30 de enero de 2012

Quantic Love

Resolviendo ecuaciones y fórmulas matemáticas, esta hacedora se preguntó: ¿Existirá alguna que resuelva la del amor?

Título: Quantic Love
Autora: Sonia Fernández-Vidal
Editorial: La Galera
ISBN: 9788424641702
Páginas: 235
Sinopsis: En el CERN, el centro de investigación más avanzado del mundo, entre experimentos de viajes en el tiempo y de teletransportación, entre partículas que superan la velocidad de la luz y otras que revelan el origen del Universo, la joven Laila se enfrenta al mayor misterio que existe: cómo decidir entre dos amores. Por un lado, Alessio, un atractivo periodista; y, por otro, Brian, un cerebral científico que oculta un gran secreto.

Opinión: La verdad es que ha sido toda una sorpresa. En primer lugar porque no me esperaba el libro, y en segundo porque no me esperaba que fuera a ser así. A todas luces es un libro juvenil, en el que, además de una historia de aprendizaje y romance, veremos también muchas curiosidades sobre la ciencia, explicadas de una manera accesible. Reconozco también que mientras lo leía no podía evitar acordarme de The Big Bang Theory, pero no por la parte cómica de la serie, sino por la otra, la que tiene que ver con la ciencia y su efecto en quienes la estudian. Es decir, en cómo algunos utilizan la ciencia para formarse un escudo que les hace completamente inútiles en el plano emocional (sin llegar al nivel de Sheldon, por supuesto; eso es algo excepcional). Pero con una diferencia: aquí, en este libro, los científicos son guapísimos, como si un personaje principal en una novela no pudiera ser normal.

Otra de las cosas que me han llamado la atención es el estilo español. No sé si es por influencia de lo que estoy estudiando, pero se nota cuándo un libro está escrito por un extranjero y cuándo no, por cómo nos sentimos identificados con las acciones y decisiones que realiza (por su cultura, vamos). En este caso, al ser la protagonista española y la narradora, eso está bien. Sin embargo, tengo unas cuantas pegas con respecto a eso, precisamente. Laila es de Sevilla, lugar en el que la variedad del español se nota, y mucho. ¿Cómo es que nunca se menciona el acento que tiene? ¿Cómo es que todas sus conversaciones en Suiza son perfectas? No hay ningún momento en el que dude al responder ni al entender (y lo del principio del todo con el francés cerrado... mera anécdota, pues solo ocurre una vez), como si adquiriera de repente una competencia lingüística al nivel de un bilingüe (o trilingüe, pues con el inglés es capaz hasta de componer una canción en unas horas, sin ayuda de ningún tipo). Hay una cosa que, para mí, está clara: el libro es una manera de acercar a los jóvenes a la ciencia. Y lo aplaudo. Siempre he pensado que estaría bien que libros juveniles, con historias frescas y originales, nos pudieran acercar más y hacer que nos interesásemos por materias de clase. Pero, como persona de letras que soy, me ha fastidiado que se centrase completamente en la ciencia, y no tener en cuenta el detalle de la comunicación intercultural e interlingüística.

Pero volviendo a la trama: Laila se va al CERN, en Suiza, para trabajar como camarera durante el verano para así conseguir dinero que le permita matricularse en la universidad en septiembre. Sin embargo, a pesar de ser la primera de su clase y obtener las mejores notas, no tiene ni idea de qué quiere hacer con su vida, ni qué carrera quiere hacer: ¿Física o matemáticas? Lo que parece tener claro es que tira para ciencia. Por eso, su viaje al CERN es toda una experiencia, tanto por motivos académicos, como personales, pues allí conocerá a una serie de personas que la harán crecer un poco por dentro. Por un lado está Angie, su compañera de cuarto y toda un prodigio, tanto mental como físicamente, pero que es una cabra loca, demostrando el espíritu americano que todos conocemos de las películas e incluso libros. Por otro, está Alessio que, por muy suizo que diga ser, es completamente italiano mostrando este carácter propio que todos asignamos a un italiano. Y luego está Brian que es... podríamos decir el más normal de todos, a pesar de ser americano como Angie, pero que también tiene lo suyo, oculto en un misterioso pasado. Por supuesto hay muchos otros personajes, pero estos son los más relevantes en la trama.

De todas maneras, no hay que olvidar lo primero que he dicho en esta reseña: el género se establecería en romántica juvenil, pues a pesar de toda la ciencia y experiencia que puede alcanzar Laila, su mayor preocupación en el libro es ver quién le gusta más: si Alessio o Brian. No esperéis gran cosa más que las dudas y los problemas amorosos de una chica de diecisiete o dieciocho años, que se complica ella sola la vida aun teniendo la respuesta delante de sus propias narices. Porque ella sabe lo que quiere desde el principio, pero claro, qué gracia tendría la historia entonces. Por supuesto aprenderéis (queráis o no, eso es lo bueno) muchas curiosidades y anécdotas científicas, y disfrutaréis de la obra, pues resulta muy amena. Sin embargo, tengo que decir que el final es lo que menos me ha gustado. Es demasiado... ¿cómo decirlo? Rápido. El triángulo amoroso que hay es muy inestable y algo extraño, aunque Laila intente racionalizarlo. Por supuesto es el final que tiene que ser, pero podría haber sucedido de otra manera, con más ritmo (y lógica), en lugar de provocarlo todo al final para que se resuelva sin más, siendo todo tan color de rosa.


¿A qué viene eso de que Alessio se vaya a dar un baño, se ahogue y vaya el otro a rescatarlo para que después la otra le diga que lo quiere? ¡Y el otro lo acepte sin más, como si no tuviera dudas! Si no tenía dudas... ¿a qué viene todo esto de la despedida?
Impresión general
Puntuaciones
Personajes: 5.75
Realismo: 6.75
Estilo: 7.5
Trama: 7
Amor: 6

9 comentarios:

  1. Creo que ya sabes mi opinión respecto al libro. A mí no me gustó, porque si bien los datos científicos son interesantes, se le da más importancia al triángulo amoroso y los quebraderos de cabeza de Laila. Y no me gustó nada como fue llevado. Ya se sabe que si no simpatizas con una protagonista, te chafa toda la lectura y Laila es de las peores protagonistas que me he encontrado en una novela juvenil >___<

    Sobre el tema de la ciencia. En mi caso yo soy de ciencias y varias de esas explicaciones las he tenido que escuchar en clase o leído alguna que otra vez. Y tampoco me convenció del todo cómo estaban contadas. Me explico. Hay alguna anéctoda (como la que puse en mi reseña) que es tronchante y alguna explicación muy interesante. Pero en general, la manera de contar ciertas cosas me resultó aburrida (no porque no se entendieran sino por la forma de contártelo). Es simple apreciación personal y me alegro que para ti haya sido un punto muy positivo en la historia.

    Sobre lo que comentas del tema de letras, fíjate que yo en eso me fijé al principio y luego lo olvidé. Pero es cierto todo lo que comentas (ya ves, yo critico ciencia y tú letras, XDD).

    En fin, que me alegro que te haya gustado.

    Un besote wapa!!

    ResponderEliminar
  2. Le tengo curiosidad gracias a las reseñas, y eso que no me llamaba nada la atención.
    Me parece curioso lo d ela ciencia y tal.
    No sé si lo encontraré muy juvenil, pero al menos parece ue cumple la función de entretener :)
    Gracia por la reseña ^^
    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que la novela nunca me llamó mucho, y se ve que a ti tampoco es que te haya impresionado especialmente... Así que creo que pasaré de ella. Además, estoy harto de triángulos xD

    -Mike

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi si me llama mucho la atención, un descanso de tanto hombre lobo, vampiro y angelotes jeje Estoy esperando que me llegue! Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. A mi la trama principal de esta historia me pareció lo más simple que existe, pero todos los temas científicos y de más me pareció que eran un gran punto a favor

    ResponderEliminar
  6. Tengo ganas de leerlo, pero ya veremos que me parece...

    Un beso y gracias por tu reseña ^^

    ResponderEliminar
  7. No se que manías tienen con que los científicos tienen la misma habilidad emocional que una calabaza xD es uno de los grandes tópicos de las series y, por lo visto, también de los libros. Lo del acento andalú es raro y el andalú-francé ya prefiero ni pensarlo jaja una lástima que no se tengan en cuenta esos pequeños aspectos de la vida real y cotidiana :S
    A pesar de que parece típico-mítico JR tengo curiosidad por el libro, a ver si puedo leerlo pronto y me gusta un poco más que a ti :P

    ResponderEliminar
  8. A mi me llama la atención, pero si lo leo será de la biblioteca, que estoy pobre!! TT Besitos ^^

    ResponderEliminar