad distópica). Pero lo más importante, es una historia con un punto de inflexión muy marcado, cosa que puede o no gustar. ¿Por qué digo esto? No sé si recordaréis un libro llamado Medianoche, cuyo punto de inflexión nos parece a los hacedores algo así como un engaño al lector. En este, aunque mejor escrito y mejor desarrollado a partir de ese punto, tenemos un cambio del mismo nivel.

El libro trata de la llegada a una escuela muy especial, con beca incluida de nuestro protagonista: Benson. Un huérfano que ha ido pasando por tantas casas de acogida como ha podido, casi, y en el que en la última le hacían trabajar. Por eso la posibilidad de ganar una beca para ir a un internado donde no hay que trabajar y lo único que tiene que hacer es estudiar para labrarse un futuro mejor, pues le hace la boca agua. Eso será hasta que conozca el instituto. Típica prisión de máxima seguridad, donde dejan a los jóvenes apañárselas por sí mismos. Esto es, siempre y cuando no incumplan ninguna de las normas. Si incumplen las normas, el resultado irá desde un simple día sin comer hasta la desaparición. Evidentemente, los jóvenes no pueden estarse quietecitos, y forman bandas, en principio para protegerse, pero es que resulta que luego te enteras de que antes hubo una situación muy Señor de las moscas, y piensas (probablemente) "pues hubiese sido más interesante la novela en esa época". Para entonces probablemente ya te has hartado de que el único objetivo del protagonista sea escapar sin tener en cuenta nada ni a nadie. Y, cuando por fin parece que vas a poder ver la sociedad funcionando y cuán distópica puede ser... llega el punto de inflexión. Y a partir de ahí todo se acelera y deja de tener un sentido claro. No sé si ese era el objetivo del autor... pero solo consigue que parezca que tenía la intención de ir por un camino y luego decidió que le apetecía realmente otro género.

Por eso, al hablar de los personajes, y de cualquier cosa del libro, es obligatorio prácticamente hablar de pre-punto de inflexión y post punto de inflexión. De primeras, porque los personajes están muy bien construidos en la primera parte, pero después al pensar sobre ello habrá cosas que no comprenderás, ya que, si realmente se toma en consideración el punto de inflexión hay determinadas características de los personajes que no cuadran. Por eso, la construcción de los persoanjes y su evolución pre punto de inflexión me parece de ocho o nueve, pero el punto de inflexión lo lleva claramente al siete como mucho. Y, como el punto de inflexión tampoco sucede en un punto exactamente intermedio, sino casi al final, tampoco hay mucho tiempo para acostumbrarse a los personajes post punto de inflexión. El único que nos permite un verdadero estudio de la situación es, cómo no, el protagonista y narrador. De primeras tengo que decir que me resulta un personaje tremendamente... en fin, irritante es una buena palabra para definirle. Primero, porque las decisiones que toma son, cuando menos, cuestionables. Es irritantemente arrogante, insufriblemente estúpido. Y lo peor es que al intentar empatizar con él no puedes por menos que tener ganas de darle un par de gritos. Pero, en fin, por lo menos su voz está suficientemente desarrollada. Eso sí, no puedo juzgarle como personaje de manera imparcial; me ha resultado tan sumamente irritante que no me siento capaz de ello. Del resto de personajes se salvan, en formato pre punto de inflexión, tanto Jane, como Becky, las dos chicas más monas ellas... en fin, luego también podríamos salvar en calidad de personajes que mantienen su forma de ser a los líderes de las bandas. Y podríamos echar a la hoguera el personaje de Manson. En serio, personaje más inútil no he visto. Se supone que nos tiene que mostrar la desesperación y desesperarnos ante su inactividad... pero me parece mucho más lógico en su forma de actuar que el maldito protagonista.

En cuanto al estilo, es un estilo muy llano, a lo que ayuda estar a través de los ojos del... en fin, en serio, no lo soporto. Es una narración en primera persona, con una descripción de las situaciones un tanto extraña, y con una capacidad para transmitir los sentimientos del personaje que se basa en la repetición de los mismos hasta la saciedad. Eso sí, es muy ágil y consigue que entiendas la acción sin muchos problemas. Tiene momentos interesantes, como el baile o algunos de los primeros momentos del protagonista en la escuela, en cuanto a la forma en sí, y la escena del punto de inflexión me parece que está genialmente narrada y conecta perfectamente al personaje con el lector, pero son solo algunas escenas.

La trama, oh, la trama. Vamos a ver, tengo sentimientos muy contradictorios hacia la trama. Primero, porque considero que habría dado más juego si el protagonista no fuese tan cerril. Y eso hace que mucha parte del libro simplemente pienses que el tío es un pesado de cuidado, que no valora en nada todo lo que tiene. Por supuesto, él lo explica e intenta que te creas su explicación. En principio, la llegada de Benson al instituto te hará recelar, por la enorme seguridad que tiene. Más adelante, descubrirás las tres bandas: La Sociedad (los niños buenos que solo piensan en cumplir las normas impuestas), Caos (los que no quieren cumplirlas y creen en la supervivencia del más fuerte) y D (los diferentes, que no son como ninguno de los otros). Muy bien, esto sería genial si de verdad esos valores fueran los que utilizan. Luego te das cuenta de que ni Caos es tan malo, ni la Sociedad es tan buena, ni los diferentes son tan diferentes, sino simples guiñapos que se adaptan a cualquier cosa. Por eso la sociedad distópica que monta en el instituto no me acaba de convencer. Y vemos cómo Benson se gana el odio y un par de somantas de palos por parte de varios alumnos, cosa normal una vez le conoces. Y en una de estas, descubres el gran secreto del internado. Y todo cambia. Por suerte, no cambia cómo son las pandillas, porque eso sería lo peor que podría pasar, aunque descubres algo acerca de personajes que hace que se te rompan los esquemas... aunque el protagonista sigue siendo intragable.

En definitiva, una novela buena, con un punto de inflexión muy marcado, con un protagonista que dan ganas de golpear hasta que le entre sentido común en la cabeza y que cambia de género a mitad de la novela. Una novela que su hubiera beneficiado de un punto de vista omnisciente, o por lo menos sin meterse tanto en la mente de Benson y dejándonos disfrutar del resto de personajes. O situado en otro punto de la línea temporal que te marca el mismo libro. En fin, que no hubiera aparecido Benson ya hubiera sido un punto.

Impresión general
Puntuaciones
Trama: 8
Personajes: 7
Inflexión: 6
Estilo: 7
Verosimilitud: 7

5 comentarios:

  1. Jajaja, me encanta, para quienes no hayan leído el libro esta reseña va a ser un auténtico lío xD

    Pues a mí me pareció que el punto de inflexión estaba justo en el medio. O sea, no se sabe el alcance del punto de inflexión hasta más adelante, pero se adivina por dónde van a ir los tiros (y se descubre al primer loquesea) más o menos a la mitad, ¿no?

    Me parece que a mí me gustó más que a ti, pero bueno, tal vez fue porque lo leí con muy pocas expectativas. Y porque el prota no me fastidió (aunque las dos chicas me gustaron más).

    De todas formas, me parece que es un libro interesante y que dará que hablar, y me alegro de que hayáis publicado una reseña tan pronto :)

    ResponderEliminar
  2. Vale, lo primero ya es poco chog, pensaba que era autoconclusivo... u.u
    Aunque eso de que se engnñe al lector como en Medianoche si me gusta xD
    Y lo del protagonista irritante también... Gggrrr, con las ganas que dan de estrangular a esos personajes! >.<
    Y la trama sí me atrae :)
    Gracias por la reseña!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. No sabia que pertenecía a una saga, ¿cuantos son?
    Lo de la distopía tampoco lo sabia pero eso me atrae.
    Mmm no me gusta que el prota sea para matarlo pero que se le va a hacer.
    Un beso y muy buena reseña.

    ResponderEliminar
  4. Tengo que decir, aunque no lo he dicho en la reseña que además es de los que acaban en cliffhanger mortal. Aviso xD

    ResponderEliminar
  5. Me atrae mucho la trama, tengo ganas de leerlo, la verdad lo de protagonista irritante me encanta XD
    gracias por la reseña!
    ¡besos!

    ResponderEliminar