25 de febrero de 2012

Reflexiones: ¿Qué es la Literatura juvenil?

Aunque parezca que la respuesta a esta pregunta es bastante evidente, no lo es tanto si nos paramos a observar lo que parece que cada uno interpreta por Literatura juvenil. Así pues, ¿qué es exactamente?












La respuesta normal sería que la Literatura juvenil es aquella literatura dirigida a los jóvenes. Pero ¿qué jóvenes? ¿Es lo mismo una novela para un niño de 13 años que una para uno de 17? La respuesta tendría que ser sí. ¿Pero realmente es así? No paro de ver que Sara y las goleadoras, por ejemplo, una novela dirigida a un público de entre 13 y 14 años, está siempre clasificada como novela infantil. ¿Por qué? ¿Es que los jóvenes comprendidos entre esas edades no son jóvenes, sino niños? ¿Entonces qué es lo que entendemos por Literatura juvenil? ¿Una young adult, tal vez? Dado que aquí en España ese término no se ha expandido mucho, lo lógico sería pensar que juvenil engloba muchas edades, comprendidas entre los 12 a los 18, más o menos (preadolescencia y adolescencia). Y si hay gente que considera que un libro que lee alguien de 12 años, no puede estar dirigido a uno de 18, entonces algo falla. ¿Debería extenderse la categoría de young adult para hacer más clara esta diferencia y no crear tanta confusión y desprestigio a libros que no tienen motivo para ser tratados tan injustamente? Creo que eso sería un paso para que la literatura infantil y juvenil dejase de ser tomada como literatura de segunda. Crear una categorización que se atenga a lo que el lector va a encontrarse.

Pero eso no es todo. Ni mucho menos. Sigamos repitiendo la misma pregunta: ¿Qué es la Literatura juvenil? He visto en muchas partes que mucha gente considera el término "juvenil" como si se tratara de un nuevo género. Y no es así, en absoluto. Como ya he dicho antes, es una categoría para englobar simplemente un rango de edad entre los lectores. No es ni un género, ni debería tratarse como tal. ¿Por qué? Porque luego surgen problemas y errores garrafales como entender que la Literatura juvenil es toda aquella que trata de problemas amorosos entre dos chicos, y más si uno de los dos es algo sobrenatural. No. A eso se le llama Romántica juvenil (o Romántica juvenil paranormal), y el género es Romántica. ¿Por qué? Porque en la trama lo que más prima es la historia de amor. Y la categoría es juvenil porque los protagonista son jóvenes, y los lectores a los que van dirigidos pueden verse identificados con ellos. Pero ese es otro de los prejuicios que hay en esta vida: la Literatura Romántica solo tiene que ser adulta. Pues no. Y mucha gente debería abrir los ojos ante esto porque, lo quieran o no, son lectores habituales de Romántica, por muy inferior que esto suene (no olvidéis que el género Romántica es uno de los peor considerados que existen).

Y de la misma manera que Romántica es considerada para adultos, Fantasía lo es para niños, por alguna extraña razón. ¿Que la magia, los dragones y los mundos extraños son algo para alguien con mucha imaginación y los únicos capaces de tenerla son los niños? Aham. Si partimos de esa premisa, entonces tendremos que suponer que libros como Juego de tronosEl camino de las sombras o El nombre del viento son libros infantiles, por el mero hecho de que son Fantasía. ¿Pero quién en su sano juicio puede pensar eso? Es que no son siquiera libros juveniles. La Fantasía épica es un terreno para adultos, por mucho que a la gente le cueste entender que haya gente mayor de edad capaz de transportarse a otro mundo y entenderlo. ¿Que luego hay jóvenes que los leen? Sí, ¿y qué? Pueden leer lo que les apetezca, pero eso no quiere decir que, en un principio, ese tipo de lectura esté dirigida a sus rangos de edad (ya sea por las escenas violentas, por la política, u otros temas).

Pero volviendo al tema de Romántica en particular y a los libros juveniles en general: ¿Qué pasa entonces con libros como El legado de los GrimmEl anillo de Salomón, Pequeño hermano, Tiempo de cosecha o Ladrona con clase? Ninguno de estos títulos es de Romántica, pero todos son juveniles. Los dos primeros son Fantasía, los dos siguientes son Ciencia Ficción, y el último es Realista. Esos son los géneros a los que pertenecen. No son Romántica. ¿Qué pasa entonces con ellos? ¿No son entonces juveniles? Pues claro que lo son. Y, sin embargo, blogs que dicen especializarse en Literatura juvenil, no reseñan ninguno de estos libros porque no son Romántica. ¿Qué es lo que está pasando exactamente aquí? ¿Qué es lo que intentan hacernos ver? Y, sin embargo, la mayoría están hartos de que siempre salgan libros exactamente iguales donde prima el amor. Bueno, señores, es que en eso consiste la Romántica. Y eso es lo que, ni más ni menos, pedís a las editoriales con vuestras reseñas ensalzando ese tipo de novelas. Sin embargo, desde aquí, quiero haceros ver que hay géneros juveniles más allá. Que existen obras extraordinarias que no tienen que ver con amoríos sobrenaturales, donde la historia es mucho más interesante, así como sus personajes, y donde se hace al lector reflexionar sobre lo que está leyendo en lugar de conformarse con un mero entretenimiento. Con esto no estoy diciendo que a mí no me guste la Romántica, porque no es cierto, me gusta. Lo que estoy diciendo es que tengamos un poco de criterio y sepamos valorar el contenido y la calidad y no conformarse con el "no está mal". Porque entonces estamos dando a entender que no nos importa recibir libros buenos, ya que nos conformamos con lo establecido y lo conocido, por muy trillado que esto sea.

¿Cuál es el problema entonces? Que muchos blogs no son conscientes de su papel como blogueros. Quiera uno o no, tiene que ser responsable con su blog. Si lo que desea es un número considerable de seguidores, entonces lo mínimo que tienen que hacer es no mentirles en cada una de sus reseñas. Mucha gente cede al impulso de contentar a la editorial y hacer una crítica positiva, cuando es obvio que el libro no se merece tantas alabanzas, cuando se ve que tiene fallos por doquier. Sí, vale, puede haber opiniones distintas, y son respetables siempre y cuando me den argumentos válidos que las apoyen, pero los fallos son fallos, y mucha gente decide no mencionarlos por no quedar mal. Haciendo ese tipo de cosas, no vamos a conseguir nunca que las editoriales traigan los libros que realmente queremos. Y es normal. Ellas no van a saberlo si no se lo dices, si no te arriesgas. ¿Que a una editorial le sienta mal recibir críticas negativas de uno de sus libros? Eso es cosa suya. Nosotros estamos en el deber de ser sinceros con nuestros seguidores y lectores y decirles claramente qué nos parece un libro. No somos herramientas de las editoriales para que vendan más. Ese no es nuestro trabajo, aunque muchos crean que sí. Nosotros como blogueros debemos dar nuestra opinión para intentar aunque sea que las editoriales nos escuchen y se hagan eco de la auténtica diversidad de gustos de los jóvenes. Para que traigan títulos juveniles que no se basen exclusivamente en Romántica.

Ahora que parece que cada vez más tenemos una pequeña voz que intenta hacerse oír, debemos hacer que lo que diga sea coherente. Y lo más importante: sincero. De esa forma, tal vez teniendo claro qué es la Literatura juvenil, el sueño de una convención dedicada en exclusiva deje de serlo. De esa forma, tal vez, deje de considerarse la Literatura juvenil como una literatura de segunda y empiece a cobrar más reconocimiento en la sociedad. Creo que todo esto depende de nosotros y de luchar por defenderla. ¿Por qué creéis que es considerada como algo inferior? ¿Tendrá alguna relación con la fama que tiene ya de por sí la Romántica y lo único que hace es contagiar a la juvenil? ¿Seremos nosotros mismos los responsables de esa visión por considerar que la Literatura juvenil es solo Romántica? Ahí os lo dejo para que reflexionéis.

6 comentarios:

  1. Hola :D

    Yo creo que el problema radica en las cosas que se publican. Por ejemplo en mi pais (Colombia) lo ultimo que mas han promocionado las editoriales es Instinto (un bodrio que no pienso leer NUNCA)

    Solo le hacen publicidad excesiva a lo que se vende, no a lo que tiene verdadera calidad. Estoy de acuerdo que ahora la romántica paranormal es lo que mas se vende y me carga un poco tanto romance (soy de las que prefiere un romance bonito y sincero, no una mierda hormonada a primera vista) entonces tienen a encasillar todo el genero, como si la literatura juvenil fuera solo amor y seres sobrenaturales.

    Los bloggeros tambien son claves. Hay poquisimos blogs donde se reseña la literatura juvenil con mas amplitud, no solo el libro de moda de turno. Alguien se acuerda de las novedades de enero del año pasado? NO. Nos bombardean con muchos títulos al menos y todos de la misma temática.

    Yo opino que la literatura juvenil no tiene edad, yo por ejemplo deje la adolescencia hace un rato y no me parece que solo se cierre a la edad de 12 a 18 masomenos. hay mucha cosa absurda y para vender por ahi, pero para encontrar libros buenos hay que rebuscar más.

    Un beso y genial reflexión.

    ResponderEliminar
  2. Alexia, un post genial y que nos ayuda a reflexionar. Las etiquetas pueden ser buenas si nos ayudan a reflexionar o analizar pero terribles cuando constriñen el pensamiento... Ojalá esa convención para hablar de lectura pueda llevarse a cabo...

    ResponderEliminar
  3. el problema de la literatura juvenil es el mismo que el de los mangas japoneses, que se confunde "target" con género... y si actualmente los shojos son muy parecidos entre si por la evolucion del mercado y su publico... que krishna nos pille confesados por lo que pueda pasar con la literarura juvenil v.v

    ResponderEliminar
  4. Creo que en literatura sería más conveniente hablar de géneros que del público al que va dirigido el libro, quizá por eso a mí el término "literatura juvenil" no me termina de gustar del todo.

    Por ejemplo, en teoría El Hobbit es un libro juvenil, pero lo puede disfrutar igual un lector de diez años o de setenta (haciendo lecturas diferentes, y más o menos profundas, desde luego, pero disfrutando la obra). Y hay otros muchos ejemplos, pero no creo que merezca la pena señalarlos.

    En cuanto a lo que publican las editoriales, un problema que veo es que mucha gente lee de forma pasiva, es decir, que no profundizan en el relato y prefieren "sobrevolar" la historia y los personajes, quizá por eso tienen éxito actualmente historias insulsas y repetitivas, pero que te entretienen un rato. Desde luego, es una pena.

    Una buena entrada Alexia, muy interesante. Tienes que subir más como esta ^^

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada.

    La verdad es que con tu reflexión me has animado a colgar en mi blog algo que hacía días que me rondaba por la cabeza.

    Por si te apetece echarle un ojo: http://irilaya.blogspot.com/2012/03/el-tema-de-la-literatura-juvenil-desde.html

    ResponderEliminar
  6. Muchos temas tratas en tu artículo, temas además muy controvertidos y sujetos a muchos factores.
    Por mucho que nos fastidie (y hablo como autora) si escribes fantasía, e incluso si haces ciencia ficción, tienes que aguantar automáticamente la etiqueta de "juvenil" aunque tu obra contenga escenas explícitas de sexo y violencia. Es curioso pero quienes ponen estas etiquetas, y que en muchas ocasiones desdeñan este tipo de literatura, son precisamete los que no han leído un libro así en su vida más alla de los de Julio Verne (que leyeron a los 10 años).
    En este saco se incluye la moda de las novelas románticas paranormales dirigidas al público adolescente (que seguramente lean más adultas que adolescentes, pero bueno). Actualmente ocupan el 80% de las estanterías de las librerías. Esto pasará cuando tenga que pasar y llegará otro tipo de línea editorial que colapsará puestos de venta y blogs.
    En cuanto a tu crítica sobre las reseñas de blogueros, si de algo me he dado cuenta es de que muy pocos reseñan con criterio o verdadero conocimiento de causa. No quiero que nadie se mosquee conmigo por decir esto, pero es lo que pienso en general. Hay cientos de blogs, algunos muy buenos y muy analíticos, pero la mayoría no pasan del "me gustó tanto la historia" o "Fulanito me enamoró desde la primera página". Con esto quiero decir que se quedan en la superficie, que no ven más allá de la historia o lo de si los personajes les caen bien o mal, como mucho ofrecen la títipa frase manida de "lectura ágil y fácil". Un libro es mucho más que eso pues la parte técnica debería pesar en las reseñas ya que es lo que le da consistencia a una novela. A veces, tras leer multitud de reseñas buenísimas sobre alguna que otra saga, he llegado apreguntarme si no me habrían timado y dentro de las tapas me cambiaron la novela, porque no me creo que nadie se de cuenta de ciertos aspectos, que por cierto no son subjetivos (porque hay gustos para todo pero si algo está mal hecho no hay tu tía).

    Y no me extiendo más que ya he escrito mucho y lo mismo ni se publica esto tan largo.

    ResponderEliminar